Brasil vive jornada electoral

Brasil llega dividido a las elecciones presidenciales. Los votantes podrán escoger entre 13 candidatos, pero dos dominan los sondeos: el ultraderechista Jair Bolsonaro y el socialista Fernando Haddad.
Trabajadores despachan decenas de cajas con urnas electrónicas del Tribunal Regional Electoral para zonas de votación.
FOTO: EFE

Los brasileños acudirán este domingo 7 de octubre de 2018 a las urnas a elegir presidente en medio de una pronunciada polarización que el ultraderechista Jair Bolsonaro y el socialista Fernando Haddad insistieron en llevar hasta las vísperas de los comicios.

Los dos favoritos a ganar las elecciones más imprevisibles y polarizadas desde que Brasil recuperó su democracia en 1985 aprovecharon las redes sociales para, en plena jornada de reflexión, poder extender la campaña con nuevos ataques.

Haddad divulgó ayer un video en el que aseguró que Bolsonaro, consciente de que perderá en un eventual balotaje si tiene que participar en debates, decidió pedir el “voto útil” de los votantes de otros candidatos para intentar garantizar su elección sin necesidad de una segunda vuelta, que será necesaria en caso de que ninguno consiga más de la mitad de los votos. Bolsonaro, por su parte, dice tener la ventaja.

Los sondeos indican que Bolsonaro, con el 35 por ciento, y Haddad, con el 22 por ciento, serán los dos más votados hoy, pero que, como ninguno conseguirá más de la mitad de los votos, tendrán que medirse en una segunda vuelta electoral. (I)

Los brasileños tienen que escoger entre dos modelos económicos
Los dos candidatos favoritos proponen modelos opuestos para rescatar la mayor economía de Sudamérica, ya que el primero se dice totalmente liberal y el segundo intervencionista. Ambos candidatos tienen diagnósticos diferentes para una economía que comienza a recuperarse de la más profunda recesión de su historia; el gobierno se flaquea con índices de desempleo aún preocupantes y enfrenta un déficit fiscal considerado insostenible. La mayoría de los candidatos reconoce que el principal desafío es el déficit público. (I)

Brasil vive jornada electoral

Trabajadores despachan decenas de cajas con urnas electrónicas del Tribunal Regional Electoral para zonas de votación.
FOTO: EFE

Los brasileños acudirán este domingo 7 de octubre de 2018 a las urnas a elegir presidente en medio de una pronunciada polarización que el ultraderechista Jair Bolsonaro y el socialista Fernando Haddad insistieron en llevar hasta las vísperas de los comicios.

Los dos favoritos a ganar las elecciones más imprevisibles y polarizadas desde que Brasil recuperó su democracia en 1985 aprovecharon las redes sociales para, en plena jornada de reflexión, poder extender la campaña con nuevos ataques.

Haddad divulgó ayer un video en el que aseguró que Bolsonaro, consciente de que perderá en un eventual balotaje si tiene que participar en debates, decidió pedir el “voto útil” de los votantes de otros candidatos para intentar garantizar su elección sin necesidad de una segunda vuelta, que será necesaria en caso de que ninguno consiga más de la mitad de los votos. Bolsonaro, por su parte, dice tener la ventaja.

Los sondeos indican que Bolsonaro, con el 35 por ciento, y Haddad, con el 22 por ciento, serán los dos más votados hoy, pero que, como ninguno conseguirá más de la mitad de los votos, tendrán que medirse en una segunda vuelta electoral. (I)

Los brasileños tienen que escoger entre dos modelos económicos
Los dos candidatos favoritos proponen modelos opuestos para rescatar la mayor economía de Sudamérica, ya que el primero se dice totalmente liberal y el segundo intervencionista. Ambos candidatos tienen diagnósticos diferentes para una economía que comienza a recuperarse de la más profunda recesión de su historia; el gobierno se flaquea con índices de desempleo aún preocupantes y enfrenta un déficit fiscal considerado insostenible. La mayoría de los candidatos reconoce que el principal desafío es el déficit público. (I)

Botón