Comerciantes duermen en el 'Callejón de la muerte'

El anuncio hecho por las autoridades sobre la intervención en el denominado 'Callejón de la muerte', de la Feria libre, puso en alerta a los comerciantes, que decidieron dormir en ese espacio, para no perder lo que consideran su puesto de trabajo.
Familias que tienen puestos en el 'Callejón de la muerte' pasan la noche en su lugar de trabajo por temor a ser desalojadas. Diego Cáceres I EL TIEMPO


Para pernoctar colocan colchones en el piso, se cubren con cobijas y, para protegerse de las inclemencias del clima, se tapan con plásticos. Allí duermen hombres, mujeres y niños, quienes afirman que permanecerán hasta que las autoridades les den una respuesta y que se les permita trabajar sin temores


Conforme pasan las horas hasta el nuevo día, unos duermen mientras que otros se reúnen para conversar y servirse los alimentos que les prepara Katy Alvarado, quien manifestó que está junto a sus compañeros para defender el espacio que por más de 20 años les ha servido para ganarse el sustento diario.


Testimonios
Juana Ganán comentó que el 'Callejón' está ocupado por 36 socios de la asociación Señor del Cautivo y por 60 vendedores catastrados por el Municipio, quienes pagan dos dólares mensuales por el puesto.


Miriam Saquinaula comentó que en ese espacio están vendedores de comidas, de ropa, de frutas y verduras, de repuestos de licuadoras, de artículos de aseo personal, de accesorios de teléfonos celulares y de otros productos que los ciudadanos requieren para la vida diaria.


Estela Serrano indicó que, a raíz de que las autoridades empezaron a llamar a su lugar de trabajo 'Callejón de la muerte', las ventas han disminuido porque la gente tiene temor a ser víctima de la delincuencia.

Pedido
Los autodenominados pequeños comerciantes piden al Gobernador y al Alcalde que les den una audiencia para exponer sus preocupaciones, porque hasta ahora ningún funcionario de las mencionadas entidades se ha acercado para explicarles en qué consiste el plan de intervención y cuáles serían las alternativas que les ofrecen para poder seguir trabajando.


Patricio Tene, vendedor de medias, contó que sus compañeros de trabajo están dispuestos a colaborar económicamente para mejorar el aspecto físico del 'Callejón' con el fin de garantizar la seguridad de sus clientes.


Reconocieron que el lugar es conflictivo por la presencia de sujetos que se dedican a delinquir y que ponen en entredicho la honorabilidad de los comerciantes honestos, por lo que sugieren colocar una cubierta similar a la que tiene la asociación de lustrabotas, para retirar los plásticos que impiden vigilar la zona con las cámaras que fueron instaladas por el Consejo de Seguridad Ciudadana. (ASQ) (I)

Cuenca.