Restos de Fidel Castro ya descansan en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba

Las cenizas del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, fueron inhumadas este domingo en el cementerio de Santa Ifigenia en la ciudad de Santiago de Cuba.

Los restos del revolucionario fueron trasladados desde La Habana en un cortejo que partió el pasado martes con dirección hacia la oriental Santiago de Cuba, en una reedición en sentido inverso del itinerario de la Caravana de la Libertad realizada en enero de 1959 tras derrocar la dictadura de Fulgencio Batista.

El ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, General de Cuerpo de Ejército Leopoldo Cintra Frías y los viceministros, generales de Cuerpo de Ejército Ramón Espinosa Martín y Joaquín Quinta Solás, acompañaron la caravana, reportó la cadena TeleSUR.

A su llegada a la ciudad cuna de la Revolución, las cenizas de Fidel Castro recorrieron sitios emblemáticos y posteriormente fueron llevadas a la Plaza Mayor General Antonio Maceo, donde se realizó una multitudinaria vigilia en su honor.

Finalmente este domingo, en horas de la mañana, los restos del padre de la Revolución Cubana fueron llevados al cementerio de Santa Ifigenia, Monumento Nacional por el valor histórico, arquitectónico y cultural que atesora.

"No hubo discurso, fue muy sobrio, sólo las cenizas fueron enterradas ante la familia, miembros del gobierno y funcionarios", dijo Royal, ministra de Ecología de Francia, al describir la ceremonia en el cementerio Santa Ifigenia, dijo la ministra de Ecología del gobierno francés, Segolene Royal.

Fidel Castro, quien falleció el 25 de noviembre a los 90 años, fue enterrado junto al mausoleo del héroe independentista cubano José Martí.

En las afueras personas coreaban "Viva Fidel", mientras salvas de cañón sonaron en La Habana al inicio del entierro. Así finalizó una semana de multitudinarios tributos al exguerrillero barbudo que instaló un régimen comunista a menos de 200 km de Estados Unidos.

Al grito de "Yo soy Fidel", millones de cubanos le rindieron homenaje en las calles y plazas y al paso de la caravana con las cenizas, que recorrió la isla desde La Habana hasta Santiago.

A partir de ahora Cuba abre una nueva página sin Fidel Castro, quien deja un legado que desata tantos odios como amores. Muchos lo recuerdan como el hombre que universalizó la salud y la educación gratuitas en la isla, pero otros como el dictador que envió a la cárcel o al exilio a cualquiera que se le opusiera.

"El duelo termina, lo que no termina es lo que dijo (Fidel), lo que nos enseñó. A partir de mañana es otra Cuba, pero que sigue por lo mismo", señaló José Luis Soria, un reciclador de 42 años.

Osmar Montes, un pescador de 57 años, nació y se educó bajo la Revolución cubana. Como muchos, cree que la isla mantendrá el rumbo que trazó Fidel Castro y que ha prometido continuar su hermano Raúl.

"Respecto al futuro me siento optimista. Las cosas en Cuba cambian en correspondencia con el destino de Cuba", afirma.

Raúl Castro, que gobierna desde 2006, cuando Fidel cayó enfermo, estará al frente del gobierno hasta febrero de 2018, aunque mantendrá su máximo cargo en el Partido Comunista de Cuba.

El sábado, durante el último acto de masas en memoria de Fidel, el presidente cubano juró que defenderá la revolución socialista.

"Ante los restos de Fidel (...) juramos defender la patria y el socialismo", proclamó emocionado el dirigente de 85 años.

Sin apartarse del régimen de partido único, Raúl Castro está empeñado en una serie de reformas para oxigenar el modelo de corte soviético mientras avanza en el proceso de acercamiento con Estados Unidos iniciado en diciembre de 2015.

Restos de Fidel Castro ya descansan en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba

Los restos del revolucionario fueron trasladados desde La Habana en un cortejo que partió el pasado martes con dirección hacia la oriental Santiago de Cuba, en una reedición en sentido inverso del itinerario de la Caravana de la Libertad realizada en enero de 1959 tras derrocar la dictadura de Fulgencio Batista.

El ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, General de Cuerpo de Ejército Leopoldo Cintra Frías y los viceministros, generales de Cuerpo de Ejército Ramón Espinosa Martín y Joaquín Quinta Solás, acompañaron la caravana, reportó la cadena TeleSUR.

A su llegada a la ciudad cuna de la Revolución, las cenizas de Fidel Castro recorrieron sitios emblemáticos y posteriormente fueron llevadas a la Plaza Mayor General Antonio Maceo, donde se realizó una multitudinaria vigilia en su honor.

Finalmente este domingo, en horas de la mañana, los restos del padre de la Revolución Cubana fueron llevados al cementerio de Santa Ifigenia, Monumento Nacional por el valor histórico, arquitectónico y cultural que atesora.

"No hubo discurso, fue muy sobrio, sólo las cenizas fueron enterradas ante la familia, miembros del gobierno y funcionarios", dijo Royal, ministra de Ecología de Francia, al describir la ceremonia en el cementerio Santa Ifigenia, dijo la ministra de Ecología del gobierno francés, Segolene Royal.

Fidel Castro, quien falleció el 25 de noviembre a los 90 años, fue enterrado junto al mausoleo del héroe independentista cubano José Martí.

En las afueras personas coreaban "Viva Fidel", mientras salvas de cañón sonaron en La Habana al inicio del entierro. Así finalizó una semana de multitudinarios tributos al exguerrillero barbudo que instaló un régimen comunista a menos de 200 km de Estados Unidos.

Al grito de "Yo soy Fidel", millones de cubanos le rindieron homenaje en las calles y plazas y al paso de la caravana con las cenizas, que recorrió la isla desde La Habana hasta Santiago.

A partir de ahora Cuba abre una nueva página sin Fidel Castro, quien deja un legado que desata tantos odios como amores. Muchos lo recuerdan como el hombre que universalizó la salud y la educación gratuitas en la isla, pero otros como el dictador que envió a la cárcel o al exilio a cualquiera que se le opusiera.

"El duelo termina, lo que no termina es lo que dijo (Fidel), lo que nos enseñó. A partir de mañana es otra Cuba, pero que sigue por lo mismo", señaló José Luis Soria, un reciclador de 42 años.

Osmar Montes, un pescador de 57 años, nació y se educó bajo la Revolución cubana. Como muchos, cree que la isla mantendrá el rumbo que trazó Fidel Castro y que ha prometido continuar su hermano Raúl.

"Respecto al futuro me siento optimista. Las cosas en Cuba cambian en correspondencia con el destino de Cuba", afirma.

Raúl Castro, que gobierna desde 2006, cuando Fidel cayó enfermo, estará al frente del gobierno hasta febrero de 2018, aunque mantendrá su máximo cargo en el Partido Comunista de Cuba.

El sábado, durante el último acto de masas en memoria de Fidel, el presidente cubano juró que defenderá la revolución socialista.

"Ante los restos de Fidel (...) juramos defender la patria y el socialismo", proclamó emocionado el dirigente de 85 años.

Sin apartarse del régimen de partido único, Raúl Castro está empeñado en una serie de reformas para oxigenar el modelo de corte soviético mientras avanza en el proceso de acercamiento con Estados Unidos iniciado en diciembre de 2015.