Peregrinación a El Cisne será vigilada permanentemente

La primera peregrinación de los devotos de la Virgen del Cisne comenzó ayer y durará hasta fines de mayo. Personas, especialmente del sur del país, se trasladan a su basílica, ubicada en la parroquia rural de El Cisne, en el cantón Loja.

La Policía Municipal de la capital lojana desplegará un amplio operativo de control para garantizar una movilidad segura y, sobre todo, mantener el orden. Geovanny Castro, comandante de la Policía Municipal, manifestó que cuentan con un plan de contingencia, en el que actúan al menos 120 elementos, los que se trasladan a la parroquia a la cabecera parroquial durante todo el mes de mayo.


Según el funcionario, el personal de Tránsito es el encargado de orientar a los vehículos que llegan a la parroquia y avisar de los desvíos y espacios de estacionamiento autorizados, a fin de evitar el desorden.

En este control también trabajará la Policía Municipal de Bomberos, los mismos que prevendrán o atenderán incendios, puesto que en esta fecha se realiza la quema de castillos y juegos pirotécnicos.

La Policía Municipal de Seguridad y Servicio Público tiene la facultad del ordenamiento y control del espacio público, de esta forma los comerciantes deben realizar sus actividades en los lugares destinados por el Ayuntamiento, dejando expeditas las calles y veredas.

“Una de las recomendaciones que extendemos a quienes llegan a El Cisne es que no beban si van a conducir, estamos poniendo en riesgo la vida de nuestras familias”, resaltó Castro. De acuerdo con el flujo vehicular y de transeúntes se peatonalizarán algunas calles de la parroquia. (I)

Peregrinación a El Cisne será vigilada permanentemente

La Policía Municipal de la capital lojana desplegará un amplio operativo de control para garantizar una movilidad segura y, sobre todo, mantener el orden. Geovanny Castro, comandante de la Policía Municipal, manifestó que cuentan con un plan de contingencia, en el que actúan al menos 120 elementos, los que se trasladan a la parroquia a la cabecera parroquial durante todo el mes de mayo.


Según el funcionario, el personal de Tránsito es el encargado de orientar a los vehículos que llegan a la parroquia y avisar de los desvíos y espacios de estacionamiento autorizados, a fin de evitar el desorden.

En este control también trabajará la Policía Municipal de Bomberos, los mismos que prevendrán o atenderán incendios, puesto que en esta fecha se realiza la quema de castillos y juegos pirotécnicos.

La Policía Municipal de Seguridad y Servicio Público tiene la facultad del ordenamiento y control del espacio público, de esta forma los comerciantes deben realizar sus actividades en los lugares destinados por el Ayuntamiento, dejando expeditas las calles y veredas.

“Una de las recomendaciones que extendemos a quienes llegan a El Cisne es que no beban si van a conducir, estamos poniendo en riesgo la vida de nuestras familias”, resaltó Castro. De acuerdo con el flujo vehicular y de transeúntes se peatonalizarán algunas calles de la parroquia. (I)