La papa, alimento milenario

Foto: Fernando Machado

El cultivo y producción de este tubérculo se realiza en un tiempo aproximado de cinco meses. Las zonas de mayor producción en el cantón Cuenca son las parroquias rurales Octavio Cordero, Quingeo y Sayausí. Las variedades que más se consumen son la papa bolona, la chola, la superchola y la chaucha.



La papa o patata se ha convertido en un alimento de todos los tiempos. Este producto no diferencia clase social y su siembra se da entre los meses de enero a mayo.


Se cree que el tubérculo fue cultivado por primera vez entre los años 8.000 y 5.000 a.C. en una región que comprendería lo que hoy es los Andes del sur, el altiplano de Perú y el noroeste de Bolivia. Desde entonces se ha extendido por todo el mundo y se ha convertido en un alimento básico en la mayoría de países.


En Ecuador, las papas se cultivan hasta una altitud de 4.000 metros sobre el nivel del mar y sus productores creen que su consumo se incrementará en un tiempo futuro.


En el mercado 10 de Agosto, todo un espacio está destinado para la venta de este producto; igual sucede en otros mercados de Cuenca. “Todos los días vendo hasta cinco quintales. La papa es parte de la dieta diaria y no hay cómo dejar de consumirla”, señala una adulta mayor de nombre María. Agrega que se trata de un producto que está al alcance del bolsillo de todas las personas.


La provincia del Cañar posee buenas condiciones de suelo y clima para cultivar uno de los productos alimenticios considerados de primera necesidad.


Variedad
Existe una gran variedad de papas, caracterizadas por su forma, color, sabor y diferentes beneficios. Los habitantes de la zona rural en el Azuay utilizan mucho este producto en la celebración de fiestas populares.


“En un plato de cuy no puede faltar la papa y el mote”, dice Jorge Guamán, habitante de la parroquia San Joaquín. También señala que el consumo de la papa se incrementa en el Carnaval. “Un locro de papas es propio de nuestra serranía y es un gran alimento”, dice el hombre.


El cultivar revela sacrificio, constancia, inversión y un poco de suerte con las estaciones. La producción de papa en la provincia de Cañar es un ingreso fundamental en la vida de los agricultores. La edad de la población que se dedica a la agricultura supera los 40 años y más del 80 por ciento son mujeres.


Cañar es una de las provincias que más siembra papa en el Ecuador; los cultivos para este tubérculo tienen que sobrepasar los 2.000 metros sobre el nivel del mar. Se estima que aproximadamente 1.700 hectáreas de tierra contienen sembríos de papa en esta provincia.


Es una tradición que ha ido de generación en generación; es común ver familias enteras cosechando papas en los páramos, esquivando el viento con sus rostros curtidos. Todos aprendieron de sus ancestros y se acostumbraron a mantener un producto con calidad.


Tiempo
El cultivo y producción de papa se realiza en un tiempo aproximado de cinco meses; la papa que más se produce en la zona del cantón Cuenca es la papa bolona, la chola, la superchola y la chaucha. Las de menor producción son la esperanza, gabriela, blanca, jubaleña, ya que la mayor producción de estas variedades se encuentra en la zona central.


A pesar de eso son muy consumidas, aseguran Ana Katerine Álvarez y Janeth Tello en su tesis titulada ‘Las nuevas variedades de papas más usadas en Cuenca’. Las zonas de mayor producción de papa en el cantón Cuenca constituyen las parroquias rurales de Octavio Cordero Palacios, Quingeo y Sayausí.
Milenariamente la papa se convirtió en un alimento muy buscado por los pobladores en la región. Además su uso se ha extendido en el mundo entero al ser el ingrediente principal en variedad de recetas. Es deliciosa  asada, frita, cocinada, en chips, rellena, como plato fuerte o en puré.


Plato típico
En Cuenca, se consume las típicas papas con cuero. Señalar una fecha exacta de la aparición de esta receta es difícil, pero es resultado de la mezcla del chancho, traído por los españoles y las papas, como producto propio de América.


En la preparación de las papas con cuero existen diferencias, por ejemplo, en Cuenca se utiliza la variedad de papa superchola por su tamaño pequeño, mientras que en Quito se usa comúnmente la jubaleña o gabriela, que se cortan en pedazos para su cocción.


La venta de papas con cuero se da en los mercados de Cuenca y son servidas al gusto del cliente. Algunos las prefieren acompañadas con arroz, tallarín, aguacate, ensalada de cebolla colorada y verde,  y perejil; otros la piden  con un huevo cocinado. Este plato típico se acompaña con un vaso de refresco, que puede ser agua de horchata. (F)


TRADICIÓN. En Cuenca, se consume las típicas papas con cuero, acompañadas de arroz, tallarín, aguacate o un huevo.
SEMBRÍOS. La producción de papa en la provincia de Cañar es un ingreso fundamental en la vida de los agricultores.
USO. Los habitantes de la zona rural en el Azuay utilizan la papa en los platillos que preparan para celebrar las fiestas populares.


Fotos: Fernando machado El Telégrafo

Rodrigo Matute Torres
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La papa, alimento milenario

Foto: Fernando Machado

El cultivo y producción de este tubérculo se realiza en un tiempo aproximado de cinco meses. Las zonas de mayor producción en el cantón Cuenca son las parroquias rurales Octavio Cordero, Quingeo y Sayausí. Las variedades que más se consumen son la papa bolona, la chola, la superchola y la chaucha.



La papa o patata se ha convertido en un alimento de todos los tiempos. Este producto no diferencia clase social y su siembra se da entre los meses de enero a mayo.


Se cree que el tubérculo fue cultivado por primera vez entre los años 8.000 y 5.000 a.C. en una región que comprendería lo que hoy es los Andes del sur, el altiplano de Perú y el noroeste de Bolivia. Desde entonces se ha extendido por todo el mundo y se ha convertido en un alimento básico en la mayoría de países.


En Ecuador, las papas se cultivan hasta una altitud de 4.000 metros sobre el nivel del mar y sus productores creen que su consumo se incrementará en un tiempo futuro.


En el mercado 10 de Agosto, todo un espacio está destinado para la venta de este producto; igual sucede en otros mercados de Cuenca. “Todos los días vendo hasta cinco quintales. La papa es parte de la dieta diaria y no hay cómo dejar de consumirla”, señala una adulta mayor de nombre María. Agrega que se trata de un producto que está al alcance del bolsillo de todas las personas.


La provincia del Cañar posee buenas condiciones de suelo y clima para cultivar uno de los productos alimenticios considerados de primera necesidad.


Variedad
Existe una gran variedad de papas, caracterizadas por su forma, color, sabor y diferentes beneficios. Los habitantes de la zona rural en el Azuay utilizan mucho este producto en la celebración de fiestas populares.


“En un plato de cuy no puede faltar la papa y el mote”, dice Jorge Guamán, habitante de la parroquia San Joaquín. También señala que el consumo de la papa se incrementa en el Carnaval. “Un locro de papas es propio de nuestra serranía y es un gran alimento”, dice el hombre.


El cultivar revela sacrificio, constancia, inversión y un poco de suerte con las estaciones. La producción de papa en la provincia de Cañar es un ingreso fundamental en la vida de los agricultores. La edad de la población que se dedica a la agricultura supera los 40 años y más del 80 por ciento son mujeres.


Cañar es una de las provincias que más siembra papa en el Ecuador; los cultivos para este tubérculo tienen que sobrepasar los 2.000 metros sobre el nivel del mar. Se estima que aproximadamente 1.700 hectáreas de tierra contienen sembríos de papa en esta provincia.


Es una tradición que ha ido de generación en generación; es común ver familias enteras cosechando papas en los páramos, esquivando el viento con sus rostros curtidos. Todos aprendieron de sus ancestros y se acostumbraron a mantener un producto con calidad.


Tiempo
El cultivo y producción de papa se realiza en un tiempo aproximado de cinco meses; la papa que más se produce en la zona del cantón Cuenca es la papa bolona, la chola, la superchola y la chaucha. Las de menor producción son la esperanza, gabriela, blanca, jubaleña, ya que la mayor producción de estas variedades se encuentra en la zona central.


A pesar de eso son muy consumidas, aseguran Ana Katerine Álvarez y Janeth Tello en su tesis titulada ‘Las nuevas variedades de papas más usadas en Cuenca’. Las zonas de mayor producción de papa en el cantón Cuenca constituyen las parroquias rurales de Octavio Cordero Palacios, Quingeo y Sayausí.
Milenariamente la papa se convirtió en un alimento muy buscado por los pobladores en la región. Además su uso se ha extendido en el mundo entero al ser el ingrediente principal en variedad de recetas. Es deliciosa  asada, frita, cocinada, en chips, rellena, como plato fuerte o en puré.


Plato típico
En Cuenca, se consume las típicas papas con cuero. Señalar una fecha exacta de la aparición de esta receta es difícil, pero es resultado de la mezcla del chancho, traído por los españoles y las papas, como producto propio de América.


En la preparación de las papas con cuero existen diferencias, por ejemplo, en Cuenca se utiliza la variedad de papa superchola por su tamaño pequeño, mientras que en Quito se usa comúnmente la jubaleña o gabriela, que se cortan en pedazos para su cocción.


La venta de papas con cuero se da en los mercados de Cuenca y son servidas al gusto del cliente. Algunos las prefieren acompañadas con arroz, tallarín, aguacate, ensalada de cebolla colorada y verde,  y perejil; otros la piden  con un huevo cocinado. Este plato típico se acompaña con un vaso de refresco, que puede ser agua de horchata. (F)


TRADICIÓN. En Cuenca, se consume las típicas papas con cuero, acompañadas de arroz, tallarín, aguacate o un huevo.
SEMBRÍOS. La producción de papa en la provincia de Cañar es un ingreso fundamental en la vida de los agricultores.
USO. Los habitantes de la zona rural en el Azuay utilizan la papa en los platillos que preparan para celebrar las fiestas populares.


Fotos: Fernando machado El Telégrafo

Rodrigo Matute Torres
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.