Alcoholismo pone en riesgo a familias

Moradores del sector Balzay Alto, de la parroquia San Joaquín, la mañana de ayer alertaron al ECU-911 que en una vivienda ubicada en la calle Monseñor Leonidas Proaño, había menores de edad en situación de riesgo, debido a que los padres son alcohólicos crónicos.
Agentes de la Dinapen dialogan con los vecinos de la familia que tiene problemas por adicción al alcohol. Armando Suquisupa | EL TIEMPO

El Servicio Integrado de Seguridad envió un equipo de paramédicos del IESS y personal de la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes, Dinapen, para que verifiquen la novedad.


Los socorristas informaron que una habitación hallaron a una niña, de tres años, junto a sus padres, quienes se encontraban en estado de beodez, que no les permitía entender a qué se debía la presencia de la Policía y de los paramédicos.

Riesgo
Según las primeras valoraciones médicas, la niña presentaba cuadros de desnutrición y el ambiente que le rodeaba a la familia no era el apropiado para seres humanos.
Rigoberto Altamirano, agente de la Dinapen, indicó que, luego de un análisis de la situación familiar, se determinó que el hogar estaba conformado por los padres, tres hijos menores de edad, de tres, 13 y 16 años, y un adulto de 19 años.
El agente explicó que, para precautelar la integridad física de los menores, serán puestos a órdenes de las autoridades competentes, para que analicen si procede ubicarlos en una casa de acogida o ponerlos bajo custodia de los familiares.


Acotó que las condiciones en las que estaban viviendo los pequeños no eran las adecuadas, porque tuvo conocimiento que con frecuencia se reúnen enfermos alcohólicos, que tienen comportamientos que pueden atentar contra el pudor de las niñas.

Preocupación
Mientras los agentes y paramédicos cumplían con su trabajo, los vecinos comentaban que a los padres de los niños todos los días los ven ebrios, contaron que el hijo mayor trabaja para dar educación a sus hermanas y él estudia en la noche.
Resaltaron que, a pesar de las adversidades de la vida, todos son buenos estudiantes, esfuerzo que se ve reflejado, cada vez que se ganan el derecho a ser escoltas del estandarte, en sus respectivos centros educativos.
Pidieron a las entidades de ayuda social se preocupen por ellos y por otros niños que viven en similares situaciones de riesgo, en los tugurios de la Feria Libre.


El agente Altamirano confirmó que este tipo de problemas sociales son frecuentes en la provincia del Azuay, pidió a los ciudadanos que conocen de casos como este o de maltrato infantil, llamen al ECU-911, para acudir al rescate y buscar alternativas para que los padres superen los problemas de adicción. (ASQ) (I)

Cuenca. 

Alcoholismo pone en riesgo a familias

Agentes de la Dinapen dialogan con los vecinos de la familia que tiene problemas por adicción al alcohol. Armando Suquisupa | EL TIEMPO

El Servicio Integrado de Seguridad envió un equipo de paramédicos del IESS y personal de la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes, Dinapen, para que verifiquen la novedad.


Los socorristas informaron que una habitación hallaron a una niña, de tres años, junto a sus padres, quienes se encontraban en estado de beodez, que no les permitía entender a qué se debía la presencia de la Policía y de los paramédicos.

Riesgo
Según las primeras valoraciones médicas, la niña presentaba cuadros de desnutrición y el ambiente que le rodeaba a la familia no era el apropiado para seres humanos.
Rigoberto Altamirano, agente de la Dinapen, indicó que, luego de un análisis de la situación familiar, se determinó que el hogar estaba conformado por los padres, tres hijos menores de edad, de tres, 13 y 16 años, y un adulto de 19 años.
El agente explicó que, para precautelar la integridad física de los menores, serán puestos a órdenes de las autoridades competentes, para que analicen si procede ubicarlos en una casa de acogida o ponerlos bajo custodia de los familiares.


Acotó que las condiciones en las que estaban viviendo los pequeños no eran las adecuadas, porque tuvo conocimiento que con frecuencia se reúnen enfermos alcohólicos, que tienen comportamientos que pueden atentar contra el pudor de las niñas.

Preocupación
Mientras los agentes y paramédicos cumplían con su trabajo, los vecinos comentaban que a los padres de los niños todos los días los ven ebrios, contaron que el hijo mayor trabaja para dar educación a sus hermanas y él estudia en la noche.
Resaltaron que, a pesar de las adversidades de la vida, todos son buenos estudiantes, esfuerzo que se ve reflejado, cada vez que se ganan el derecho a ser escoltas del estandarte, en sus respectivos centros educativos.
Pidieron a las entidades de ayuda social se preocupen por ellos y por otros niños que viven en similares situaciones de riesgo, en los tugurios de la Feria Libre.


El agente Altamirano confirmó que este tipo de problemas sociales son frecuentes en la provincia del Azuay, pidió a los ciudadanos que conocen de casos como este o de maltrato infantil, llamen al ECU-911, para acudir al rescate y buscar alternativas para que los padres superen los problemas de adicción. (ASQ) (I)

Cuenca.