Comunidad embotella el agua de vertiente en Oña

Este cantón azuayo es poseedor de fuentes naturales de agua que abastecen a sus comunidades y sirven para el consumo humano y para riego. Sin embargo, hay otro uso del líquido y es el que le da la embotelladora de agua El Pogllo, ubicada en la comunidad de Cuzcoloma.
Lugar en donde se embotella en agua El Pogllo, que está ubicada en el cantón Oña. EL TIEMPO

La empresa se llama El Pogllo por la vertiente desde donde se obtiene el agua, que está ubicada en la parte alta del cantón, lejos de la contaminación, por lo que el agua es cristalina y propicia para el consumo humano.


Los estudios para verificar la calidad fueron efectuados en los Estados Unidos, los cuales determinaron que es propicia para el consumo.


María Solano, administradora de la embotelladora, cuenta que este proyecto comenzó años atrás por iniciativa de Manuel Solano Alvarado.


“Él pensaba que era simple este proyecto, como coger el agua y colocarla de forma directa en la botella, pero cuando se integraron las demás personas se dieron cuenta de que iniciar una empresa era complicado”.


Luego de varias gestiones  lograron emplazar la embotelladora, que ya cuenta con el registro sanitario y tiene como meta extenderse al resto de las provincias del país.


El Pogllo funciona desde el 2010 y cuenta con 20 socios oriundos de este cantón. En el lugar ha generado fuentes de empleo para sus habitantes. (CCD)

Oña.

Comunidad embotella el agua de vertiente en Oña

Lugar en donde se embotella en agua El Pogllo, que está ubicada en el cantón Oña. EL TIEMPO

La empresa se llama El Pogllo por la vertiente desde donde se obtiene el agua, que está ubicada en la parte alta del cantón, lejos de la contaminación, por lo que el agua es cristalina y propicia para el consumo humano.


Los estudios para verificar la calidad fueron efectuados en los Estados Unidos, los cuales determinaron que es propicia para el consumo.


María Solano, administradora de la embotelladora, cuenta que este proyecto comenzó años atrás por iniciativa de Manuel Solano Alvarado.


“Él pensaba que era simple este proyecto, como coger el agua y colocarla de forma directa en la botella, pero cuando se integraron las demás personas se dieron cuenta de que iniciar una empresa era complicado”.


Luego de varias gestiones  lograron emplazar la embotelladora, que ya cuenta con el registro sanitario y tiene como meta extenderse al resto de las provincias del país.


El Pogllo funciona desde el 2010 y cuenta con 20 socios oriundos de este cantón. En el lugar ha generado fuentes de empleo para sus habitantes. (CCD)

Oña.