Ciudadanos invidentes reciben equipos técnicos

La población de discapacitados en la provincia del Cañar alcanza a 1.746, de los cuales 90 han recibido las ayudas
José Espinoza y junto a otros discapacitados visuales

Azogues. Para veinte discapacitados visuales la espera valió la pena. Después de varias semanas de gestión ante el Consejo Nacional de Discapacidades Físicas, CONADIS, ayer recibieron la donación de equipos técnicos para mejorar su calidad de vida.

Entre las ayudas constan bastones guía, relojes parlantes, materiales para el aprendizaje en el programa de alfabetización, como grabadora y casetes, punzón, regleta y ábaco, que les sirve para practicar la escritura braille.

La coordinación provincial del CONADIS también hizo la entrega de pañales desechables para cinco personas con discapacidad.

Comprensión

José Espinoza Calle, de 57 años, presidente de la Asociación de Discapacitados Visuales del Cañar y quien perdió la vista a los 22 años, dice que por primera vez los miembros del gremio reciben las ayudas técnicas. "Es hora que las instituciones públicas y privadas ayuden a este sector de la población, no queremos que nos tengan lástima sino que nos comprendan porque tenemos derechos: a la vida, salud, capacitación y formar nuestros hogares".

"Cuando perdí la vista viví en carne propia las injusticias que se cometen en la sociedad", dice Espinoza. La Asociación está integrada por 25 personas, de los cuales diez están activas.

Ausencia

Para el dirigente, la carencia de apoyo de los familiares de los discapacitados visuales obstaculiza que esas personas reciban las ayudas. "Personalmente he difundido el programa de entregas gratuitas de equipos técnicos, insumos médicos y medicamentos, dentro del programa Ecuador sin barreras que tiene el respaldo del vicepresidente de la República, Lenin Moreno.

Espinoza criticó la ausencia de algunas autoridades que no apoyan a ese sector de la población; por varios años esperan la construcción de un cerramiento en la sede del gremio, ubicada en el cantón El Tambo.

Campaña

Paola Jimbo, coordinadora del CONADIS, indicó que en el Cañar la campaña de difusión sobre las ayudas es continua. "Se necesita la colaboración de las familias para que los ciudadanos con capacidades especiales puedan acceder a las donaciones", dijo.

Según la funcionaria, llevan adelante programas de calificación y carnetización a personas con discapacidad a través de salidas directas a los cantones. Trabajaron en La Troncal, y a El Tambo asistirán el 28 y 29 de agosto.

1.746 discapacitados están registrados

La población de discapacitados en la provincia del Cañar alcanza a 1.746, todos disponen del carné otorgado por el CONADIS. De ese grupo solo 90 personas han recibido las donaciones según sus necesidades. "Pese a las campañas de difusión que se realizan no hay la participación de sus familias, en otros casos hay personas que disponen de los implementos técnicos y no requieren hacer el trámite", opina Paola Jimbo, coordinadora del CONADIS, pues la coordinación no tiene el suficiente personal para trasladarse de casa en casa ofreciendo el programa.

Ciudadanos invidentes reciben equipos técnicos

José Espinoza y junto a otros discapacitados visuales

Azogues. Para veinte discapacitados visuales la espera valió la pena. Después de varias semanas de gestión ante el Consejo Nacional de Discapacidades Físicas, CONADIS, ayer recibieron la donación de equipos técnicos para mejorar su calidad de vida.

Entre las ayudas constan bastones guía, relojes parlantes, materiales para el aprendizaje en el programa de alfabetización, como grabadora y casetes, punzón, regleta y ábaco, que les sirve para practicar la escritura braille.

La coordinación provincial del CONADIS también hizo la entrega de pañales desechables para cinco personas con discapacidad.

Comprensión

José Espinoza Calle, de 57 años, presidente de la Asociación de Discapacitados Visuales del Cañar y quien perdió la vista a los 22 años, dice que por primera vez los miembros del gremio reciben las ayudas técnicas. "Es hora que las instituciones públicas y privadas ayuden a este sector de la población, no queremos que nos tengan lástima sino que nos comprendan porque tenemos derechos: a la vida, salud, capacitación y formar nuestros hogares".

"Cuando perdí la vista viví en carne propia las injusticias que se cometen en la sociedad", dice Espinoza. La Asociación está integrada por 25 personas, de los cuales diez están activas.

Ausencia

Para el dirigente, la carencia de apoyo de los familiares de los discapacitados visuales obstaculiza que esas personas reciban las ayudas. "Personalmente he difundido el programa de entregas gratuitas de equipos técnicos, insumos médicos y medicamentos, dentro del programa Ecuador sin barreras que tiene el respaldo del vicepresidente de la República, Lenin Moreno.

Espinoza criticó la ausencia de algunas autoridades que no apoyan a ese sector de la población; por varios años esperan la construcción de un cerramiento en la sede del gremio, ubicada en el cantón El Tambo.

Campaña

Paola Jimbo, coordinadora del CONADIS, indicó que en el Cañar la campaña de difusión sobre las ayudas es continua. "Se necesita la colaboración de las familias para que los ciudadanos con capacidades especiales puedan acceder a las donaciones", dijo.

Según la funcionaria, llevan adelante programas de calificación y carnetización a personas con discapacidad a través de salidas directas a los cantones. Trabajaron en La Troncal, y a El Tambo asistirán el 28 y 29 de agosto.

1.746 discapacitados están registrados

La población de discapacitados en la provincia del Cañar alcanza a 1.746, todos disponen del carné otorgado por el CONADIS. De ese grupo solo 90 personas han recibido las donaciones según sus necesidades. "Pese a las campañas de difusión que se realizan no hay la participación de sus familias, en otros casos hay personas que disponen de los implementos técnicos y no requieren hacer el trámite", opina Paola Jimbo, coordinadora del CONADIS, pues la coordinación no tiene el suficiente personal para trasladarse de casa en casa ofreciendo el programa.