Azuay protege 380.000 ha. de páramos y bosques

El Cajas, Quimsacocha, Río Negro-Sopladora, Marco Pérez de Castillas y 29 áreas más de bosque y vegetación protectora son parte del patrimonio natural de la provincia. Estas zonas garantizan el abastecimiento de agua para riego y consumo, y precautelan la vida de especies de flora y fauna.
Mujeres campesinas y el sacerdote salesiano Andrés Lobato recorren una de las tres lagunas ubicadas en el área Nacional de Recreación Quimsacocha.

Con la incorporación de la área comunitaria de protección del cantón Oña durante el mes pasado, la provincia del Azuay suma hasta la fecha 380.000 hectáreas de conservación de páramos y bosques. Cifra que equivale aproximadamente a 59 estadios de fútbol.

El cuidado de estas tierras, según lo explicó Silvio Cabrera, responsable de la Unidad de Patrimonio Natural del Ministerio del Ambiente en Azuay, permite el cuidado de ecosistemas, la protección de cuencas hidrográficas y el cuidado de las especies endémicas o amenazadas de extinción.

El biólogo y docente universitario, Danilo Minga, mencionó que “la cantidad de hectáreas de protección es contundente”, pero que aún hacen falta proyectos de cuidado de otros sistemas ecológicos como son los matorrales ubicados en los cantones de Oña y Nabón.

El docente aseguró que estos espacios, además de su función de aportar con el agua para las comunidades, permiten la investigación científica para entender sus comportamientos y los del ambiente en relación al cambio climático; y además permite el desarrollo de ecoturismo.

Clasificación
En Azuay, las hectáreas protegidas pertenecen a tres categorías. 

Las de mayor importancia, y parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, son cuatro: Parque Nacional Cajas, Área Nacional de Recreación Quimsacocha, Río Negro-Sopladora y la área de protección comunitaria Marco Pérez de Castillas, última incorporada a la lista y que está ubicada en el cantón Oña, con un área de 8.604 hectáreas.

El técnico del MAE detalló que las áreas, al ser de importancia nacional, se excluye cualquier concesión minera, de acuerdo con lo estipulado en la consulta popular de 2018.

Cajas con 28.500 hectáreas y Quimsacocha con 3.217 hectáreas fueron delegadas por el Ministerio al Municipio de Cuenca para que las administre.

Mayor permisibilidad
En la categoría de bosques y vegetación protectora hay 29 áreas que están ubicadas dentro de la provincia o que comparten jurisdicción con las localidades de las provincias del Oro, Guayas, Cañar o Morona Santiago.

En estos territorios hay mayor permisividad con la existencia de propiedades privadas, actividades productivas y zonas de reserva.

Según los documentos históricos del Ministerio del Ambientes, la mayoría de las declaraciones de bosques o vegetación protectora se dieron en 1985 con un enfoque básico para garantizar la recarga hídrica para el proyecto hidroeléctrico Paute y la represa Molino.

En esta categoría está el bosque protector del Collay, que es la primera área manejada por una mancomunidad de comuneros, municipios de Azuay y Morona Santiago, con 29.800 hectáreas de extensión.

Otro bosque protector es el Aguarongo, que comparte jurisdicción con los cantones de Gualaceo, Cuenca y Sígsig; y tiene una extensión de 2.078 hectáreas.

Otra categoría
La tercera categoría otorgada por el Ministerio del Ambiente es el área patrimonio forestal del Estado que corresponde a Totoracocha, una zona ubicada en el sector Tutupali del cantón Cuenca.

Esta área tiene una extensión de 636 hectáreas y está adjudicado a la Asociación de Trabajadores Agrícolas de Totoracocha, quienes tienen un espacio de para el aprovechamiento del pino, otra para la conservación y una más actividades agrícolas y pecuarias de subsistencia.

Comunidad
La necesidad de tener agua para riego y consumo ha animado a los agricultores y moradores de las zonas rurales para conservar sus tierras.

Ángel Pineda, comunero de Oña, mencionó que su esfuerzo por cuidar el área Marcos Pérez de Castilla es porque “sin agüita no podemos vivir y sabemos que es esencial en nuestra vidas”.

Añadió que sus abuelos cuidaron de esa zona, así lo harán él y sus hijos. (I)

Ximena Tapia M.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Azuay protege 380.000 ha. de páramos y bosques

Mujeres campesinas y el sacerdote salesiano Andrés Lobato recorren una de las tres lagunas ubicadas en el área Nacional de Recreación Quimsacocha.

Con la incorporación de la área comunitaria de protección del cantón Oña durante el mes pasado, la provincia del Azuay suma hasta la fecha 380.000 hectáreas de conservación de páramos y bosques. Cifra que equivale aproximadamente a 59 estadios de fútbol.

El cuidado de estas tierras, según lo explicó Silvio Cabrera, responsable de la Unidad de Patrimonio Natural del Ministerio del Ambiente en Azuay, permite el cuidado de ecosistemas, la protección de cuencas hidrográficas y el cuidado de las especies endémicas o amenazadas de extinción.

El biólogo y docente universitario, Danilo Minga, mencionó que “la cantidad de hectáreas de protección es contundente”, pero que aún hacen falta proyectos de cuidado de otros sistemas ecológicos como son los matorrales ubicados en los cantones de Oña y Nabón.

El docente aseguró que estos espacios, además de su función de aportar con el agua para las comunidades, permiten la investigación científica para entender sus comportamientos y los del ambiente en relación al cambio climático; y además permite el desarrollo de ecoturismo.

Clasificación
En Azuay, las hectáreas protegidas pertenecen a tres categorías. 

Las de mayor importancia, y parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, son cuatro: Parque Nacional Cajas, Área Nacional de Recreación Quimsacocha, Río Negro-Sopladora y la área de protección comunitaria Marco Pérez de Castillas, última incorporada a la lista y que está ubicada en el cantón Oña, con un área de 8.604 hectáreas.

El técnico del MAE detalló que las áreas, al ser de importancia nacional, se excluye cualquier concesión minera, de acuerdo con lo estipulado en la consulta popular de 2018.

Cajas con 28.500 hectáreas y Quimsacocha con 3.217 hectáreas fueron delegadas por el Ministerio al Municipio de Cuenca para que las administre.

Mayor permisibilidad
En la categoría de bosques y vegetación protectora hay 29 áreas que están ubicadas dentro de la provincia o que comparten jurisdicción con las localidades de las provincias del Oro, Guayas, Cañar o Morona Santiago.

En estos territorios hay mayor permisividad con la existencia de propiedades privadas, actividades productivas y zonas de reserva.

Según los documentos históricos del Ministerio del Ambientes, la mayoría de las declaraciones de bosques o vegetación protectora se dieron en 1985 con un enfoque básico para garantizar la recarga hídrica para el proyecto hidroeléctrico Paute y la represa Molino.

En esta categoría está el bosque protector del Collay, que es la primera área manejada por una mancomunidad de comuneros, municipios de Azuay y Morona Santiago, con 29.800 hectáreas de extensión.

Otro bosque protector es el Aguarongo, que comparte jurisdicción con los cantones de Gualaceo, Cuenca y Sígsig; y tiene una extensión de 2.078 hectáreas.

Otra categoría
La tercera categoría otorgada por el Ministerio del Ambiente es el área patrimonio forestal del Estado que corresponde a Totoracocha, una zona ubicada en el sector Tutupali del cantón Cuenca.

Esta área tiene una extensión de 636 hectáreas y está adjudicado a la Asociación de Trabajadores Agrícolas de Totoracocha, quienes tienen un espacio de para el aprovechamiento del pino, otra para la conservación y una más actividades agrícolas y pecuarias de subsistencia.

Comunidad
La necesidad de tener agua para riego y consumo ha animado a los agricultores y moradores de las zonas rurales para conservar sus tierras.

Ángel Pineda, comunero de Oña, mencionó que su esfuerzo por cuidar el área Marcos Pérez de Castilla es porque “sin agüita no podemos vivir y sabemos que es esencial en nuestra vidas”.

Añadió que sus abuelos cuidaron de esa zona, así lo harán él y sus hijos. (I)

Ximena Tapia M.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.