Washington se despide de George H. W. Bush

Su hijo, el también expresidente de Estados Unidos, durante la ceremonia puso de relieve el carácter optimista de su padre y aseguró que lo que más le gustaba hacer era reirse, “sobre todo de sí mismo”.
El ataúd del expresidente de los Estados Unidos, George H.W. Bush, durante un funeral de estado.
FOTO: Andrew Harnik Efe

Washington despidió ayer con un funeral de Estado al expresidente de EE.UU. George H. W. Bush, 1989-1993, quien fue homenajeado con una emotiva ceremonia oficiada en la Catedral Nacional a la que acudieron líderes políticos y miembros de la realeza de distintos lugares del mundo.

Después de que miles de ciudadanos pasaran a lo largo de los dos últimos días por la capilla ardiente instalada en el Capitolio para presentar sus respetos, una comitiva fúnebre trasladó el féretro del exmandatario a la catedral, donde su familia aguardaba su llegada.

Poco antes, el presidente Donald Trump y su esposa, Melania, se sentaron en primera fila del templo junto a los expresidentes demócratas Barack Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter, que asistieron a la homilía con sus respectivas esposas, Michelle, Hillary y Rosalynn.

También asistieron a las exequias la canciller alemana, Angela Merkel, el rey Abdalá II de Jordania, el príncipe Carlos de Inglaterra, el presidente polaco, Andrzej Duda, entre otros.

A las 11:00 local dio comienzo el servicio fúnebre, oficiado por el reverendo Russell J. Levenson. A continuación, tomaron la palabra la nieta del exmandatario Jenna Bush Hager, el biógrafo presidencial Jon Meacham, el ex primer ministro de Canadá Brian Mulroney y el exsenador republicano Alan Simpson.

El último en elogiar al otrora mandatario fue su propio hijo, el también expresidente George W. Bush, quien puso de relieve el carácter optimista de su padre y aseguró que lo que más le gustaba hacer era reirse, “sobre todo de sí mismo”.

Al concluir la ceremonia, el féretro fue trasladado de vuelta a Texas, donde hoy recibirá el último adiós de su familia. (I)

DESTACADO
Los restos de George H. W. Bush descansarán junto a su esposa Barbara Bush, en la Biblioteca Bush, en la localidad de College Station.

Washington se despide de George H. W. Bush

El ataúd del expresidente de los Estados Unidos, George H.W. Bush, durante un funeral de estado.
FOTO: Andrew Harnik Efe

Washington despidió ayer con un funeral de Estado al expresidente de EE.UU. George H. W. Bush, 1989-1993, quien fue homenajeado con una emotiva ceremonia oficiada en la Catedral Nacional a la que acudieron líderes políticos y miembros de la realeza de distintos lugares del mundo.

Después de que miles de ciudadanos pasaran a lo largo de los dos últimos días por la capilla ardiente instalada en el Capitolio para presentar sus respetos, una comitiva fúnebre trasladó el féretro del exmandatario a la catedral, donde su familia aguardaba su llegada.

Poco antes, el presidente Donald Trump y su esposa, Melania, se sentaron en primera fila del templo junto a los expresidentes demócratas Barack Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter, que asistieron a la homilía con sus respectivas esposas, Michelle, Hillary y Rosalynn.

También asistieron a las exequias la canciller alemana, Angela Merkel, el rey Abdalá II de Jordania, el príncipe Carlos de Inglaterra, el presidente polaco, Andrzej Duda, entre otros.

A las 11:00 local dio comienzo el servicio fúnebre, oficiado por el reverendo Russell J. Levenson. A continuación, tomaron la palabra la nieta del exmandatario Jenna Bush Hager, el biógrafo presidencial Jon Meacham, el ex primer ministro de Canadá Brian Mulroney y el exsenador republicano Alan Simpson.

El último en elogiar al otrora mandatario fue su propio hijo, el también expresidente George W. Bush, quien puso de relieve el carácter optimista de su padre y aseguró que lo que más le gustaba hacer era reirse, “sobre todo de sí mismo”.

Al concluir la ceremonia, el féretro fue trasladado de vuelta a Texas, donde hoy recibirá el último adiós de su familia. (I)

DESTACADO
Los restos de George H. W. Bush descansarán junto a su esposa Barbara Bush, en la Biblioteca Bush, en la localidad de College Station.