Parroquias reciben la misma cantidad de recursos

 La Municipalidad de Cuenca en los últimos cuatros años ha mantenido el mismo presupuesto participativo para las 21 juntas rurales del cantón. Tres de ellas están retrasadas en recibirlos.


Una suma de 6’227.368 dólares es el presupuesto participativo que  ha asignado de forma anual la Municipalidad del cantón Cuenca a las 21 parroquias rurales en los últimos cuatro años.
Esta cifra se rige conforme a la Ordenanza que norma la Participación Ciudadana y la cogestión de Presupuestos Participativos de la Municipalidad, con las Parroquias Rurales del Cantón y de acuerdo a lo que dicta el Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización, COOTAD.


Hace una semana, el gobierno cantonal entregó a 10 parroquias rubros correspondientes a este presupuesto del periodo fiscal 2018. Con esto, la Municipalidad, en esta administración, ha entregado un total de 26’922.566 dólares hasta el momento.


Estos 26 millones sobrepasan el presupuesto asignado para  los cuatro años -que suma 24’909.472 dólares-. Esto se debe a que la suma de los  26  millones incluye los presupuestos arrastrados de las anteriores administraciones que no han sido recibidas a tiempo, ya sea por la demora al  justificar los recursos o por procesos legales lentos.


En la actualidad, de las 21 parroquias del cantón, tres se encuentran con retrasos lo que les ha impedido cobrar hasta tres prespuestos participativos, como es el caso de Victoria del Portete, porque le falta justificar gastos desde 2015. Baños y Chaucha están en una situación parecida.
Demoras


El presidente de la parroquia Victoria del Portete, Patricio Novillo, reconoció que tiene presupuestos de arrastre. Entre los motivos fueron falta de preparación de los técnicos contratados y un proceso administrativo lento para la autorización del proyecto de mejoramiento del cementerio.
Él espera en estos tres meses que le faltan como administrador, concluir con todas justificaciones para que la nueva administración solamente reciba los presupuestos.  


En los casos de Baños y Chaucha entre los motivos por los que mantienen presupuestos de arrastre desde 2015, se debe a un proceso legal de expropiación de terrenos.    


Para el presidente de la Junta Parroquial de Paccha y presidente encargado del Consorcio de Juntas Parroquiales del cantón, Carlos García, los presupuestos de arrastre son una situación que se da desde hace algunos años.


Reconoce que la falta de experiencia en realizar los trámites o darle seguimiento para que se agilicen son algunos de los motivos.  
“En nuestra parroquia al inicio de la gestión tuvimos que trabajar para justificar los presupuestos de 2011, 2012 y 2013, los mismos que no eran de nuestro periodos”, mencionó García y agregó que esta situación les enseñó a tener al día los procesos.


Paccha es una de las parroquias que se encuentra al día con los presupuestos.
De forma similar, las parroquias de Sinincay, El Valle han justificado sus planes operativo y han recibido ha tiempo los recursos, señaló el comunicado de prensa emitido desde la dirección municipal de Descentralización.


Recursos
Para la entrega de recursos se consideran factores como densidad poblacional y extensión territorial.
De esta forma, El Valle es la parroquia que más recibe, con 738.380 dólares, y la que menos recibe es Octavio Cordero con 108.970 dólares. (I)
Priorización. Con el presupuesto participativo se financia como máximo el 90 por ciento del valor de una obra elegida por la comunidad.


Obras. Entre los proyectos financiados por los presupuestos participativos son el coliseo de Sinincay, las aceras en Chiquintad y alcantarillado en El Valle y Baños.
Asamblea. Para recibir este presupuestos, la obra tiene que pasar por una reunión comunitaria donde se la acepte.

Parroquias reciben la misma cantidad de recursos

 La Municipalidad de Cuenca en los últimos cuatros años ha mantenido el mismo presupuesto participativo para las 21 juntas rurales del cantón. Tres de ellas están retrasadas en recibirlos.


Una suma de 6’227.368 dólares es el presupuesto participativo que  ha asignado de forma anual la Municipalidad del cantón Cuenca a las 21 parroquias rurales en los últimos cuatro años.
Esta cifra se rige conforme a la Ordenanza que norma la Participación Ciudadana y la cogestión de Presupuestos Participativos de la Municipalidad, con las Parroquias Rurales del Cantón y de acuerdo a lo que dicta el Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización, COOTAD.


Hace una semana, el gobierno cantonal entregó a 10 parroquias rubros correspondientes a este presupuesto del periodo fiscal 2018. Con esto, la Municipalidad, en esta administración, ha entregado un total de 26’922.566 dólares hasta el momento.


Estos 26 millones sobrepasan el presupuesto asignado para  los cuatro años -que suma 24’909.472 dólares-. Esto se debe a que la suma de los  26  millones incluye los presupuestos arrastrados de las anteriores administraciones que no han sido recibidas a tiempo, ya sea por la demora al  justificar los recursos o por procesos legales lentos.


En la actualidad, de las 21 parroquias del cantón, tres se encuentran con retrasos lo que les ha impedido cobrar hasta tres prespuestos participativos, como es el caso de Victoria del Portete, porque le falta justificar gastos desde 2015. Baños y Chaucha están en una situación parecida.
Demoras


El presidente de la parroquia Victoria del Portete, Patricio Novillo, reconoció que tiene presupuestos de arrastre. Entre los motivos fueron falta de preparación de los técnicos contratados y un proceso administrativo lento para la autorización del proyecto de mejoramiento del cementerio.
Él espera en estos tres meses que le faltan como administrador, concluir con todas justificaciones para que la nueva administración solamente reciba los presupuestos.  


En los casos de Baños y Chaucha entre los motivos por los que mantienen presupuestos de arrastre desde 2015, se debe a un proceso legal de expropiación de terrenos.    


Para el presidente de la Junta Parroquial de Paccha y presidente encargado del Consorcio de Juntas Parroquiales del cantón, Carlos García, los presupuestos de arrastre son una situación que se da desde hace algunos años.


Reconoce que la falta de experiencia en realizar los trámites o darle seguimiento para que se agilicen son algunos de los motivos.  
“En nuestra parroquia al inicio de la gestión tuvimos que trabajar para justificar los presupuestos de 2011, 2012 y 2013, los mismos que no eran de nuestro periodos”, mencionó García y agregó que esta situación les enseñó a tener al día los procesos.


Paccha es una de las parroquias que se encuentra al día con los presupuestos.
De forma similar, las parroquias de Sinincay, El Valle han justificado sus planes operativo y han recibido ha tiempo los recursos, señaló el comunicado de prensa emitido desde la dirección municipal de Descentralización.


Recursos
Para la entrega de recursos se consideran factores como densidad poblacional y extensión territorial.
De esta forma, El Valle es la parroquia que más recibe, con 738.380 dólares, y la que menos recibe es Octavio Cordero con 108.970 dólares. (I)
Priorización. Con el presupuesto participativo se financia como máximo el 90 por ciento del valor de una obra elegida por la comunidad.


Obras. Entre los proyectos financiados por los presupuestos participativos son el coliseo de Sinincay, las aceras en Chiquintad y alcantarillado en El Valle y Baños.
Asamblea. Para recibir este presupuestos, la obra tiene que pasar por una reunión comunitaria donde se la acepte.