Mujeres crean arte en sus tejidos

Elizabeth Durazno y María Zumba son parte del grupo de mujeres que elaboran las artesanías en la parroquia Molleturo.

Un grupo de emprendedoras de Molleturo elaboran aretes con caras de artistas y animales. Con seis meses de trabajo sus productos han llegado a EE.UU.

Un grupo de mujeres de Molleturo se juntaron para desarrollar una propuesta artesanal y creativa denominada ‘Warmi Muyu’, como su nombre lo indica, elaborando artesanías a mano utilizando los mullos.


Aretes con caras de la artista Frida Kahlo, de zorrillo de monte o animales salvajes y figuras cañaris son algunos de sus productos con mayor aceptación. También elaboran manillas, parches y bolsos.


Nacieron hace seis meses y aunque están en fase de experimentación han realizado envíos a nivel nacional y a escala internacional como a Bélgica y Estados Unidos. Así lo dio a conocer Mishelle Calle, cofundadora del proyecto integrante del colectivo.


El valor de los objetos varía según el tamaño, color y formas. Oscila entre los  20 y 50 dólares.


Actualmente trabajan a través de los pedidos recibidos en las redes sociales y el tiempo de entrega es de una semana.
Elizabeth Durazno, otra integrante del colectivo, dijo que su emprendimiento surgió frente a la falta de empleo en su comunidad y sus habilidades se despertaron cuando se  autoeducaron. (I)

Mujeres crean arte en sus tejidos

Elizabeth Durazno y María Zumba son parte del grupo de mujeres que elaboran las artesanías en la parroquia Molleturo.

Un grupo de emprendedoras de Molleturo elaboran aretes con caras de artistas y animales. Con seis meses de trabajo sus productos han llegado a EE.UU.

Un grupo de mujeres de Molleturo se juntaron para desarrollar una propuesta artesanal y creativa denominada ‘Warmi Muyu’, como su nombre lo indica, elaborando artesanías a mano utilizando los mullos.


Aretes con caras de la artista Frida Kahlo, de zorrillo de monte o animales salvajes y figuras cañaris son algunos de sus productos con mayor aceptación. También elaboran manillas, parches y bolsos.


Nacieron hace seis meses y aunque están en fase de experimentación han realizado envíos a nivel nacional y a escala internacional como a Bélgica y Estados Unidos. Así lo dio a conocer Mishelle Calle, cofundadora del proyecto integrante del colectivo.


El valor de los objetos varía según el tamaño, color y formas. Oscila entre los  20 y 50 dólares.


Actualmente trabajan a través de los pedidos recibidos en las redes sociales y el tiempo de entrega es de una semana.
Elizabeth Durazno, otra integrante del colectivo, dijo que su emprendimiento surgió frente a la falta de empleo en su comunidad y sus habilidades se despertaron cuando se  autoeducaron. (I)