Monumentos de la Solano ya no relucen

En el sector existen 11 estatuas de cuencanos ilustres. Entre ellos poetas, periodistas, un presidente de la República, un militar y más.

Cuenca. Una de las características por la que a Cuenca se la conoce como la Atenas del Ecuador, es porque hombres notables del siglo pasado contribuyeron a enriquecer la cultura a través de las letras, de la poseía, de la política y de grandes lides en el país y fuera de él. 
   

Estos hombres que en otrora fueron importantes a escala nacional y que han sido perennizados en grandes monumentos y bustos, ahora están en el olvido en una de las avenidas que tiene trascendencia histórica para la ciudad: la Fray Vicente Solano.
 

Al pasar por esta arteria a simple vista se puede observar la fusión de lo moderno con lo tradicional y patrimonial. Sin embargo, al adentrarse para apreciar de cerca la zona, el panorama no se muestra precisamente reluciente.


Los monumentos y bustos de los cuencanos que reposan a lo largo de la avenida, en un kilómetro de recorrido, desde el río Yanuncay, por la avenida Don Bosco hasta el Tomebamba, en la avenida Doce de Abril, están deteriorados.
 

Los sitios en los cuales se encuentran asentados los 12 cuencanos tienen vegetación propia, la maleza que rodea a bustos y estatuas.


A esta falta cuidados, el vandalismo no ha permitido mantener el estado original de los monumentos.


Las obras, que tienen pedestales de piedra y mármol, placas de bronce y que fueron inaugurados hace cuatro décadas, los más antiguos, yacen descoloridos, llenos de moho, escritura ilegible. Se trata de los monumentos, enumerados desde la avenida Don Bosco, de Carlos Cueva Tamaríz, Severo Espinosa Valdivieso, Antonio Vega Muñoz, Honorato Vázquez, Enrique Arízaga Toral, Antonio Borrero y Cortázar, Roberto Crespo Toral, Fray Vicente Solano, Andrés F. Córdova, Rafael María Arízaga, Benigno Malo y Remigio Crespo Toral.


Historia
 

1. Carlos Cueva Tamaríz. Fundador de la Casa de la Cultura Núcleo del Azuay. Construyó la ciudadela Universitaria. Autor de Jurisprudencia ecuatoriana del trabajo y entorno de la Universidad. El Municipio de Cuenca emplazo su busto en 1995, en el redondel de la avenida Don Bosco.


2. Severo Espinosa Valdivieso. Alcalde, prefecto, diputado por la provincia, representante ante la Cámara Nacional, presidente del Centro Agrícola de Cuenca. Es el segundo busto en la avenida Solano, sector de los Tres Puentes. Ubicado en 1985.


3. Antonio Vega Muñoz. Militar de carrera, contrario al régimen de Eloy Alfaro. Gozó de la confianza de los presidentes Antonio Flores Jijón y Luis Cordero Crespo. Su busto fue instalado en 1961 por el Consejo Provincial del Azuay.


4. Honorato Vázquez. Maestro, escritor, poeta y pintor. Rector de la Universidad de Cuenca, embajador en Perú, Venezuela y España. Según Antonio Llortet Bastidas, es el cuencano más ilustre de todos los tiempos. Su monumento fue inaugurado en 1985 en el redondel de la avenida Diez de Agosto, frente al colegio La Salle y La iglesia de la Virgen de Bronce. 


5. Enrique Arízaga Toral. Gobernador de la provincia, alcalde, ministro de Estado en las carteras de Hacienda y Fomento. Fundador y primer presidente del Centro de Reconversión Económica del Azuay, Cañar y Morona Santiago, CREA. Monumento ubicado en 1995.


6. Antonio Borrero y Cortázar. Presidente del Ecuador desde el 9 de diciembre de 1875 hasta el 18 de diciembre de 1876. Impulsó el libre sufragio, la libertad de prensa y las garantías de los derechos individuales. Abogado, periodista y escritor. Es uno de los monumentos más nuevos en la avenida Solano. Se inauguró en el 2005.


7. Roberto Crespo Toral. Fundador de la Cámara de Comercio. Inició la instalación de otra planta eléctrica en Monay.  Jefe Político del Cantón. Mantuvo una columna en el periódico El Independiente. Realizó por primera ocasión la Fiesta de la Lira. La noche del 10 de enero de 1914 fue uno de los responsables de que la luz eléctrica llegara por primera vez a Cuenca. El monumento se levantó en 1991.


 8. Fray Vicente Solano. Patrono del periodismo azuayo. Fundador del periódico Ecos del Azuay. Teólogo, orador, literato, defensor de las ideas bolivarianas. Su busto se levanta en el redondel de las avenida Remigio Crespo y Fray Vicente Solano. La Casa de la Cultura Ecuatoriana colocó la escultura en 1957 al cumplirse el segundo aniversario de su nacimiento.


 9. Andrés F. Córdova. Funcionario relacionado con l educación, maestro y rector del colegio Benigno Malo, decano de la Facultad de Jurisprudencia, diputado al Congreso Nacional y a la Asamblea Nacional Constituyente de 1966-1967. Al cumplirse los 100 años de su nacimiento en 1992, el Consejo Provincial levantó el monumento.


10. Rafael María Arízaga. Poeta romántico, literato, historiador, orador, parlamentario y jurista. El partido Conservador Ecuatoriano colocó su nombre entre el resto de monumentos en 1958.


11. Benigno Malo. Político, sufrió destierros en la época floreana. El sillón presidencial habría sido el remate de su carrera pública. Un colegio centenario de Cuenca lleva su ilustre nombre. Su figura se emplazó en la avenida Fray Vicente Solano en 1986 y reposa frente al patrono de los colegios cuencanos.


12. Remigio Crespo Toral. Uno de los primeros escritores de la República y de los mejores dentro en América. En la parte superior de su monumento se encuentran musas inspiradoras. Escultura de 1960.

Monumentos de la Solano ya no relucen

Cuenca. Una de las características por la que a Cuenca se la conoce como la Atenas del Ecuador, es porque hombres notables del siglo pasado contribuyeron a enriquecer la cultura a través de las letras, de la poseía, de la política y de grandes lides en el país y fuera de él. 
   

Estos hombres que en otrora fueron importantes a escala nacional y que han sido perennizados en grandes monumentos y bustos, ahora están en el olvido en una de las avenidas que tiene trascendencia histórica para la ciudad: la Fray Vicente Solano.
 

Al pasar por esta arteria a simple vista se puede observar la fusión de lo moderno con lo tradicional y patrimonial. Sin embargo, al adentrarse para apreciar de cerca la zona, el panorama no se muestra precisamente reluciente.


Los monumentos y bustos de los cuencanos que reposan a lo largo de la avenida, en un kilómetro de recorrido, desde el río Yanuncay, por la avenida Don Bosco hasta el Tomebamba, en la avenida Doce de Abril, están deteriorados.
 

Los sitios en los cuales se encuentran asentados los 12 cuencanos tienen vegetación propia, la maleza que rodea a bustos y estatuas.


A esta falta cuidados, el vandalismo no ha permitido mantener el estado original de los monumentos.


Las obras, que tienen pedestales de piedra y mármol, placas de bronce y que fueron inaugurados hace cuatro décadas, los más antiguos, yacen descoloridos, llenos de moho, escritura ilegible. Se trata de los monumentos, enumerados desde la avenida Don Bosco, de Carlos Cueva Tamaríz, Severo Espinosa Valdivieso, Antonio Vega Muñoz, Honorato Vázquez, Enrique Arízaga Toral, Antonio Borrero y Cortázar, Roberto Crespo Toral, Fray Vicente Solano, Andrés F. Córdova, Rafael María Arízaga, Benigno Malo y Remigio Crespo Toral.


Historia
 

1. Carlos Cueva Tamaríz. Fundador de la Casa de la Cultura Núcleo del Azuay. Construyó la ciudadela Universitaria. Autor de Jurisprudencia ecuatoriana del trabajo y entorno de la Universidad. El Municipio de Cuenca emplazo su busto en 1995, en el redondel de la avenida Don Bosco.


2. Severo Espinosa Valdivieso. Alcalde, prefecto, diputado por la provincia, representante ante la Cámara Nacional, presidente del Centro Agrícola de Cuenca. Es el segundo busto en la avenida Solano, sector de los Tres Puentes. Ubicado en 1985.


3. Antonio Vega Muñoz. Militar de carrera, contrario al régimen de Eloy Alfaro. Gozó de la confianza de los presidentes Antonio Flores Jijón y Luis Cordero Crespo. Su busto fue instalado en 1961 por el Consejo Provincial del Azuay.


4. Honorato Vázquez. Maestro, escritor, poeta y pintor. Rector de la Universidad de Cuenca, embajador en Perú, Venezuela y España. Según Antonio Llortet Bastidas, es el cuencano más ilustre de todos los tiempos. Su monumento fue inaugurado en 1985 en el redondel de la avenida Diez de Agosto, frente al colegio La Salle y La iglesia de la Virgen de Bronce. 


5. Enrique Arízaga Toral. Gobernador de la provincia, alcalde, ministro de Estado en las carteras de Hacienda y Fomento. Fundador y primer presidente del Centro de Reconversión Económica del Azuay, Cañar y Morona Santiago, CREA. Monumento ubicado en 1995.


6. Antonio Borrero y Cortázar. Presidente del Ecuador desde el 9 de diciembre de 1875 hasta el 18 de diciembre de 1876. Impulsó el libre sufragio, la libertad de prensa y las garantías de los derechos individuales. Abogado, periodista y escritor. Es uno de los monumentos más nuevos en la avenida Solano. Se inauguró en el 2005.


7. Roberto Crespo Toral. Fundador de la Cámara de Comercio. Inició la instalación de otra planta eléctrica en Monay.  Jefe Político del Cantón. Mantuvo una columna en el periódico El Independiente. Realizó por primera ocasión la Fiesta de la Lira. La noche del 10 de enero de 1914 fue uno de los responsables de que la luz eléctrica llegara por primera vez a Cuenca. El monumento se levantó en 1991.


 8. Fray Vicente Solano. Patrono del periodismo azuayo. Fundador del periódico Ecos del Azuay. Teólogo, orador, literato, defensor de las ideas bolivarianas. Su busto se levanta en el redondel de las avenida Remigio Crespo y Fray Vicente Solano. La Casa de la Cultura Ecuatoriana colocó la escultura en 1957 al cumplirse el segundo aniversario de su nacimiento.


 9. Andrés F. Córdova. Funcionario relacionado con l educación, maestro y rector del colegio Benigno Malo, decano de la Facultad de Jurisprudencia, diputado al Congreso Nacional y a la Asamblea Nacional Constituyente de 1966-1967. Al cumplirse los 100 años de su nacimiento en 1992, el Consejo Provincial levantó el monumento.


10. Rafael María Arízaga. Poeta romántico, literato, historiador, orador, parlamentario y jurista. El partido Conservador Ecuatoriano colocó su nombre entre el resto de monumentos en 1958.


11. Benigno Malo. Político, sufrió destierros en la época floreana. El sillón presidencial habría sido el remate de su carrera pública. Un colegio centenario de Cuenca lleva su ilustre nombre. Su figura se emplazó en la avenida Fray Vicente Solano en 1986 y reposa frente al patrono de los colegios cuencanos.


12. Remigio Crespo Toral. Uno de los primeros escritores de la República y de los mejores dentro en América. En la parte superior de su monumento se encuentran musas inspiradoras. Escultura de 1960.