Polémica expresión de Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, culpó a los demócratas de la separación de familias indocumentadas, además de referirse a los inmigrantes pandilleros como “animales” y asegurar que México “no hace nada” para detener el flujo irregular en la frontera.


El canciller mexicano, Luis Videgaray, dijo que son “absolutamente inaceptables” las palabras de Trump.
Para Videgaray, esta declaración tiene una implicación “extraordinariamente peligrosa” porque compromete que no se reconozcan derechos humanos.
Por ello, informó que México enviará una comunicación formal, a través de su embajada en Washington, al Departamento de Estado de EE.UU., para expresar su desacuerdo.


“Se está abriendo una puerta peligrosa, en un intento por legitimar el no reconocimiento de los derechos humanos. Y esto es independiente al historial de una persona”, remarcó.
Por su parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, criticó al presidente  Trump, por llevar “el odio racista al extremo”.


“Condenamos la prepotencia de Trump por ofender y tratar a los inmigrantes latinos llamándolos ‘animales’, llevando el odio racista al extremo”, escribió Morales en Twitter.
“Todas las personas somos iguales y merecemos consideración y respeto. Nuestra solidaridad y apoyo con las víctimas de políticas racistas”, añadió.


Trump hizo esos comentarios en una reunión con representantes de localidades de California que se oponen a que ese Estado sea un ‘santuario’ para migrantes indocumentados.
“Tenemos a gente que llega al país que ustedes no creerían lo malos que son. Estas no son personas, son animales, pero los estamos sacando del país a un ritmo nunca visto”, subrayó Trump, refiriéndose aparentemente a miembros de grupos criminales como la Mara Salvatrucha, MS-13.
Trump también pronosticó que el Congreso le concederá pronto “la financiación completa” para erigir su prometido muro. (I)

Polémica expresión de Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, culpó a los demócratas de la separación de familias indocumentadas, además de referirse a los inmigrantes pandilleros como “animales” y asegurar que México “no hace nada” para detener el flujo irregular en la frontera.


El canciller mexicano, Luis Videgaray, dijo que son “absolutamente inaceptables” las palabras de Trump.
Para Videgaray, esta declaración tiene una implicación “extraordinariamente peligrosa” porque compromete que no se reconozcan derechos humanos.
Por ello, informó que México enviará una comunicación formal, a través de su embajada en Washington, al Departamento de Estado de EE.UU., para expresar su desacuerdo.


“Se está abriendo una puerta peligrosa, en un intento por legitimar el no reconocimiento de los derechos humanos. Y esto es independiente al historial de una persona”, remarcó.
Por su parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, criticó al presidente  Trump, por llevar “el odio racista al extremo”.


“Condenamos la prepotencia de Trump por ofender y tratar a los inmigrantes latinos llamándolos ‘animales’, llevando el odio racista al extremo”, escribió Morales en Twitter.
“Todas las personas somos iguales y merecemos consideración y respeto. Nuestra solidaridad y apoyo con las víctimas de políticas racistas”, añadió.


Trump hizo esos comentarios en una reunión con representantes de localidades de California que se oponen a que ese Estado sea un ‘santuario’ para migrantes indocumentados.
“Tenemos a gente que llega al país que ustedes no creerían lo malos que son. Estas no son personas, son animales, pero los estamos sacando del país a un ritmo nunca visto”, subrayó Trump, refiriéndose aparentemente a miembros de grupos criminales como la Mara Salvatrucha, MS-13.
Trump también pronosticó que el Congreso le concederá pronto “la financiación completa” para erigir su prometido muro. (I)