Juan Carlos Rodríguez “El estilismo es arte para el cabello”

Juan Carlos Rodríguez desde hace 17 años ejerce el estilismo, su naturaleza rebelde le llevó a descubrir el arte de lucir el cabello en su querido Bogotá, pues, a través de su gusto a los tatuajes, iba seguido a peluquerías que brindaban este particular servicio doble.
Su estilo único, es gracias a la fusión de sus estudios y creatividad

Con su asistencia a estos espacios, se dio en Rodríguez una ruptura de paradigmas, exactamente aquel donde figura la estética como una profesión manejada únicamente por mujeres, paradigma que se transformó con un giro que le permitió verse como un futuro artista del cabello.


Sus especialidades son el corte y el tinturado, servicios que ofrece en su negocio Juan Carlos Peluquería & Spa, además de masajes, belleza en uñas, limpiezas faciales, maquillaje permanente, entre otros.
“El cabello es como una planta; si no lo riegas, pierde vida”, afirma, mientras recibe al equipo periodístico en su negocio, e informa que uno de sus aliados de trabajo son los productos biorgánicos.


“Es un tabú aquello de que, si se desea que el cabello crezca, no debe cortarse”, pues el proceso de regeneración de esta extensión de la piel, es cada dos meses. Teniendo en cuenta que todo proceso natural o químico produce orquillas o maltrato, al no cortarlo por el tiempo mencionado, este “se estanca y se esponja”, es decir, se produce el efecto contrario al deseado, afirma.
“Impone moda quien se hace algo diferente”, destaca, y comenta que en su trabajo adapta su visión personal a los pedidos de sus clientes.


El estilo profesional que impone Rodríguez sobresale por su tinte radical, dentro de sus técnicas favoritas están los desconectados, extremos, originales y creativos.
Brillan sus ojos al contar que su mayor satisfacción está al escuchar a su cliente que desea cambiar de look y sobre todo cuando deja su nueva imagen en las manos de sus asistencia profesional.


En cuanto a los cortes recomendados según la forma del rostro, el estilista comenta que la forma del semblante influye de manera básica en la selección del corte, pero que no es una regla aplicada de forma estricta, pues cada uno mantiene una forma única y la verdadera manera de lanzar una recomendación acertada, es teniendo al cliente frente a frente.


Al preguntarle sobre los flequillos, adecúa que la mayoría de rostros pueden llevarlo, la importante decisión está en seleccionar el apropiado, ya que variantes como la personalidad y la constancia en la visita al estilista influye para saber el mejor. Solo que en las frentes pequeñas no destacan armónicamente los flequillos, indica Rodríguez.


“Hay cortes y flequillos que pueden ser manejados por la persona que los usa desde su casa”, pero hay otros que necesitan mantenimiento, y, si la usuaria no visita regularmente la peluquería, no será un corte fácil de llevar comenta.
En este 2018, vuelven los flequillos, los rapados y los cortes ‘pixies’ o asimétricos, según lo que se desee destacar. También las melenas cortas, melenas medianas y cortes fieles al principio del zig zag, dejando atrás el estilo lineal ya por algún tiempo.


En los estilos varoniles también se destacan nuevas tendencias, pues las fusiones asimétricas de rapado y copetes están muy de moda.
De manera sencilla, explica que para rostros redondos van muy bien las melenas cortas y los cortes degrafilados desde el labio o mentón.


Para los rostros ovalados, el degrafilado en mediano va muy bien, y, para semblantes cuadrados, las capas degrafiladas pero largas son una buena opción, informa.
Rodríguez aconseja a todos quienes deseen enfatizar su personalidad, a que se dejen guiar por la opinión de un asesor de confianza, y destacar el brillo que cada uno mantiene guardado, tímido de mostrarse. (AMQ) (E)

Redacción Cuenca.