Santa Isabel, la tierra de los valles y la caña de azucar

Este cantón azuayo se encuentra al sur de Cuenca, a 74 kilómetros, y se destaca por su clima templado, su agricultura y múltiples destinos para hacer turismo, uno de ellos, Yunguilla.
El cultivo de caña de azucar es típico de esta región

Santa Isabel. Azuay es una de las provincias que confirma la riqueza de la geografía ecuatoriana por su asombrosa diversidad de destinos, de espacios, caracterizados especialmente por su belleza.


Es que sólo minutos después, al sur, cuando se deja atrás el frío de Tarquí, los chorros de Girón, aparecen los imponentes valles de Santa Isabel con sus cálidos y dulces olores a caña; aparecen atrapantes monolitos (piedras grandes, empinadas y solitarias) plantas de banano, por citar algunos elementos.


Esta porción de tierra azuaya, que se halla a 74 kilómetros de Cuenca, se caracteriza por su riqueza natural pues tiene lugares como el Valle de Yunguilla-ubicada en la parroquia Abdón Calderón- o el río Jubones, que además de generar importantes ingresos económicos porque su belleza motiva el turismo, también sus tierras son bastante productivas.


Caña de azúcar


Allí, se cosecha productos como la caña azúcar, de la que se produce panela, miel, licor; también tomate, cebolla, mango, guaba, entre otros.


Por eso en sus campos, sobretodo en aquellos localizados en Yunguilla, mucha gente ha vivido de la agricultura, como Hugo Brito, de 37 años, cañicultor, que heredó tierras que pertenecieron a su familia de generación en generación.


"Todo esto fue de mi papá, antes de mi abuelo, y mucho antes de mi tatarabuelo. Esto es todo para nosotros porque es nuestro sustento, nuestro porvenir. Nos hace felices también", dice Brito, cuyas ganancias se dan sobretodo entre viernes y domingo, ya que en esos días, este cantón recibe gran número de turistas que llegan desde distintos sectores de Azuay, El Oro y en menor cantidad de Loja, quienes compran en buena cantidad mapanagua, panela, miel y otros productos.


En esos días, también llegan aquellos que tienen sus fincas o casas sobretodo en el Valle de Yunguilla, para disfrutar del clima y del fin de semana.


"El fin de semana es cuando más vendemos, cuando hay más visitantes de Cuenca, Machala o Pasaje. Esos días tenemos bastante trabajo", comenta Elizabeth Sarmiento, del restaurante Paradero Yunguilla, en donde se prepara el seco de gallina criolla y el seco de chivo, platillos típicos de la zona, en cuyas vías se puede apreciar varias hosterías pues el turismo es un rubro que otorga importantes ingresos económicos a Santa Isabel.


"Tenemos habitaciones sencillas, matrimoniales y familiares, que son ocupadas sobre todo el sábado y domingo", explica Charly Castro, chef ejecutivo de la hostería Jardines del Valle.

Santa Isabel, la tierra de los valles y la caña de azucar

El cultivo de caña de azucar es típico de esta región

Santa Isabel. Azuay es una de las provincias que confirma la riqueza de la geografía ecuatoriana por su asombrosa diversidad de destinos, de espacios, caracterizados especialmente por su belleza.


Es que sólo minutos después, al sur, cuando se deja atrás el frío de Tarquí, los chorros de Girón, aparecen los imponentes valles de Santa Isabel con sus cálidos y dulces olores a caña; aparecen atrapantes monolitos (piedras grandes, empinadas y solitarias) plantas de banano, por citar algunos elementos.


Esta porción de tierra azuaya, que se halla a 74 kilómetros de Cuenca, se caracteriza por su riqueza natural pues tiene lugares como el Valle de Yunguilla-ubicada en la parroquia Abdón Calderón- o el río Jubones, que además de generar importantes ingresos económicos porque su belleza motiva el turismo, también sus tierras son bastante productivas.


Caña de azúcar


Allí, se cosecha productos como la caña azúcar, de la que se produce panela, miel, licor; también tomate, cebolla, mango, guaba, entre otros.


Por eso en sus campos, sobretodo en aquellos localizados en Yunguilla, mucha gente ha vivido de la agricultura, como Hugo Brito, de 37 años, cañicultor, que heredó tierras que pertenecieron a su familia de generación en generación.


"Todo esto fue de mi papá, antes de mi abuelo, y mucho antes de mi tatarabuelo. Esto es todo para nosotros porque es nuestro sustento, nuestro porvenir. Nos hace felices también", dice Brito, cuyas ganancias se dan sobretodo entre viernes y domingo, ya que en esos días, este cantón recibe gran número de turistas que llegan desde distintos sectores de Azuay, El Oro y en menor cantidad de Loja, quienes compran en buena cantidad mapanagua, panela, miel y otros productos.


En esos días, también llegan aquellos que tienen sus fincas o casas sobretodo en el Valle de Yunguilla, para disfrutar del clima y del fin de semana.


"El fin de semana es cuando más vendemos, cuando hay más visitantes de Cuenca, Machala o Pasaje. Esos días tenemos bastante trabajo", comenta Elizabeth Sarmiento, del restaurante Paradero Yunguilla, en donde se prepara el seco de gallina criolla y el seco de chivo, platillos típicos de la zona, en cuyas vías se puede apreciar varias hosterías pues el turismo es un rubro que otorga importantes ingresos económicos a Santa Isabel.


"Tenemos habitaciones sencillas, matrimoniales y familiares, que son ocupadas sobre todo el sábado y domingo", explica Charly Castro, chef ejecutivo de la hostería Jardines del Valle.