Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete

Casa donde se refugiaban delincuentes es demolida

 Un inmueble ubicado en la avenida España y Sebastián de Benalcázar que era ocupado por individuos que, supuestamente, delinquían en la Terminal Terrestre, ahora está en proceso de demolición.

En medio de las paredes pintarrajeadas de una casa de tres plantas, ubicada en la avenida España y Sebastián de Benalcázar sobresalía la frase “La calle está enferma” y era el lugar donde se refugiaban supuestos antisociales que merodean la Terminal Terrestre.


Familiares de los dueños del inmueble informaron que hace cuatro años fue deshabitado y al enterarse que fue tomado por sujetos, supuestamente peligrosos, decidieron venderlo y ahora los nuevos dueños optaron por demolerlo.


Operativos
Frente a las denuncias sobre los problemas de inseguridad que se daban alrededor de la casa abandonada, la Policía efectuaba frecuentes operativos en los que incautaba armas blancas y pequeñas dosis de drogas.


La demolición es visto de buena manera por los dueños de locales aledaños, pero genera temor entre los moradores de las Cinco Esquinas, de El Vecino, porque los individuos ahora se encuentran en el patio de una casa deshabitada frente a la plazoleta El Rollo. Ellos sostienen que el problema de la inseguridad no se solucionó, sino que se trasladó a otro lugar. (I)

Casa donde se refugiaban delincuentes es demolida

 Un inmueble ubicado en la avenida España y Sebastián de Benalcázar que era ocupado por individuos que, supuestamente, delinquían en la Terminal Terrestre, ahora está en proceso de demolición.

En medio de las paredes pintarrajeadas de una casa de tres plantas, ubicada en la avenida España y Sebastián de Benalcázar sobresalía la frase “La calle está enferma” y era el lugar donde se refugiaban supuestos antisociales que merodean la Terminal Terrestre.


Familiares de los dueños del inmueble informaron que hace cuatro años fue deshabitado y al enterarse que fue tomado por sujetos, supuestamente peligrosos, decidieron venderlo y ahora los nuevos dueños optaron por demolerlo.


Operativos
Frente a las denuncias sobre los problemas de inseguridad que se daban alrededor de la casa abandonada, la Policía efectuaba frecuentes operativos en los que incautaba armas blancas y pequeñas dosis de drogas.


La demolición es visto de buena manera por los dueños de locales aledaños, pero genera temor entre los moradores de las Cinco Esquinas, de El Vecino, porque los individuos ahora se encuentran en el patio de una casa deshabitada frente a la plazoleta El Rollo. Ellos sostienen que el problema de la inseguridad no se solucionó, sino que se trasladó a otro lugar. (I)