Ciudadanos y técnicos prevén aprovechar los desperdicios del embalse de Mazar

Técnicos de la Prefectura e integrantes de asociaciones recorren la zona donde se acumulan troncos secos y plásticos.

Integrantes de las asociaciones de productores del cantón Guachapala se reunieron con los técnicos de AgroAzuay, de la Prefectura, para encontrar alternativas productivas para el manejo de los materiales acumulados en el embalse del río Paute.


Troncos secos y fundas plásticas son los desperdicios arrastrados por el cauce, que se acumulan en la cola del embalse de la presa Mazar.
Gustavo Clavijo, técnico de AgroAzuay, explicó que se reunieron con tres asociaciones de productores de la zona, con quienes observaron el potencial que existe para el aprovechamiento de los materiales como la madera que se encuentra acumulada.


Al momento tienen tres propuestas: convertir  la madera liviana en abono orgánico tipo compost, la madera de alta densidad en leña para venderla a los propietarios de hornos de ladrillo; y otra línea de aprovechamiento es convertirla en carbón.


Clavijo añadió que el siguiente paso es armar un proyecto integral con los técnicos de la Prefectura y otras instituciones. (I)
Entre las formas de aprovechamiento de la madera están la de convertirla en abono orgánico, en leña para hornos o en carbón.

Ciudadanos y técnicos prevén aprovechar los desperdicios del embalse de Mazar

Técnicos de la Prefectura e integrantes de asociaciones recorren la zona donde se acumulan troncos secos y plásticos.

Integrantes de las asociaciones de productores del cantón Guachapala se reunieron con los técnicos de AgroAzuay, de la Prefectura, para encontrar alternativas productivas para el manejo de los materiales acumulados en el embalse del río Paute.


Troncos secos y fundas plásticas son los desperdicios arrastrados por el cauce, que se acumulan en la cola del embalse de la presa Mazar.
Gustavo Clavijo, técnico de AgroAzuay, explicó que se reunieron con tres asociaciones de productores de la zona, con quienes observaron el potencial que existe para el aprovechamiento de los materiales como la madera que se encuentra acumulada.


Al momento tienen tres propuestas: convertir  la madera liviana en abono orgánico tipo compost, la madera de alta densidad en leña para venderla a los propietarios de hornos de ladrillo; y otra línea de aprovechamiento es convertirla en carbón.


Clavijo añadió que el siguiente paso es armar un proyecto integral con los técnicos de la Prefectura y otras instituciones. (I)
Entre las formas de aprovechamiento de la madera están la de convertirla en abono orgánico, en leña para hornos o en carbón.