Delincuencia en San Francisco

Los comerciantes ubicados en el corazón del Centro Histórico sostienen que los rateros se mueven entre la Plaza de las Flores, plaza San Francisco y el mercado Diez de Agosto.
FOTO: Diego Cáceres El Tiempo

La presencia de arranchadores y alcohólicos en la Plaza de las Flores, plaza San Francisco y el mercado Diez de Agosto hace que los comerciantes llamen a este lugar céntrico de la ciudad como el circuito de la delincuencia.

Los más recientes hechos delictivos están relacionados con el robo de ropa cometidos en horas de la madrugada del pasado martes y ayer, en las casetas ubicadas en la  plaza San Francisco.

Uno de los afectados es Néstor de la Torre, quien relató que a las 05:30 de ayer, un familiar se percató de que un sujeto se sustraía varias prendas, a través de las rejillas de madera que conforman los módulos de las casetas.

El comerciante dijo que el delincuente, al verse descubierto, dejó abandonada una funda de ropa valorada en 600 dólares, pero lamentó que un compañero haya perdido una importante cantidad de mercadería, durante un atraco cometido la madrugada del pasado lunes.


Inseguridad
El comerciante Galo Narváez cree que las casetas que fueron diseñadas solo pensando en lo estético  sin considerar las mínimas medidas de seguridad, porque los componentes de madera se desprenden con facilidad. Dijo que por iniciativa propia la mayoría optó por colocar en el interior de la estructura planchas metálicas y de madera, pero temen que sean vulneradas por delincuentes que se ingenian formas para robar.

Como medidas preventivas sugieren reforzar la presencia policial durante la noche y llegar a un acuerdo con la administración municipal y la Empresa Eléctrica, para que las luminarias colocadas entre los pasillos de los módulos permanezcan encendidas durante toda la noche, porque ahora funcionan de 18:00 a 21:00 y luego todo queda en oscuridad.

La comerciante Maribel Rojas recordó que durante la socialización del proyecto de remodelación de la plaza, la anterior administración municipal se comprometió a destinar un inmueble que está ubicado en la esquina de las calles General Torres y Presidente Córdova, para una Unidad de Policía Comunitaria, UPC, ahora espera que el nuevo alcalde haga efectivo el ofrecimiento.


Vigilancia
Este grupo de ciudadanos dedicado al comercio cree que con la UPC se reducirían notablemente los robos a personas cometidos por delincuentes que se mueven entre la Plaza de las Flores,  los portales de los inmuebles que circundan la plaza San Francisco y en la calle General Torres, hacia el mercado Diez de Agosto.

Según los comerciantes, los antisociales aprovechan de la aglomeración de gente para delinquir en las paradas de buses, en la iglesia San Francisco, en el Santuario de la Virgen del Carmen y del desorden por la ocupación de veredas por parte de vendedores independientes. (I)

Armando Suquisupa
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Delincuencia en San Francisco

Los comerciantes ubicados en el corazón del Centro Histórico sostienen que los rateros se mueven entre la Plaza de las Flores, plaza San Francisco y el mercado Diez de Agosto.
FOTO: Diego Cáceres El Tiempo

La presencia de arranchadores y alcohólicos en la Plaza de las Flores, plaza San Francisco y el mercado Diez de Agosto hace que los comerciantes llamen a este lugar céntrico de la ciudad como el circuito de la delincuencia.

Los más recientes hechos delictivos están relacionados con el robo de ropa cometidos en horas de la madrugada del pasado martes y ayer, en las casetas ubicadas en la  plaza San Francisco.

Uno de los afectados es Néstor de la Torre, quien relató que a las 05:30 de ayer, un familiar se percató de que un sujeto se sustraía varias prendas, a través de las rejillas de madera que conforman los módulos de las casetas.

El comerciante dijo que el delincuente, al verse descubierto, dejó abandonada una funda de ropa valorada en 600 dólares, pero lamentó que un compañero haya perdido una importante cantidad de mercadería, durante un atraco cometido la madrugada del pasado lunes.


Inseguridad
El comerciante Galo Narváez cree que las casetas que fueron diseñadas solo pensando en lo estético  sin considerar las mínimas medidas de seguridad, porque los componentes de madera se desprenden con facilidad. Dijo que por iniciativa propia la mayoría optó por colocar en el interior de la estructura planchas metálicas y de madera, pero temen que sean vulneradas por delincuentes que se ingenian formas para robar.

Como medidas preventivas sugieren reforzar la presencia policial durante la noche y llegar a un acuerdo con la administración municipal y la Empresa Eléctrica, para que las luminarias colocadas entre los pasillos de los módulos permanezcan encendidas durante toda la noche, porque ahora funcionan de 18:00 a 21:00 y luego todo queda en oscuridad.

La comerciante Maribel Rojas recordó que durante la socialización del proyecto de remodelación de la plaza, la anterior administración municipal se comprometió a destinar un inmueble que está ubicado en la esquina de las calles General Torres y Presidente Córdova, para una Unidad de Policía Comunitaria, UPC, ahora espera que el nuevo alcalde haga efectivo el ofrecimiento.


Vigilancia
Este grupo de ciudadanos dedicado al comercio cree que con la UPC se reducirían notablemente los robos a personas cometidos por delincuentes que se mueven entre la Plaza de las Flores,  los portales de los inmuebles que circundan la plaza San Francisco y en la calle General Torres, hacia el mercado Diez de Agosto.

Según los comerciantes, los antisociales aprovechan de la aglomeración de gente para delinquir en las paradas de buses, en la iglesia San Francisco, en el Santuario de la Virgen del Carmen y del desorden por la ocupación de veredas por parte de vendedores independientes. (I)

Armando Suquisupa
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.