Jóvenes crean un “Mundo de Colores"

Dentro de los proyectos de innovación tecnológica que se construyen en las aulas del Instituto Tecnológico Sudamericano, ha nacido la propuesta pedagógica y creativa Mundo de Colores el 'Aula multisensorial', de seis de sus estudiantes.
Byron Criollo, Christian Becerra, Kevin Paz, Fernando Naranjo, Kenneth Tacuri, y Rommel Morocho. Cortesía

Como un proyecto para finiquitar el cuarto ciclo estudiantil, se desarrolló esta idea de Byron Criollo, Christian Becerra, Kevin Paz, Fernando Naranjo, Kenneth Tacuri y Rommel Morocho, quienes juntaron sus conocimientos de las materias Desarrollo Software y Redes de Datos para generar el Aula multisensorial que es un espacio de estimulación pedagógica para niños con capacidades especiales, de uno a seis años, a través de los colores.


Así lo detalla el grupo, dejando claro que lo que deseaban con este proyecto era incluir a los pequeños con capacidades especiales a un proceso divertido de aprendizaje, afirmando que el mundo actual excluye en sus propuestas las necesidades de los pequeños.
En la vivienda de Becerra, empezaron el montaje, ya que no existía espacio disponible que albergara al Aula multisensorial en el Instituto por dos meses, tiempo que el proyecto debía mantenerse vigente.
Entonces se empeñaron en lo que mejor saben hacer, y, con la ayuda de chips y algunas configuraciones de software estructuraron el sistema.


Apoyados en investigaciones previas en áreas como la Estimulación Temprana, plasmaron sus ideas de manera creativa, así, el 'Mundo de Colores' llama la atención a personas de todas las edades, pero, sobre todo, a los niños a quienes está dirigido.
Así lo confirmaron los expertos que estuvieron presentes el día de la presentación del proyecto, entre ellos docentes del instituto, quienes, luego de aprobar el proyecto, felicitaron a los jóvenes por el gran aporte que brinda a la sociedad esta propuesta de inclusión; así lo detalla el Ingeniero Juan Pablo Pazmiño, coordinador de investigación del Instituto.

Dinámica
Este sistema está conformado por tres interacciones básicas.
En la primera, se invita al pequeño a lanzar un cubo que mantiene un color diferente en cada lado; y en el momento que cae al suelo, inmediatamente la habitación alumbra el color en que cayó el cubo. Junto a ello, las dos torres de agua presentes en la habitación, cada una aproximadamente de 1.20 m, burbujea el color correspondiente. Así, desde diferentes estímulos, señalan un solo color.
En la segunda interacción, se invita a los pequeños a jugar en una piscina de pelotas, en donde se ubican cuatro cuadrados de diferente color; cuando una pelota ingresa por el cuadrado verde, por ejemplo, el fondo de la piscina al igual que la habitación alumbran al 'Aula multisensorial' del color descrito.
La tercera interacción es a base de un dispositivo móvil y una cortina de luces.


Un espacio de 4 por 4 m, con tres paredes de espejo y una cuarta pared de luces colgantes, conforman un cuadrado. Dentro de ese espacio, se encuentra el dispositivo móvil,
Entonces, el pequeño se acerca a dicho dispositivo, donde existen seis propuestas a su elección, las seis son letras, precisamente la primera de los seis colores presentes en la propuesta.
Por ejemplo, la letra A, representa al color amarillo, y en el momento de escoger dicha opción, las luces de la cortina, al igual que la sala, se alumbran con este color.
Todo el sistema se desenvuelve según la disposición del niño, en un fondo musical infantil con proyecciones animadas en las paredes del 'Aula multisensorial'.
El plan de los estudiantes es lograr implementar el proyecto a nivel nacional, con la fiel convicción de que las capacidades diferentes no son un impedimento para aprender motivados y felices. (AMQ) (I)

Redacción Intereses. 

Jóvenes crean un “Mundo de Colores"

Byron Criollo, Christian Becerra, Kevin Paz, Fernando Naranjo, Kenneth Tacuri, y Rommel Morocho. Cortesía

Como un proyecto para finiquitar el cuarto ciclo estudiantil, se desarrolló esta idea de Byron Criollo, Christian Becerra, Kevin Paz, Fernando Naranjo, Kenneth Tacuri y Rommel Morocho, quienes juntaron sus conocimientos de las materias Desarrollo Software y Redes de Datos para generar el Aula multisensorial que es un espacio de estimulación pedagógica para niños con capacidades especiales, de uno a seis años, a través de los colores.


Así lo detalla el grupo, dejando claro que lo que deseaban con este proyecto era incluir a los pequeños con capacidades especiales a un proceso divertido de aprendizaje, afirmando que el mundo actual excluye en sus propuestas las necesidades de los pequeños.
En la vivienda de Becerra, empezaron el montaje, ya que no existía espacio disponible que albergara al Aula multisensorial en el Instituto por dos meses, tiempo que el proyecto debía mantenerse vigente.
Entonces se empeñaron en lo que mejor saben hacer, y, con la ayuda de chips y algunas configuraciones de software estructuraron el sistema.


Apoyados en investigaciones previas en áreas como la Estimulación Temprana, plasmaron sus ideas de manera creativa, así, el 'Mundo de Colores' llama la atención a personas de todas las edades, pero, sobre todo, a los niños a quienes está dirigido.
Así lo confirmaron los expertos que estuvieron presentes el día de la presentación del proyecto, entre ellos docentes del instituto, quienes, luego de aprobar el proyecto, felicitaron a los jóvenes por el gran aporte que brinda a la sociedad esta propuesta de inclusión; así lo detalla el Ingeniero Juan Pablo Pazmiño, coordinador de investigación del Instituto.

Dinámica
Este sistema está conformado por tres interacciones básicas.
En la primera, se invita al pequeño a lanzar un cubo que mantiene un color diferente en cada lado; y en el momento que cae al suelo, inmediatamente la habitación alumbra el color en que cayó el cubo. Junto a ello, las dos torres de agua presentes en la habitación, cada una aproximadamente de 1.20 m, burbujea el color correspondiente. Así, desde diferentes estímulos, señalan un solo color.
En la segunda interacción, se invita a los pequeños a jugar en una piscina de pelotas, en donde se ubican cuatro cuadrados de diferente color; cuando una pelota ingresa por el cuadrado verde, por ejemplo, el fondo de la piscina al igual que la habitación alumbran al 'Aula multisensorial' del color descrito.
La tercera interacción es a base de un dispositivo móvil y una cortina de luces.


Un espacio de 4 por 4 m, con tres paredes de espejo y una cuarta pared de luces colgantes, conforman un cuadrado. Dentro de ese espacio, se encuentra el dispositivo móvil,
Entonces, el pequeño se acerca a dicho dispositivo, donde existen seis propuestas a su elección, las seis son letras, precisamente la primera de los seis colores presentes en la propuesta.
Por ejemplo, la letra A, representa al color amarillo, y en el momento de escoger dicha opción, las luces de la cortina, al igual que la sala, se alumbran con este color.
Todo el sistema se desenvuelve según la disposición del niño, en un fondo musical infantil con proyecciones animadas en las paredes del 'Aula multisensorial'.
El plan de los estudiantes es lograr implementar el proyecto a nivel nacional, con la fiel convicción de que las capacidades diferentes no son un impedimento para aprender motivados y felices. (AMQ) (I)

Redacción Intereses.