Cuatro ejes marcan el desarrollo del cantón Nabón

Hace 31 años, cuando Nabón se separó de Girón y se convirtió en el octavo cantón de Azuay, sus calles eran de tierra y tenía poca infraestructura y servicios. Hoy, las vías están pavimentadas; en lugar de un dispensario, hay un centro de salud tipo C; el agua entubada fue sustituida en un 95 por ciento por agua potable... Estos son algunos avances que sus habitantes destacan al recordar que este fin de semana cumple un año más como cantón.


“Éramos un pueblo chiquito, pero desde que somos cantón crecimos a pasos gigantes, recuerdo todavía cuando construían el edificio municipal; eso era muy importante para nosotros”, comenta Remigio Capelo, quien es conocido por ser el principal productor de tequila. Cada mes  vende 300 botellas de aguardiente.
Él es miembro de la mesa de producción que nació hace 17 años y que agrupa a  57 asociaciones de productores de animales menores, hortalizas, frutos y productos elaborados. La mayoría están legalmente constituidas.


Este espacio de encuentro es una de las muestras de participación y planificación que hay en el cantón, aseguró Capelo.
La alcaldesa Magali Quezada cree que las reuniones cara a cara, donde la gente debate y planifica, han hecho que Nabón se desarrolle: “La participación no es una técnica nueva, nuestros abuelos ya lo hacían para determinar épocas de siembra o para guardar semillas”.
Según la alcaldesa, el desarrollo del cantón se sostiene en cuatro ejes: participación y planificación comunitaria,  conectividad, asociatividad y la valoración de la producción agrícola.  


Agregó que, para los nabonenses, desarrollo “no es tener casas nuevas y altos edificios; por el contrario, es tener alimentos sanos y poder vivir en comunidad”.


Esperanza Morocho, integrante de la asociación de productores de hortalizas ‘San Juan Bautista de Nabón’, señaló que en los últimos años el cantón ha mantenido su marca ‘Nabón, productos limpios’, debido al incremento de cultivos agroecológicos y el impulso de buscar nuevos mercados para comercializar. Tienen mercado en los cantones cercanos, como Oña y Cuenca.


“Al agruparnos, mejoraron  nuestros ingresos y logró que nuestros líderes ocupen espacios en la toma de decisiones”, reiteró.
En la actualidad, Nabón cuenta con una sola vía de acceso para que los habitantes trasladen sus productos: La Ramada-Nabón, de 17 kilómetros. “Pese a nuestras quejas, la Prefectura y el Estado nos adeudan vías a Nabón-Cochapata-Oña y  a Bayán”, añadió la moradora.
Las actividades programadas por la cantonización se desarrollarán desde hoy hasta el domingo. (I)

Cuatro ejes marcan el desarrollo del cantón Nabón

Hace 31 años, cuando Nabón se separó de Girón y se convirtió en el octavo cantón de Azuay, sus calles eran de tierra y tenía poca infraestructura y servicios. Hoy, las vías están pavimentadas; en lugar de un dispensario, hay un centro de salud tipo C; el agua entubada fue sustituida en un 95 por ciento por agua potable... Estos son algunos avances que sus habitantes destacan al recordar que este fin de semana cumple un año más como cantón.


“Éramos un pueblo chiquito, pero desde que somos cantón crecimos a pasos gigantes, recuerdo todavía cuando construían el edificio municipal; eso era muy importante para nosotros”, comenta Remigio Capelo, quien es conocido por ser el principal productor de tequila. Cada mes  vende 300 botellas de aguardiente.
Él es miembro de la mesa de producción que nació hace 17 años y que agrupa a  57 asociaciones de productores de animales menores, hortalizas, frutos y productos elaborados. La mayoría están legalmente constituidas.


Este espacio de encuentro es una de las muestras de participación y planificación que hay en el cantón, aseguró Capelo.
La alcaldesa Magali Quezada cree que las reuniones cara a cara, donde la gente debate y planifica, han hecho que Nabón se desarrolle: “La participación no es una técnica nueva, nuestros abuelos ya lo hacían para determinar épocas de siembra o para guardar semillas”.
Según la alcaldesa, el desarrollo del cantón se sostiene en cuatro ejes: participación y planificación comunitaria,  conectividad, asociatividad y la valoración de la producción agrícola.  


Agregó que, para los nabonenses, desarrollo “no es tener casas nuevas y altos edificios; por el contrario, es tener alimentos sanos y poder vivir en comunidad”.


Esperanza Morocho, integrante de la asociación de productores de hortalizas ‘San Juan Bautista de Nabón’, señaló que en los últimos años el cantón ha mantenido su marca ‘Nabón, productos limpios’, debido al incremento de cultivos agroecológicos y el impulso de buscar nuevos mercados para comercializar. Tienen mercado en los cantones cercanos, como Oña y Cuenca.


“Al agruparnos, mejoraron  nuestros ingresos y logró que nuestros líderes ocupen espacios en la toma de decisiones”, reiteró.
En la actualidad, Nabón cuenta con una sola vía de acceso para que los habitantes trasladen sus productos: La Ramada-Nabón, de 17 kilómetros. “Pese a nuestras quejas, la Prefectura y el Estado nos adeudan vías a Nabón-Cochapata-Oña y  a Bayán”, añadió la moradora.
Las actividades programadas por la cantonización se desarrollarán desde hoy hasta el domingo. (I)