Policía salva del cautiverio a cinco guantas en Cañar

Uno de los cinco especímenes que fueron rescatados en un local de Cañar, hallados en un espacio inadecuado.

Una denuncia ciudadana decantó en la intervención de agentes de la unidad especial policial dedicada a la protección de animales en la provincia de Cañar.

Cinco guantas fueron rescatadas esta semana por agentes de la Unidad de Protección del Medio Ambiente, UPMA, de la Policía Nacional del cantón Cañar. El delito se conoció gracias a una denuncia ciudadana.

Según datos de la Policía Nacional de la provincia de Cañar, los cinco animales fueron hallados en un local cuyos propietarios no pudieron justificar ni determinar el uso que se les daba a los animales.

Luego del decomiso, los efectivos de la UPMA solicitaron la presencia de los profesionales del Bioparque Amaru de Cuenca para que se encarguen de la valoración clínica de los especímenes.

Además, según el informe policial, se iniciaron las acciones legales en contra de las personas que los mantenía en cautiverio.

El reporte incluye fotografías en las que se puede observar cómo los animales permanecían en espacios inadecuados para su naturaleza.

Los animales fueron colocados en el interior de una caja para ser trasladados hasta la UPMA de la provincia.

La guanta es un animal que está en peligro de extinción en la región junto con especies como el armadillo, el guatín y la tatabra. A nivel nacional, se suma a esta lista el venado, el loro, el guacamayo, los pericos, las tortugas, los caimanes, los tulicios, los monos, los perezosos, entre otros.

Sanciones
El Código Orgánico Integral Penal, COIP, establece que “la persona que cace, transporte, trafique o comercialice especímenes o partes de flora o fauna silvestre terrestre de especies amenazadas, en peligro de extinción (...) será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años”. Las sanciones económicas por esta actividad ilícita van desde los 500 hasta los 1.000 dólares. (I)

Policía salva del cautiverio a cinco guantas en Cañar

Uno de los cinco especímenes que fueron rescatados en un local de Cañar, hallados en un espacio inadecuado.

Una denuncia ciudadana decantó en la intervención de agentes de la unidad especial policial dedicada a la protección de animales en la provincia de Cañar.

Cinco guantas fueron rescatadas esta semana por agentes de la Unidad de Protección del Medio Ambiente, UPMA, de la Policía Nacional del cantón Cañar. El delito se conoció gracias a una denuncia ciudadana.

Según datos de la Policía Nacional de la provincia de Cañar, los cinco animales fueron hallados en un local cuyos propietarios no pudieron justificar ni determinar el uso que se les daba a los animales.

Luego del decomiso, los efectivos de la UPMA solicitaron la presencia de los profesionales del Bioparque Amaru de Cuenca para que se encarguen de la valoración clínica de los especímenes.

Además, según el informe policial, se iniciaron las acciones legales en contra de las personas que los mantenía en cautiverio.

El reporte incluye fotografías en las que se puede observar cómo los animales permanecían en espacios inadecuados para su naturaleza.

Los animales fueron colocados en el interior de una caja para ser trasladados hasta la UPMA de la provincia.

La guanta es un animal que está en peligro de extinción en la región junto con especies como el armadillo, el guatín y la tatabra. A nivel nacional, se suma a esta lista el venado, el loro, el guacamayo, los pericos, las tortugas, los caimanes, los tulicios, los monos, los perezosos, entre otros.

Sanciones
El Código Orgánico Integral Penal, COIP, establece que “la persona que cace, transporte, trafique o comercialice especímenes o partes de flora o fauna silvestre terrestre de especies amenazadas, en peligro de extinción (...) será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años”. Las sanciones económicas por esta actividad ilícita van desde los 500 hasta los 1.000 dólares. (I)