Preocupación por desaparecidos en el río Bravo

Según información de los organismos de apoyo a los emigrantes, hasta el momento están identificados los cadáveres de dos ciudadanos de la provincia de Loja.
Familiares de Luis Quezada Aguilar, de 23 años, están preocupado por no saber cómo repatriar el cuerpo de su ser querido.

Los familiares de los 12 emigrantes desaparecidos durante la travesía a los Estados Unidos están en la incertidumbre porque no saben si están dentro del grupo que se ahogó en el río Bravo o fueron secuestrados por una banda narcodelictiva de Los Zetas.

La noticia sobre el suceso fue conocida luego de que el viernes de la semana anterior fue recuperado el cuerpo del lojano Luis Oswaldo Quezada Aguilar, de 23 años, y cuando la organización 1800migrante.com localizó a los familiares de Miryam Paguay Mejía, de 21 años, oriunda de la comunidad Guantug, del cantón Guamote, provincia del Chimborazo, quien está en el grupo de desaparecidos.

La tarde del pasado martes los bomberos de Nuevo Laredo informaron la recuperación del cadáver de Héctor González, oriundo de la parroquia Urdaneta, del cantón Saraguro, provincia de Loja. Según voceros del organismo de socorro, era la novena víctima encontrada en el río Bravo.

La familia de David Villavicencio, de 19 años, nativo del cantón Sígsig, provincia del Azuay, sospecha que el emigrante murió ahogado en el peligroso afluente, por lo que piden pruebas de ADN.

Desaparición
La noche del 13 de abril un grupo de 17 emigrantes de varias nacionalidades se preparaba para cruzar el río Bravo por las inmediaciones del puente internacional Colombia en Nuevo Laredo México, hasta Texas, cuando fueron atacados por un grupo Los Zetas; los emigrantes, en su desesperación se lanzaron al río, pero cinco habrían sido secuestrados.

Según investigaciones de entidades de apoyo a los emigrantes, entre los desaparecidos están Sara Elizabeth Sagñay Sagñay, de Riobamba; Miryam Paguay, de Guamote; Ángel Tacuri, de la provincia del Azuay, y otros compatriotas cuyas identidades aún no están confirmadas. (I)

DESTACADO
Los familiares de 12 compatriotas que desaparecieron en la travesía a los Estados Unidos están en vilo porque no saben nada de ellos.

Preocupación por desaparecidos en el río Bravo

Familiares de Luis Quezada Aguilar, de 23 años, están preocupado por no saber cómo repatriar el cuerpo de su ser querido.

Los familiares de los 12 emigrantes desaparecidos durante la travesía a los Estados Unidos están en la incertidumbre porque no saben si están dentro del grupo que se ahogó en el río Bravo o fueron secuestrados por una banda narcodelictiva de Los Zetas.

La noticia sobre el suceso fue conocida luego de que el viernes de la semana anterior fue recuperado el cuerpo del lojano Luis Oswaldo Quezada Aguilar, de 23 años, y cuando la organización 1800migrante.com localizó a los familiares de Miryam Paguay Mejía, de 21 años, oriunda de la comunidad Guantug, del cantón Guamote, provincia del Chimborazo, quien está en el grupo de desaparecidos.

La tarde del pasado martes los bomberos de Nuevo Laredo informaron la recuperación del cadáver de Héctor González, oriundo de la parroquia Urdaneta, del cantón Saraguro, provincia de Loja. Según voceros del organismo de socorro, era la novena víctima encontrada en el río Bravo.

La familia de David Villavicencio, de 19 años, nativo del cantón Sígsig, provincia del Azuay, sospecha que el emigrante murió ahogado en el peligroso afluente, por lo que piden pruebas de ADN.

Desaparición
La noche del 13 de abril un grupo de 17 emigrantes de varias nacionalidades se preparaba para cruzar el río Bravo por las inmediaciones del puente internacional Colombia en Nuevo Laredo México, hasta Texas, cuando fueron atacados por un grupo Los Zetas; los emigrantes, en su desesperación se lanzaron al río, pero cinco habrían sido secuestrados.

Según investigaciones de entidades de apoyo a los emigrantes, entre los desaparecidos están Sara Elizabeth Sagñay Sagñay, de Riobamba; Miryam Paguay, de Guamote; Ángel Tacuri, de la provincia del Azuay, y otros compatriotas cuyas identidades aún no están confirmadas. (I)

DESTACADO
Los familiares de 12 compatriotas que desaparecieron en la travesía a los Estados Unidos están en vilo porque no saben nada de ellos.