Incendios forestales no cesan

En el cantón Cuenca, los bomberos apagaron ayer quemas en cinco parroquias rurales; las de grandes proporciones continúan activas en los cantones Nabón y Pucará.
Un bombero apaga las llamas que se propagan por un bosque de eucalipto, en el sector El Salado de la parroquia Sinincay.
FOTO: Cortesía Cuerpo de Bomberos

Brigadistas del Cuerpo de Bomberos trabajaron ayer, todo el día, sofocando incendios forestales que ocurrieron en las parroquias rurales de Cuenca.

Un equipo de bomberos forestales fue enviado a la comunidad El Salado, de la parroquia Sidcay, para apagar el fuego que consumía un bosque de eucaliptos; otro equipo fue al sector Cruz Verde, en la parroquia San Joaquín.

También acudieron a sofocar quemas en Nulti, en Poloma de El Valle y en el barrio La Calera de la parroquia Sinincay, donde igualmente el fuego consumió bosques de eucalipto.

Los bomberos sostienen que estas quemas son provocadas, porque cada año se repiten en los mismos sectores; creen que lo hacen para eliminar la maleza seca y para que brote hierba para el ganado.

Quemas
A las quemas que se presentan en las parroquias rurales de Cuenca se suman los incendios forestales de gran magnitud que siguen activos.

La Secretaría de Gestión de Riesgos, SGR, informó que el incendio desatado el miércoles de la semana anterior en Pichanillas, cantón Girón, y que avanzó hasta Gualel, en Nabón, está controlado pero sigue activo.

Igualmente, el incendio en Pucará se mantiene en actividad, y se calcula que 100 hectáreas de vegetación fueron afectadas por el fuego.
El Municipio de Pucará informó que ayer se reunieron representantes de las instituciones que conforman el COE cantonal, para delinear estrategias dispuestas para combatir los incendios en Tres Chorreras y Chancay. (I)

Incendios forestales no cesan

Un bombero apaga las llamas que se propagan por un bosque de eucalipto, en el sector El Salado de la parroquia Sinincay.
FOTO: Cortesía Cuerpo de Bomberos

Brigadistas del Cuerpo de Bomberos trabajaron ayer, todo el día, sofocando incendios forestales que ocurrieron en las parroquias rurales de Cuenca.

Un equipo de bomberos forestales fue enviado a la comunidad El Salado, de la parroquia Sidcay, para apagar el fuego que consumía un bosque de eucaliptos; otro equipo fue al sector Cruz Verde, en la parroquia San Joaquín.

También acudieron a sofocar quemas en Nulti, en Poloma de El Valle y en el barrio La Calera de la parroquia Sinincay, donde igualmente el fuego consumió bosques de eucalipto.

Los bomberos sostienen que estas quemas son provocadas, porque cada año se repiten en los mismos sectores; creen que lo hacen para eliminar la maleza seca y para que brote hierba para el ganado.

Quemas
A las quemas que se presentan en las parroquias rurales de Cuenca se suman los incendios forestales de gran magnitud que siguen activos.

La Secretaría de Gestión de Riesgos, SGR, informó que el incendio desatado el miércoles de la semana anterior en Pichanillas, cantón Girón, y que avanzó hasta Gualel, en Nabón, está controlado pero sigue activo.

Igualmente, el incendio en Pucará se mantiene en actividad, y se calcula que 100 hectáreas de vegetación fueron afectadas por el fuego.
El Municipio de Pucará informó que ayer se reunieron representantes de las instituciones que conforman el COE cantonal, para delinear estrategias dispuestas para combatir los incendios en Tres Chorreras y Chancay. (I)