Checa cuenta con su primer mirador turístico

A ocho kilómetros del centro parroquial, los visitantes pueden acceder a este espacio turístico recién implementado que cuenta con cabañas, un parqueadero  y senderos. Está a 12 kilómetros de Cuenca.


Adultos mayores disfrutan de una mañana en el primer mirador parroquial, ubicado a ocho kilómetros del centro de Checa. Un pasamano, una cabaña, un sendero de dos kilómetros y una cancha deportiva en una extensión de tres hectáreas forman el primer mirador turístico de la parroquia Checa, ubicado al norte de Cuenca.


Guillermo Robles, presidente de la junta parroquial, explicó que esta obra es la primera propuesta que busca activar las potencialidades turísticas de la zona. Reconoce que no está finalizada, pero dispone de los requerimientos mínimos para que los visitantes disfruten de la naturaleza, observen paisajes diferentes del cantón y acampen.


Desde la cima, el turista puede divisar los caseríos de las parroquias aledañas de Chiquintad, Octavio Cordero y de las zonas vecinas del cantón Déleg, en la provincia de Cañar.


Además, si el turista dispone de tiempo y está en la cumbre, puede recorrer 20 kilómetros hasta las vertientes de agua que son utilizadas para el funcionamiento de la planta de Saymirín o el lugar donde nace el río Machángara.


Llegar al mirador es “bastante sencillo”, aseguró el presidente de la Junta. Los turistas pueden trasladarse en bus o en vehículo desde el centro de Cuenca hasta el parque central de Checa, la distancia es  12 kilómetros, pero puede tomar un poco más de 40 minutos por el tráfico. Luego se debe ascender dos kilómetros más, pasando por las comunidades Corpanche y Perpetuo Socorro; finalmente se debe subir unos metros más por  un camino a lastre hasta la cúspide del cerro San Francisco.


En días anteriores, la primera etapa de esta obra fue presentada a los adultos mayores y niños de la parroquia; quienes ascendieron, jugaron un rato y se tomaron fotos.


Proyecto
Manuel Alvarado, expresidente de la junta parroquial, mencionó que el proyecto es ambicioso y se encuentra en un 40 por ciento de la ejecución, espera que la nueva administración que asuma funciones el 14 de mayo puede mejorarla e incorporar recorridos guiados a pie o a caballo.  
Agregó que se han iniciado diálogos con el Banco de Desarrollo del Ecuador para adquirir un préstamo y colocar un sistema de tarabitas que unirán el cerro San Francisco con el cerro Lucero en una distancia de 900 metros. (I)


Visita. Las mañanas de los días soleados son las más indicadas para recorrer el mirador que cuenta con senderos de 2.5 kilómetros.
Área. El terreno donde está emplazado el primer mirador turístico fue adquirido por los directivos de la junta parroquial saliente.   
Obra. La construcción del mirador fue una de las ofertas de campaña del presidente saliente y tuvo demoras debido a la falta de recursos.

Checa cuenta con su primer mirador turístico

A ocho kilómetros del centro parroquial, los visitantes pueden acceder a este espacio turístico recién implementado que cuenta con cabañas, un parqueadero  y senderos. Está a 12 kilómetros de Cuenca.


Adultos mayores disfrutan de una mañana en el primer mirador parroquial, ubicado a ocho kilómetros del centro de Checa. Un pasamano, una cabaña, un sendero de dos kilómetros y una cancha deportiva en una extensión de tres hectáreas forman el primer mirador turístico de la parroquia Checa, ubicado al norte de Cuenca.


Guillermo Robles, presidente de la junta parroquial, explicó que esta obra es la primera propuesta que busca activar las potencialidades turísticas de la zona. Reconoce que no está finalizada, pero dispone de los requerimientos mínimos para que los visitantes disfruten de la naturaleza, observen paisajes diferentes del cantón y acampen.


Desde la cima, el turista puede divisar los caseríos de las parroquias aledañas de Chiquintad, Octavio Cordero y de las zonas vecinas del cantón Déleg, en la provincia de Cañar.


Además, si el turista dispone de tiempo y está en la cumbre, puede recorrer 20 kilómetros hasta las vertientes de agua que son utilizadas para el funcionamiento de la planta de Saymirín o el lugar donde nace el río Machángara.


Llegar al mirador es “bastante sencillo”, aseguró el presidente de la Junta. Los turistas pueden trasladarse en bus o en vehículo desde el centro de Cuenca hasta el parque central de Checa, la distancia es  12 kilómetros, pero puede tomar un poco más de 40 minutos por el tráfico. Luego se debe ascender dos kilómetros más, pasando por las comunidades Corpanche y Perpetuo Socorro; finalmente se debe subir unos metros más por  un camino a lastre hasta la cúspide del cerro San Francisco.


En días anteriores, la primera etapa de esta obra fue presentada a los adultos mayores y niños de la parroquia; quienes ascendieron, jugaron un rato y se tomaron fotos.


Proyecto
Manuel Alvarado, expresidente de la junta parroquial, mencionó que el proyecto es ambicioso y se encuentra en un 40 por ciento de la ejecución, espera que la nueva administración que asuma funciones el 14 de mayo puede mejorarla e incorporar recorridos guiados a pie o a caballo.  
Agregó que se han iniciado diálogos con el Banco de Desarrollo del Ecuador para adquirir un préstamo y colocar un sistema de tarabitas que unirán el cerro San Francisco con el cerro Lucero en una distancia de 900 metros. (I)


Visita. Las mañanas de los días soleados son las más indicadas para recorrer el mirador que cuenta con senderos de 2.5 kilómetros.
Área. El terreno donde está emplazado el primer mirador turístico fue adquirido por los directivos de la junta parroquial saliente.   
Obra. La construcción del mirador fue una de las ofertas de campaña del presidente saliente y tuvo demoras debido a la falta de recursos.