El bolívar pierde su valor en un 24%

Desde el pasado viernes, cada dólar estadounidense se cambia en los canales regulares por 2.084,39 bolívares.

La moneda venezolana se deprecia otra vez frente al dólar. Así, el salario mínimo mensual se traduce a 8,64 dólares, que condenan a la pobreza según ONU.

La moneda venezolana, el bolívar, perdió un 24,55 por ciento de su valor con respecto al dólar en la última subasta

del mercado oficial de divisas, Dicom, un dato que informó ayer el Banco Central en medio de la grave crisis de gobernabilidad que atraviesa el país.
La puja del pasado viernes arrojó, como resultado, que cada dólar se cambie en los canales regulares por 2.084,39 bolívares, un considerable salto desde los 1.572,55 de la subasta del miércoles.


Así, el salario mínimo mensual de 18.000 bolívares se traduce en solo 8,64 dólares, que condenan a la extrema pobreza -según Naciones Unidas, que fijó en 1,20 dólares diarios el umbral de la miseria- a los cuatro millones de trabajadores que lo perciben.


La tasa de cambio es aún mayor en el mercado paralelo, ilegal atendiendo al férreo control que existe en la nación sudamericana desde 2003 y que reserva al Estado el manejo y adjudicación de la divisa de Estados Unidos. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, decretó, a inicios de mes, un aumento salarial de 300 por ciento y tomó medidas al programa económico que lanzó en agosto pasado. (I)

El bolívar pierde su valor en un 24%

Desde el pasado viernes, cada dólar estadounidense se cambia en los canales regulares por 2.084,39 bolívares.

La moneda venezolana se deprecia otra vez frente al dólar. Así, el salario mínimo mensual se traduce a 8,64 dólares, que condenan a la pobreza según ONU.

La moneda venezolana, el bolívar, perdió un 24,55 por ciento de su valor con respecto al dólar en la última subasta

del mercado oficial de divisas, Dicom, un dato que informó ayer el Banco Central en medio de la grave crisis de gobernabilidad que atraviesa el país.
La puja del pasado viernes arrojó, como resultado, que cada dólar se cambie en los canales regulares por 2.084,39 bolívares, un considerable salto desde los 1.572,55 de la subasta del miércoles.


Así, el salario mínimo mensual de 18.000 bolívares se traduce en solo 8,64 dólares, que condenan a la extrema pobreza -según Naciones Unidas, que fijó en 1,20 dólares diarios el umbral de la miseria- a los cuatro millones de trabajadores que lo perciben.


La tasa de cambio es aún mayor en el mercado paralelo, ilegal atendiendo al férreo control que existe en la nación sudamericana desde 2003 y que reserva al Estado el manejo y adjudicación de la divisa de Estados Unidos. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, decretó, a inicios de mes, un aumento salarial de 300 por ciento y tomó medidas al programa económico que lanzó en agosto pasado. (I)

Botón