Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete

Cadáver tenía una puñalada

Foto cortesía.

 Los allegados del ciudadano que el 1 de abril se lanzó al río Tomebamba manifestaron que unas horas antes estuvo hospitalizado porque fue atacado con arma blanca.

Los familiares de Carlos Eduardo Pérez, de 26 años, creen que su muerte va más allá de las versiones de que abandonó voluntariamente el hospital, se lanzó al río y que fue hallado su cuerpo sin cabeza, en el río Cuenca.


Los allegados narraron que a mediados de marzo fue apuñalado cuando transitaba por las calles aledañas a la Terminal Terrestre, donde fue auxiliado por los servicios de emergencia y trasladado al hospital Vicente Corral Moscoso.


Contaron que luego de una intervención quirúrgica se encontraba en la sala de recuperación y la noche del 1 de abril decidió abandonar dicha casa de salud, presumiblemente, su dolencia le llevó a lanzarse al río Tomebamba, desde el puente de Todos Santos.


Búsqueda
Desde el momento que se reportó su desaparición, el Cuerpo de Bomberos emprendió la búsqueda, hasta que el sábado 6 de abril los trabajadores de una empresa minera, ubicada en el sector Guangarcucho, encontraron una cabeza entre los áridos extraídos del río Cuenca; dos días después, en la misma zona, fue encontrado el resto del cuerpo.


La necropsia se cumplió la mañana de ayer, luego el cadáver fue trasladado a Ricaurte para unas pocas horas de velación y luego darle sepultura en el cementerio del lugar.


Los familiares esperan que la Fiscalía investigue el caso porque antes de su muerte hubo un intento de asesinato que pudo ser un factor que afectó su estado emocional. (I)

Cadáver tenía una puñalada

Foto cortesía.

 Los allegados del ciudadano que el 1 de abril se lanzó al río Tomebamba manifestaron que unas horas antes estuvo hospitalizado porque fue atacado con arma blanca.

Los familiares de Carlos Eduardo Pérez, de 26 años, creen que su muerte va más allá de las versiones de que abandonó voluntariamente el hospital, se lanzó al río y que fue hallado su cuerpo sin cabeza, en el río Cuenca.


Los allegados narraron que a mediados de marzo fue apuñalado cuando transitaba por las calles aledañas a la Terminal Terrestre, donde fue auxiliado por los servicios de emergencia y trasladado al hospital Vicente Corral Moscoso.


Contaron que luego de una intervención quirúrgica se encontraba en la sala de recuperación y la noche del 1 de abril decidió abandonar dicha casa de salud, presumiblemente, su dolencia le llevó a lanzarse al río Tomebamba, desde el puente de Todos Santos.


Búsqueda
Desde el momento que se reportó su desaparición, el Cuerpo de Bomberos emprendió la búsqueda, hasta que el sábado 6 de abril los trabajadores de una empresa minera, ubicada en el sector Guangarcucho, encontraron una cabeza entre los áridos extraídos del río Cuenca; dos días después, en la misma zona, fue encontrado el resto del cuerpo.


La necropsia se cumplió la mañana de ayer, luego el cadáver fue trasladado a Ricaurte para unas pocas horas de velación y luego darle sepultura en el cementerio del lugar.


Los familiares esperan que la Fiscalía investigue el caso porque antes de su muerte hubo un intento de asesinato que pudo ser un factor que afectó su estado emocional. (I)