Prefectura cerró las asambleas en las parroquias

Durante las asambleas parroquiales se trataron las obras que necesita cada parroquia y la prioridad de las mismas.

La falta de recursos obliga a las parroquias a buscar convenios con entidades locales, nacionales e internacionales para financiar sus proyectos. 

La Prefectura del Azuay concluyó las asambleas parroquiales que tuvieron como objetivo conocer y priorizar las necesidades de las comunidades, en el ámbito vial, agro productivo, riego, etc., con el propósito de que se distribuir los recursos de manera equitativa entre toda la provincia.

Magaly Quezada, directora del departamento de Participación Ciudadana de la Prefectura del Azuay, manifestó que todos los procesos que estaban planificados en el cronograma se cumplieron, en casos particulares, éstos se reorganizaron por pedido de las mismas organizaciones comunitarias, así como de las Juntas Parroquiales; de esta manera, se recolectó y entregó el pliego de peticiones de las comunidades que participaron de estos espacios democráticos y ciudadanos.

Según Quezada, el siguiente paso es consolidar la información obtenida para que ésta a su vez sea remitida a las distintas direcciones de la entidad con el fin de elaborar las validaciones técnicas y acudir a las inspecciones correspondientes en territorio para, de esa manera, avanzar con la organización del presupuesto participativo del año venidero.

Por su parte Paúl Pañi, presidente del Gad de Turi, indicó que en las asambleas a más de exponer las necesidades de cada parroquia se está buscando alternativas de financiamiento para las obras. “Para las parroquias, Municipios y Prefecturas el tema económico es un limitante, por ello buscamos convenios para financiar los diferentes proyectos”.

Quezada agregó que se han definido temas estratégicos, los que tienen que ver con la competencia de esta Prefectura, por ejemplo: riego, que ha sido el elemento priorizado en casi la mayoría de asambleas que se desarrollaron a lo largo y ancho de la provincia del Azuay; y, el segundo, el tema vial. (I)

Prefectura cerró las asambleas en las parroquias

Durante las asambleas parroquiales se trataron las obras que necesita cada parroquia y la prioridad de las mismas.

La falta de recursos obliga a las parroquias a buscar convenios con entidades locales, nacionales e internacionales para financiar sus proyectos. 

La Prefectura del Azuay concluyó las asambleas parroquiales que tuvieron como objetivo conocer y priorizar las necesidades de las comunidades, en el ámbito vial, agro productivo, riego, etc., con el propósito de que se distribuir los recursos de manera equitativa entre toda la provincia.

Magaly Quezada, directora del departamento de Participación Ciudadana de la Prefectura del Azuay, manifestó que todos los procesos que estaban planificados en el cronograma se cumplieron, en casos particulares, éstos se reorganizaron por pedido de las mismas organizaciones comunitarias, así como de las Juntas Parroquiales; de esta manera, se recolectó y entregó el pliego de peticiones de las comunidades que participaron de estos espacios democráticos y ciudadanos.

Según Quezada, el siguiente paso es consolidar la información obtenida para que ésta a su vez sea remitida a las distintas direcciones de la entidad con el fin de elaborar las validaciones técnicas y acudir a las inspecciones correspondientes en territorio para, de esa manera, avanzar con la organización del presupuesto participativo del año venidero.

Por su parte Paúl Pañi, presidente del Gad de Turi, indicó que en las asambleas a más de exponer las necesidades de cada parroquia se está buscando alternativas de financiamiento para las obras. “Para las parroquias, Municipios y Prefecturas el tema económico es un limitante, por ello buscamos convenios para financiar los diferentes proyectos”.

Quezada agregó que se han definido temas estratégicos, los que tienen que ver con la competencia de esta Prefectura, por ejemplo: riego, que ha sido el elemento priorizado en casi la mayoría de asambleas que se desarrollaron a lo largo y ancho de la provincia del Azuay; y, el segundo, el tema vial. (I)