Aguas del río Paute son invadidas por el plástico

Eduardo Hoyos trabaja de lunes a viernes junto a sus cinco compañeros recolectando los plásticos en los márgenes del río Paute, del embalse de Mazar.
FOTO: Fernando Machado EL Telégrafo

Fundas y desperdicios son arrastrados por las aguas desde Cuenca, Azogues, Paute, Chordeleg y Gualaceo, provocando que las orillas estén llenas de estos materiales. Autoridades prevén crear una ordenanza.

Entre dos y tres toneladas de plástico se recoge mensualmente del río Paute a la altura del cantón Guachapala, en la parte oriental de la provincia del Azuay.

Estos desperdicios son arrastrados por la corriente del río y se acumulan en la cola del embalse de la presa Mazar. A un costado se encuentran troncos secos, restos de animales muertos, fundas de insecticidas, desperdicios que salen de los hospitales, pero lo que más preocupa a las autoridades son las botellas y fundas de plástico.

Todos estos desperdicios son arrastrados por el río desde la ciudad de Cuenca, otros llegan desde Azogues y de los cantones de Gualaceo, Chordeleg y Paute. En sus negras aguas gran cantidad de peces navegan y se sumergen en las profundidades, pero no son recomendables para su consumo.

Al navegar por sus orillas se “choca” con todo tipo de basura. “En las últimas semanas, a más del plástico, hemos sacado más de 200 animales muertos”, dijeron los trabajadores de la Asociación Santa Teresita. Ellos trabajan en el sitio, tras un convenio con la Corporación Eléctrica del Ecuador, Celec; su labor es extraer el material que flota en el agua, separar los desechos y llevar hasta el relleno sanitario del cantón Azogues.

Eduardo Hoyos, miembro de la Asociación, dijo que es el segundo año que están trabajando en el lugar y que este sitio es muy sensible por la acumulación de la basura: “Acá trabajamos seis personas de lunes a viernes. Agregó que el plástico está disperso por las orillas del embalse.

Recolección
“El año pasado sacamos 60 viajes de material en un carro con capacidad de ocho metros cúbicos, pero no fue suficiente”, indicó el trabajador que debe hacerse chequeos médicos constantes por el tipo de trabajo que realiza.

El alcalde de Guachapala, Francisco Luzuriaga, dijo que es necesario que los ciudadanos no utilicen el plástico y por eso está de acuerdo con la propuesta del prefecto Yaku Pérez para elaborar una ordenanza y evitar que el plástico siga contaminando los ríos. “Estamos de acuerdo para tener cero plástico en el Azuay”, enfatizó el alcalde.

Luzuriaga se refirió también a que es necesario recuperar un puente en el sitio de la contaminación y que se perdió cuando subieron las aguas de la presa. “Queremos que San Carlos se comunique con la parroquia Tomebamba, Guaraynag y otras, incluso con el cantón Azogues y Mazar y de ahí a Sevilla y Guarumales”, señaló.

En sus primero días como Prefecto, Yaku Pérez, dijo que su deseo es que Azuay sea la primera provincia en eliminar los plásticos de un solo uso. (I)

DATOS
-Importancia. Del río Paute se obtiene el agua para generar energía en la Hidroeléctrica que lleva el mismo nombre.
-Tamaño. El embalse de Mazar está ubicado entre las coordilleras y tiene una extensión de 31 kilómetros.
-Creación. La construcción del proyecto hidroeléctrico, del cual se aprovecha el agua del río Paute, inició en 1976.

DESTACADO
El prefecto indicó que en su propuesta está crear un impuesto al consumo de plásticos e incentivar a los que no los usan.

LA CIFRA
45
kilómetros de distancia hay entre Azogues y la presa de Mazar.

Rodrigo Matute Torres
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Aguas del río Paute son invadidas por el plástico

Eduardo Hoyos trabaja de lunes a viernes junto a sus cinco compañeros recolectando los plásticos en los márgenes del río Paute, del embalse de Mazar.
FOTO: Fernando Machado EL Telégrafo

Fundas y desperdicios son arrastrados por las aguas desde Cuenca, Azogues, Paute, Chordeleg y Gualaceo, provocando que las orillas estén llenas de estos materiales. Autoridades prevén crear una ordenanza.

Entre dos y tres toneladas de plástico se recoge mensualmente del río Paute a la altura del cantón Guachapala, en la parte oriental de la provincia del Azuay.

Estos desperdicios son arrastrados por la corriente del río y se acumulan en la cola del embalse de la presa Mazar. A un costado se encuentran troncos secos, restos de animales muertos, fundas de insecticidas, desperdicios que salen de los hospitales, pero lo que más preocupa a las autoridades son las botellas y fundas de plástico.

Todos estos desperdicios son arrastrados por el río desde la ciudad de Cuenca, otros llegan desde Azogues y de los cantones de Gualaceo, Chordeleg y Paute. En sus negras aguas gran cantidad de peces navegan y se sumergen en las profundidades, pero no son recomendables para su consumo.

Al navegar por sus orillas se “choca” con todo tipo de basura. “En las últimas semanas, a más del plástico, hemos sacado más de 200 animales muertos”, dijeron los trabajadores de la Asociación Santa Teresita. Ellos trabajan en el sitio, tras un convenio con la Corporación Eléctrica del Ecuador, Celec; su labor es extraer el material que flota en el agua, separar los desechos y llevar hasta el relleno sanitario del cantón Azogues.

Eduardo Hoyos, miembro de la Asociación, dijo que es el segundo año que están trabajando en el lugar y que este sitio es muy sensible por la acumulación de la basura: “Acá trabajamos seis personas de lunes a viernes. Agregó que el plástico está disperso por las orillas del embalse.

Recolección
“El año pasado sacamos 60 viajes de material en un carro con capacidad de ocho metros cúbicos, pero no fue suficiente”, indicó el trabajador que debe hacerse chequeos médicos constantes por el tipo de trabajo que realiza.

El alcalde de Guachapala, Francisco Luzuriaga, dijo que es necesario que los ciudadanos no utilicen el plástico y por eso está de acuerdo con la propuesta del prefecto Yaku Pérez para elaborar una ordenanza y evitar que el plástico siga contaminando los ríos. “Estamos de acuerdo para tener cero plástico en el Azuay”, enfatizó el alcalde.

Luzuriaga se refirió también a que es necesario recuperar un puente en el sitio de la contaminación y que se perdió cuando subieron las aguas de la presa. “Queremos que San Carlos se comunique con la parroquia Tomebamba, Guaraynag y otras, incluso con el cantón Azogues y Mazar y de ahí a Sevilla y Guarumales”, señaló.

En sus primero días como Prefecto, Yaku Pérez, dijo que su deseo es que Azuay sea la primera provincia en eliminar los plásticos de un solo uso. (I)

DATOS
-Importancia. Del río Paute se obtiene el agua para generar energía en la Hidroeléctrica que lleva el mismo nombre.
-Tamaño. El embalse de Mazar está ubicado entre las coordilleras y tiene una extensión de 31 kilómetros.
-Creación. La construcción del proyecto hidroeléctrico, del cual se aprovecha el agua del río Paute, inició en 1976.

DESTACADO
El prefecto indicó que en su propuesta está crear un impuesto al consumo de plásticos e incentivar a los que no los usan.

LA CIFRA
45
kilómetros de distancia hay entre Azogues y la presa de Mazar.

Rodrigo Matute Torres
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.