Cáncer de cuello de útero es el tercero más común en América Latina y el Caribe

Los médicos hacen campaña para concienciar a las mujeres de acudir al médico pues es una enfermedad que se puede evitar en gran medida.

 El cáncer de cuello de útero es el tercero más frecuente entre las mujeres de América Latina y el Caribe, con más de 56.000 diagnósticos al año, pero uno de los que se pueden prevenir, alertó un informe de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, por el Día Mundial contra el Cáncer.


Cada año 56.000 mujeres son diagnosticadas en esta zona geográfica y 28.000 mueren por esa enfermedad; un número que asciende a 72.000 y 34.000, respectivamente, si se incluye a Estados Unidos y Canadá.


Sin embargo, según la misma agencia, que depende de la Organización Mundial de la Salud, OMS, existen herramientas de prevención y tratamiento que podrían salvar vidas efectivamente.


“Es inadmisible que las mujeres mueran por una enfermedad que en gran medida se puede prevenir”, afirmó Silvana Luciani, jefa de la Unidad de Enfermedades No Transmisibles de la OPS.


Este cáncer, también llamado de cérvix o cervicouterino, es prevenible mediante la vacunación contra el virus papiloma humano, VPH.
Las lesiones precancerosas que se detectan son en un 70 por ciento de las mujeres que tiene entre 30 y 49 años de edad.

Cáncer de cuello de útero es el tercero más común en América Latina y el Caribe

Los médicos hacen campaña para concienciar a las mujeres de acudir al médico pues es una enfermedad que se puede evitar en gran medida.

 El cáncer de cuello de útero es el tercero más frecuente entre las mujeres de América Latina y el Caribe, con más de 56.000 diagnósticos al año, pero uno de los que se pueden prevenir, alertó un informe de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, por el Día Mundial contra el Cáncer.


Cada año 56.000 mujeres son diagnosticadas en esta zona geográfica y 28.000 mueren por esa enfermedad; un número que asciende a 72.000 y 34.000, respectivamente, si se incluye a Estados Unidos y Canadá.


Sin embargo, según la misma agencia, que depende de la Organización Mundial de la Salud, OMS, existen herramientas de prevención y tratamiento que podrían salvar vidas efectivamente.


“Es inadmisible que las mujeres mueran por una enfermedad que en gran medida se puede prevenir”, afirmó Silvana Luciani, jefa de la Unidad de Enfermedades No Transmisibles de la OPS.


Este cáncer, también llamado de cérvix o cervicouterino, es prevenible mediante la vacunación contra el virus papiloma humano, VPH.
Las lesiones precancerosas que se detectan son en un 70 por ciento de las mujeres que tiene entre 30 y 49 años de edad.

Botón