Nueva sentencia para violador

Francisco Xavier T. recibió su segunda sentencia por violación, la primera fue por abuso sexual, luego de hacerse pasar por un médico en una casa de salud de la ciudad.

El ciudadano Francisco Xavier T. suma la segunda sentencia en su contra, de los tres procesos que tiene desde el año anterior, luego de hacerse pasar por médico e ingresar al área de ginecología del hospital Vicente Corral Moscoso y aprovecharse de mujeres que estaban en el lugar.

El fiscal provincial, Leonardo Amoroso, señaló que esta vez fue sentenciado por el delito de violación y recibió 29 años y cuatro meses de privación de la libertad. Agregó que en la primera sentencia el juez dictaminó un año de prisión en su contra por el delito de abuso sexual.

Con ello el ciudadano suma un total de 30 años cuatro meses de privación de la libertad, los que cumplirá en el Centro de Rehabilitación Social de Turi. Sin embargo, hace falta una audiencia de juicio más por el tercer caso, prevista para el próximo 20 de enero, en la que es procesado por el delito de violación.

Según el testimonio anticipado de la víctima, la madrugada del 4 de marzo de 2019, se encontraba internada el área de ginecología del hospital, por presentar complicaciones en su salud, tras haber dado a luz.

Hasta su habitación llegó Francisco Xavier T., vestido con un mandil blanco, portando audífonos y se presentó como supuesto médico. Le preguntó cómo se sentía y le dijo que era necesario realizarle un tacto vaginal. En ese momento el hoy sentenciado le introdujo los dedos en la vagina, sin guantes, y salió de la habitación.

Minutos más tarde una enfermera se percató que Francisco Xavier T. no era médico, por lo que alertó a los guardias de seguridad, quienes lo retuvieron y entregaron a la Policía.

La Fiscalía también presentó el testimonio de una perito en genética forense, quien realizó una pericia de ADN, con la cual se demostró la presencia de perfil genético de la víctima en el mandil, así como en una sábana en la que el sentenciado se limpió las mano.

A esto se suman los testimonios de la enfermera, el guardia de seguridad del centro de salud y agentes de la Policía.

El Tribunal de Garantías Penales del Azuay, además, ordenó al sentenciado cancelar 10.000 dólares por reparación integral a la víctima. (I)

Fabián Campoverde S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Nueva sentencia para violador

Francisco Xavier T. recibió su segunda sentencia por violación, la primera fue por abuso sexual, luego de hacerse pasar por un médico en una casa de salud de la ciudad.

El ciudadano Francisco Xavier T. suma la segunda sentencia en su contra, de los tres procesos que tiene desde el año anterior, luego de hacerse pasar por médico e ingresar al área de ginecología del hospital Vicente Corral Moscoso y aprovecharse de mujeres que estaban en el lugar.

El fiscal provincial, Leonardo Amoroso, señaló que esta vez fue sentenciado por el delito de violación y recibió 29 años y cuatro meses de privación de la libertad. Agregó que en la primera sentencia el juez dictaminó un año de prisión en su contra por el delito de abuso sexual.

Con ello el ciudadano suma un total de 30 años cuatro meses de privación de la libertad, los que cumplirá en el Centro de Rehabilitación Social de Turi. Sin embargo, hace falta una audiencia de juicio más por el tercer caso, prevista para el próximo 20 de enero, en la que es procesado por el delito de violación.

Según el testimonio anticipado de la víctima, la madrugada del 4 de marzo de 2019, se encontraba internada el área de ginecología del hospital, por presentar complicaciones en su salud, tras haber dado a luz.

Hasta su habitación llegó Francisco Xavier T., vestido con un mandil blanco, portando audífonos y se presentó como supuesto médico. Le preguntó cómo se sentía y le dijo que era necesario realizarle un tacto vaginal. En ese momento el hoy sentenciado le introdujo los dedos en la vagina, sin guantes, y salió de la habitación.

Minutos más tarde una enfermera se percató que Francisco Xavier T. no era médico, por lo que alertó a los guardias de seguridad, quienes lo retuvieron y entregaron a la Policía.

La Fiscalía también presentó el testimonio de una perito en genética forense, quien realizó una pericia de ADN, con la cual se demostró la presencia de perfil genético de la víctima en el mandil, así como en una sábana en la que el sentenciado se limpió las mano.

A esto se suman los testimonios de la enfermera, el guardia de seguridad del centro de salud y agentes de la Policía.

El Tribunal de Garantías Penales del Azuay, además, ordenó al sentenciado cancelar 10.000 dólares por reparación integral a la víctima. (I)

Fabián Campoverde S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.