Prisión preventiva por la muerte de periodista lojano

Foto cortesía. Extra.

Luego de dos meses de investigaciones, la tarde del viernes 24 de enero, la Fiscalía General del Estado, junto con la Policía Nacional, hicieron efectiva la orden de detención del ciudadano Luis G. sospechoso de la muerte del periodista Jimmy Veintimilla. Horas después se instaló la audiencia de formulación de cargos y el juez de la Unidad Judicial de lo Penal de Loja, Juan Cuenca Peralta, dictó prisión preventiva por su presunta participación del delito de robo con resultado de muerte.

El hecho se produjo el 28 de noviembre de 2919, cerca del Instituto de Idiomas de la Universidad Nacional de Loja, en la zona conocida como Celi Román. La víctima habría opuesto resistencia durante el asalto. El procesado lo habría atacado y terminado con su vida, para luego llevarse su mochila y otras pertenencias.

En el lugar, el ciudadano fue hallado sin vida al día siguiente, con signos de haber sido estrangulado.

La fiscal Bella Castillo, durante la audiencia, presento los elementos de convicción necesarios para que el Magistrado tome su decisión, entre los más importantes constan: el informe de recolección de evidencias encontradas en la escena del crimen, informes de extracción de información del teléfono celular del procesado, versiones y pruebas de toxicología realizadas a la víctima y al agresor, además del informe de autopsia realizada al fallecido.

Uno de los elementos que permitió la ubicación y posterior captura del procesado fue un teléfono celular que fue hallado en la escena de crimen y que no pertenecía a la víctima.

Este caso es investigado con base en lo tipificado en el artículo 189 el Codigo Orgánico Integral Penal (COIP): “la persona que mediante amenazas o violencias sustraiga o se apodere de cosa mueble ajena, sea que la violencia tenga lugar antes del acto para facilitarlo, en el momento de cometerlo o después de cometido para procurar impunidad, será sancionada con pena privativa de libertad de cinco a siete años”. Sin embargo, “si a consecuencia del robo se ocasiona la muerte, la pena privativa de libertad será de veintidós a veintiséis años”.

Prisión preventiva por la muerte de periodista lojano

Foto cortesía. Extra.

Luego de dos meses de investigaciones, la tarde del viernes 24 de enero, la Fiscalía General del Estado, junto con la Policía Nacional, hicieron efectiva la orden de detención del ciudadano Luis G. sospechoso de la muerte del periodista Jimmy Veintimilla. Horas después se instaló la audiencia de formulación de cargos y el juez de la Unidad Judicial de lo Penal de Loja, Juan Cuenca Peralta, dictó prisión preventiva por su presunta participación del delito de robo con resultado de muerte.

El hecho se produjo el 28 de noviembre de 2919, cerca del Instituto de Idiomas de la Universidad Nacional de Loja, en la zona conocida como Celi Román. La víctima habría opuesto resistencia durante el asalto. El procesado lo habría atacado y terminado con su vida, para luego llevarse su mochila y otras pertenencias.

En el lugar, el ciudadano fue hallado sin vida al día siguiente, con signos de haber sido estrangulado.

La fiscal Bella Castillo, durante la audiencia, presento los elementos de convicción necesarios para que el Magistrado tome su decisión, entre los más importantes constan: el informe de recolección de evidencias encontradas en la escena del crimen, informes de extracción de información del teléfono celular del procesado, versiones y pruebas de toxicología realizadas a la víctima y al agresor, además del informe de autopsia realizada al fallecido.

Uno de los elementos que permitió la ubicación y posterior captura del procesado fue un teléfono celular que fue hallado en la escena de crimen y que no pertenecía a la víctima.

Este caso es investigado con base en lo tipificado en el artículo 189 el Codigo Orgánico Integral Penal (COIP): “la persona que mediante amenazas o violencias sustraiga o se apodere de cosa mueble ajena, sea que la violencia tenga lugar antes del acto para facilitarlo, en el momento de cometerlo o después de cometido para procurar impunidad, será sancionada con pena privativa de libertad de cinco a siete años”. Sin embargo, “si a consecuencia del robo se ocasiona la muerte, la pena privativa de libertad será de veintidós a veintiséis años”.