Militares lideraban una peligrosa banda criminal

Las actividades de inteligencia y de lucha contra el crimen organizado permitieron la desarticulación de una presunta organización delictiva, que contaba con apoyo de dos militares y un policía para cometer asaltos en las vías y para la receptación de vehículos robados.
Uniformes militares, vehículos, celulares y otras evidencias encontradas en poder de los presuntos integrantes de la organización delictiva. Cortesía Ministerio del Interior


Un informe emitido por el Ministerio del Interior anota que, la madrugada de ayer, el personal de Subdirección de Inteligencia Antidelicuencial, UIAD, con el apoyo táctico y técnico del Grupo de Intervención y Rescate, GIR, y de otras unidades especiales de la Policía Nacional ejecutaron el operativo 'Objetivo 25' que dejó como resultado la desarticulación de una organización delictiva conformada por 10 sujetos y liderada por servidores públicos.

Informe
El informe detalla que la organización delictiva tomaba ventaja con los conocimientos y acceso a información que tenían sus líderes, dos militares en servicio activo de la rama de inteligencia militar, quienes se encargaban de la planificación y organización para el acometimiento de diversos delitos; para ello utilizaban, como centro de acción y operación, la Zona 7, la subzona El Oro, distrito Huaquillas, por su proximidad fronteriza con el vecino país de Perú.


Mediante diligencias investigativas, actuaciones especiales y técnicas especializadas de investigación realizadas por los examinadores de la UIAD, se identificaron y se establecieron los roles de cada uno de los integrantes de la banda delictiva, cuyos líderes aplicando sus conocimientos y técnicas adquiridas en inteligencia militar procedían a obtener información relevante sobre lugares donde había dinero, armas de fuego, mercaderías y oro.


Para cometer los ilícitos, dotaban a sus colaboradores de medios técnicos y recursos logísticos del Fuerte Militar Arenillas, como uniformes militares, armas de fuego de largo alcance y equipos electrónicos para detectar metales,
El policía era el encargado de transmitir información sobre los distintos operativos que se iban a realizar, para minimizar el riesgo de ser detenidos.

Indicios
Como resultado de esta acción policial, fueron capturados 10 presuntos delincuentes y se allanaron 13 inmuebles: tres en Napo, uno en Azuay, ocho en El Oro, y uno en el Distrito Metropolitano de Quito, donde se recopiló una gran cantidad de evidencias y se incautó cinco armas de fuego.


Los detenidos serán procesados por el delito de asociación ilícita y tenencia ilegal de armas de fuego. Las evidencias fueron ingresadas al Centro de Almacenamiento de la Policía Judicial. (RET) (I)

Quito. 

Militares lideraban una peligrosa banda criminal

Uniformes militares, vehículos, celulares y otras evidencias encontradas en poder de los presuntos integrantes de la organización delictiva. Cortesía Ministerio del Interior


Un informe emitido por el Ministerio del Interior anota que, la madrugada de ayer, el personal de Subdirección de Inteligencia Antidelicuencial, UIAD, con el apoyo táctico y técnico del Grupo de Intervención y Rescate, GIR, y de otras unidades especiales de la Policía Nacional ejecutaron el operativo 'Objetivo 25' que dejó como resultado la desarticulación de una organización delictiva conformada por 10 sujetos y liderada por servidores públicos.

Informe
El informe detalla que la organización delictiva tomaba ventaja con los conocimientos y acceso a información que tenían sus líderes, dos militares en servicio activo de la rama de inteligencia militar, quienes se encargaban de la planificación y organización para el acometimiento de diversos delitos; para ello utilizaban, como centro de acción y operación, la Zona 7, la subzona El Oro, distrito Huaquillas, por su proximidad fronteriza con el vecino país de Perú.


Mediante diligencias investigativas, actuaciones especiales y técnicas especializadas de investigación realizadas por los examinadores de la UIAD, se identificaron y se establecieron los roles de cada uno de los integrantes de la banda delictiva, cuyos líderes aplicando sus conocimientos y técnicas adquiridas en inteligencia militar procedían a obtener información relevante sobre lugares donde había dinero, armas de fuego, mercaderías y oro.


Para cometer los ilícitos, dotaban a sus colaboradores de medios técnicos y recursos logísticos del Fuerte Militar Arenillas, como uniformes militares, armas de fuego de largo alcance y equipos electrónicos para detectar metales,
El policía era el encargado de transmitir información sobre los distintos operativos que se iban a realizar, para minimizar el riesgo de ser detenidos.

Indicios
Como resultado de esta acción policial, fueron capturados 10 presuntos delincuentes y se allanaron 13 inmuebles: tres en Napo, uno en Azuay, ocho en El Oro, y uno en el Distrito Metropolitano de Quito, donde se recopiló una gran cantidad de evidencias y se incautó cinco armas de fuego.


Los detenidos serán procesados por el delito de asociación ilícita y tenencia ilegal de armas de fuego. Las evidencias fueron ingresadas al Centro de Almacenamiento de la Policía Judicial. (RET) (I)

Quito.