Busa y el cerro San Pablo son protectores de San Fernando

El cantón San Fernando se asienta al pie del cerro San Pablo, un lugar que es muy visitado, en especial, por personas que gustan del parapente.
FOTO: Fernando Machado EL TELÉGRAFO

Este cantón azuayo se encuentra situado a 62 kilómetros de Cuenca. Posee una laguna de 12 hectáreas donde se puede pasear en bote y hacer pesca deportiva. Sus grandes espacios verdes permiten acampar o subir hasta el cerro San Pablo que está a más de 700 metros de altura, sobre el nivel de la laguna.

El imponente cerro San Pablo es el primero en mostrarse cuando se llega al cantón San Fernando, provincia del Azuay.

Desde varios sectores da la impresión que es un hombre acostado, pero de acuerdo como se acerca, esta elevación se constituye en el atractivo más importante del lugar y a sus faldas están las mansas aguas de la laguna de Busa, llamada por los cañaris “Leoquina” o “Laguna de la culebra”.

Estos dos paradisiacos destinos hacen un complemento perfecto para cautivar a los turistas que llegan hasta este cantón que está situado en la parte sur occidente de la provincia del Azuay.

“San Fernando siempre da lo mejor a nuestros visitantes. Estamos celebrando la cantonización y fundación”, dijo su alcalde Claudio Loja.

La laguna con sus aguas frías se extiende a lo largo de 12 hectáreas. La actual administración municipal y la anterior han invertido más de 1’000.000 de dólares para mejorar sus instalaciones, “ahora nos toca promocionar para que el turista venga”, dijo Loja.

Para mejorar el turismo está previsto realizar documentales, implementar la Unidad de Turismo dentro de la Municipalidad y unir proyectos con los otros cantones y hacer un corredor turístico, bien puede ser con El Chorro de Girón, La laguna de Busa en San Fernando y con Santa Isabel para que muestren su Valle de Yunguilla.

Al cantón San Fernando en el año 2018 llegó una afluencia de 18.000 vehículos, mientras en el año anterior se contabilizó un aproximado de 150.000 turistas que visitaron sus atractivos.

En la laguna puede disfrutar de un pase en bote, realizar una pesca deportiva, ya que existe una gran cantidad de tilapia y también se puede hospedar en este sector en medio de la naturaleza donde se han levantado cabañas.

Una ruta lleva a los turistas alrededor de la laguna, cuyo recorrido le toma un aproximado de 40 minutos en medio de una verde y abundante vegetación. El trinar de las aves, el chapuzón de los patos y el olor a naturaleza, atrapan a los que visitan. La temperatura promedio en este lugar es del 15 grados.

En medio de esta caminata se construye un canoping que estará al servicio de los turistas en pocas semanas más.

Para Eloy Castro, ex concejal del cantón, San Fernando nace como un caserío en el año de 1562 con el nombre de Santiago de San Fernando. “La zona antes se llamaba ‘Pacaibamba’ que quería decir ‘zona de cultivo de guabas’”, agrega.

El 6 de mayo de 1986 se constituye como cantón de la provincia del Azuay y en el año de 1972 es nombrada como Patrimonio de la Nación. Sus calles empinadas y llenas de historia dejan ver cómo sus habitantes fueron construyendo y levantando una pequeña ciudad que tiene mucha armonía con la naturaleza.

“Nuestra gente es amable y acogedora”, indica el alcalde, mientras la banda de pueblo de San Fernando no deja de sonar para que los danzantes alegremente bailen al pie de su iglesia.

Tradicionalmente, cada 30 de mayo se celebra las fiestas en honor a su patrón, San Fernando, mientras que el 31 es su fundación, fiesta que este año se extenderá hasta hoy domingo. (I)

DESTACADO
Su iglesia matriz es parte de las celebraciones en homenaje al patrono San Fernando, cuyas fiestas se celebraron el 30 de mayo.

Rodrigo Matute Torres
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Busa y el cerro San Pablo son protectores de San Fernando

El cantón San Fernando se asienta al pie del cerro San Pablo, un lugar que es muy visitado, en especial, por personas que gustan del parapente.
FOTO: Fernando Machado EL TELÉGRAFO

Este cantón azuayo se encuentra situado a 62 kilómetros de Cuenca. Posee una laguna de 12 hectáreas donde se puede pasear en bote y hacer pesca deportiva. Sus grandes espacios verdes permiten acampar o subir hasta el cerro San Pablo que está a más de 700 metros de altura, sobre el nivel de la laguna.

El imponente cerro San Pablo es el primero en mostrarse cuando se llega al cantón San Fernando, provincia del Azuay.

Desde varios sectores da la impresión que es un hombre acostado, pero de acuerdo como se acerca, esta elevación se constituye en el atractivo más importante del lugar y a sus faldas están las mansas aguas de la laguna de Busa, llamada por los cañaris “Leoquina” o “Laguna de la culebra”.

Estos dos paradisiacos destinos hacen un complemento perfecto para cautivar a los turistas que llegan hasta este cantón que está situado en la parte sur occidente de la provincia del Azuay.

“San Fernando siempre da lo mejor a nuestros visitantes. Estamos celebrando la cantonización y fundación”, dijo su alcalde Claudio Loja.

La laguna con sus aguas frías se extiende a lo largo de 12 hectáreas. La actual administración municipal y la anterior han invertido más de 1’000.000 de dólares para mejorar sus instalaciones, “ahora nos toca promocionar para que el turista venga”, dijo Loja.

Para mejorar el turismo está previsto realizar documentales, implementar la Unidad de Turismo dentro de la Municipalidad y unir proyectos con los otros cantones y hacer un corredor turístico, bien puede ser con El Chorro de Girón, La laguna de Busa en San Fernando y con Santa Isabel para que muestren su Valle de Yunguilla.

Al cantón San Fernando en el año 2018 llegó una afluencia de 18.000 vehículos, mientras en el año anterior se contabilizó un aproximado de 150.000 turistas que visitaron sus atractivos.

En la laguna puede disfrutar de un pase en bote, realizar una pesca deportiva, ya que existe una gran cantidad de tilapia y también se puede hospedar en este sector en medio de la naturaleza donde se han levantado cabañas.

Una ruta lleva a los turistas alrededor de la laguna, cuyo recorrido le toma un aproximado de 40 minutos en medio de una verde y abundante vegetación. El trinar de las aves, el chapuzón de los patos y el olor a naturaleza, atrapan a los que visitan. La temperatura promedio en este lugar es del 15 grados.

En medio de esta caminata se construye un canoping que estará al servicio de los turistas en pocas semanas más.

Para Eloy Castro, ex concejal del cantón, San Fernando nace como un caserío en el año de 1562 con el nombre de Santiago de San Fernando. “La zona antes se llamaba ‘Pacaibamba’ que quería decir ‘zona de cultivo de guabas’”, agrega.

El 6 de mayo de 1986 se constituye como cantón de la provincia del Azuay y en el año de 1972 es nombrada como Patrimonio de la Nación. Sus calles empinadas y llenas de historia dejan ver cómo sus habitantes fueron construyendo y levantando una pequeña ciudad que tiene mucha armonía con la naturaleza.

“Nuestra gente es amable y acogedora”, indica el alcalde, mientras la banda de pueblo de San Fernando no deja de sonar para que los danzantes alegremente bailen al pie de su iglesia.

Tradicionalmente, cada 30 de mayo se celebra las fiestas en honor a su patrón, San Fernando, mientras que el 31 es su fundación, fiesta que este año se extenderá hasta hoy domingo. (I)

DESTACADO
Su iglesia matriz es parte de las celebraciones en homenaje al patrono San Fernando, cuyas fiestas se celebraron el 30 de mayo.

Rodrigo Matute Torres
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.