Intendente clausura local por venta ilegal de licor

Jorge Cabrera, intendente de Policía, coloca un sello de clausura en el local que aparentaba ser una juguería, pero funcionaba como cantina.
FOTO: Cortesía Gobernación del Azuay

Un local que aparentaba ser una juguería fue clausurado la mañana de ayer porque la dueña lo había convertido en cantina y vendía licor sin registro sanitario.

La supuesta juguería funcionaba en una especie de kiosko, ubicado en la avenida Carlos Arízaga y Leopoldo Dávila, sector Feria Libre.
El informe policial anota que ciudadanos alertaron que en el mencionado lugar había gente libando, situación que fue constatada por el intendente de Policía, Jorge Cabrera, quien procedió a la clausura porque no tenía permiso de funcionamiento y porque vendía licor artesanal.

Los agentes indicaron que en la parte posterior del local descubrieron otra tienda, en la que encontraron un balde que contenía 15 litros de aguardiente, que eran vendidos en botellas recicladas a los alcohólicos que tienen como refugio la Feria Libre. (I)

Intendente clausura local por venta ilegal de licor

Jorge Cabrera, intendente de Policía, coloca un sello de clausura en el local que aparentaba ser una juguería, pero funcionaba como cantina.
FOTO: Cortesía Gobernación del Azuay

Un local que aparentaba ser una juguería fue clausurado la mañana de ayer porque la dueña lo había convertido en cantina y vendía licor sin registro sanitario.

La supuesta juguería funcionaba en una especie de kiosko, ubicado en la avenida Carlos Arízaga y Leopoldo Dávila, sector Feria Libre.
El informe policial anota que ciudadanos alertaron que en el mencionado lugar había gente libando, situación que fue constatada por el intendente de Policía, Jorge Cabrera, quien procedió a la clausura porque no tenía permiso de funcionamiento y porque vendía licor artesanal.

Los agentes indicaron que en la parte posterior del local descubrieron otra tienda, en la que encontraron un balde que contenía 15 litros de aguardiente, que eran vendidos en botellas recicladas a los alcohólicos que tienen como refugio la Feria Libre. (I)