Delincuencia ataca en la urbanización Mutualista Azuay II

Los delincuentes robaron, la madrugada de ayer, los accesorios de dos vehículos e intentaron llevarse los equipos de amplificación y otros objetos del templo.
Policías recogen versiones de las familias que fueron afectadas por los delincuentes, en la Mutualista Azuay II.
FOTO: Cortesía

Los habitantes de la ciudadela Mutualista Azuay II están preocupados por el ataque de la delincuencia, que la madrugada de ayer perpetró dos robos e intentó saquear el templo del lugar.

Los afectados denunciaron que los delincuentes primero habían robado el radio y otros accesorios de un bus, luego los maleantes se llevaron el tablero, el tacómetro y el cerebro electrónico de un jeep Chevrolet Grand Vitara.

Juan Pablo Chicaiza, presidente del barrio, relató que hay indicios de que la misma banda delictiva irrumpió en el templo con la intención de llevarse los equipos de amplificación y otros objetos valorados en 8.500 dólares. El directivo contó que gracias a que un morador del barrio escuchó los ruidos que provocaron al romper las ventanas y alertó a los vecinos, quienes evitaron que se consuma el atraco.

El dueño de un local de venta de zapatos, ubicado en el barrio San Pedro, que está a poca distancia de la Mutualista Azuay II, la mañana de ayer denunció que delincuentes trataron de ingresar a su local, por lo que se presume que se trata de la misma banda que se dedicó a robar en la zona.

Pedido
El presidente de la Mutualista Azuay II indicó que el barrio hizo el esfuerzo para obtener el sistema de alarmas comunitarias y una cámara de videovigilancia, pero que la delincuencia no da tregua. Recordó que el año anterior más de 10 familias fueron afectadas por la delincuencia, razón por la cual pide a la Policía que refuerce los patrullajes.

Contó que con frecuencia se observa motos y automotores sin placas que merodean al barrio; señaló que los moradores del barrio están indignados por la serie de robos, razón por la cual están decididos a actuar con mano propia, si no tienen el apoyo de las instituciones encargadas de velar por la seguridad ciudadana. (I)

Delincuencia ataca en la urbanización Mutualista Azuay II

Policías recogen versiones de las familias que fueron afectadas por los delincuentes, en la Mutualista Azuay II.
FOTO: Cortesía

Los habitantes de la ciudadela Mutualista Azuay II están preocupados por el ataque de la delincuencia, que la madrugada de ayer perpetró dos robos e intentó saquear el templo del lugar.

Los afectados denunciaron que los delincuentes primero habían robado el radio y otros accesorios de un bus, luego los maleantes se llevaron el tablero, el tacómetro y el cerebro electrónico de un jeep Chevrolet Grand Vitara.

Juan Pablo Chicaiza, presidente del barrio, relató que hay indicios de que la misma banda delictiva irrumpió en el templo con la intención de llevarse los equipos de amplificación y otros objetos valorados en 8.500 dólares. El directivo contó que gracias a que un morador del barrio escuchó los ruidos que provocaron al romper las ventanas y alertó a los vecinos, quienes evitaron que se consuma el atraco.

El dueño de un local de venta de zapatos, ubicado en el barrio San Pedro, que está a poca distancia de la Mutualista Azuay II, la mañana de ayer denunció que delincuentes trataron de ingresar a su local, por lo que se presume que se trata de la misma banda que se dedicó a robar en la zona.

Pedido
El presidente de la Mutualista Azuay II indicó que el barrio hizo el esfuerzo para obtener el sistema de alarmas comunitarias y una cámara de videovigilancia, pero que la delincuencia no da tregua. Recordó que el año anterior más de 10 familias fueron afectadas por la delincuencia, razón por la cual pide a la Policía que refuerce los patrullajes.

Contó que con frecuencia se observa motos y automotores sin placas que merodean al barrio; señaló que los moradores del barrio están indignados por la serie de robos, razón por la cual están decididos a actuar con mano propia, si no tienen el apoyo de las instituciones encargadas de velar por la seguridad ciudadana. (I)