Iglesia apoyará a López Obrador

Arquidiócesis de México apuntó que será crítico con el nuevo presidente, pero al mismo tiempo ayudará “en los proyectos que apunten hacia el bien común”.
López Obrador en su primera jornada como presidente recibió el respaldo de la iglesia católica mexicana.
FOTO: Archivo

La Iglesia católica mexicana aseguró ayer que tiene clara la postura que tendrá con el Gobierno que encabeza el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, la cual será de colaboración, pero sin complicidad. Este pronunciamiento fue dado cuando apenas López cumplía su primera jornada, luego de la posesión del sábado.

La Arquidiócesis de México apuntó en el editorial de su semanario Desde la fe que ayudara a Obrador “en los proyectos que apunten hacia el bien común” y ejercerá “una actitud crítica frente a aquellas situaciones que demanden de los obispos una voz que oriente a millones de mexicanos que profesan la religión católica”.

Dijo que en el inicio de esta administración, la Iglesia mexicana “no quiere quedarse al margen de las decisiones importantes”, sino participar legítimamente de la vida pública, “animando los procesos de transformación y aportando desde su sabiduría a la construcción de un México más fraterno, solidario y en paz”.

El texto indicó: “México necesita más que políticos. Requiere que cada mexicano se afiance en sus convicciones honestas”. (I)

Iglesia apoyará a López Obrador

López Obrador en su primera jornada como presidente recibió el respaldo de la iglesia católica mexicana.
FOTO: Archivo

La Iglesia católica mexicana aseguró ayer que tiene clara la postura que tendrá con el Gobierno que encabeza el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, la cual será de colaboración, pero sin complicidad. Este pronunciamiento fue dado cuando apenas López cumplía su primera jornada, luego de la posesión del sábado.

La Arquidiócesis de México apuntó en el editorial de su semanario Desde la fe que ayudara a Obrador “en los proyectos que apunten hacia el bien común” y ejercerá “una actitud crítica frente a aquellas situaciones que demanden de los obispos una voz que oriente a millones de mexicanos que profesan la religión católica”.

Dijo que en el inicio de esta administración, la Iglesia mexicana “no quiere quedarse al margen de las decisiones importantes”, sino participar legítimamente de la vida pública, “animando los procesos de transformación y aportando desde su sabiduría a la construcción de un México más fraterno, solidario y en paz”.

El texto indicó: “México necesita más que políticos. Requiere que cada mexicano se afiance en sus convicciones honestas”. (I)