La Unión Juvenil: un grupo de choque contra Evo Morales

Son todos pobres y "mezcladitos", descendientes de cruceños y andinos que han emigrado a esta zona en busca de mejores oportunidades.

Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. AFP. "Evo no es una persona grata acá por todo el daño que nos ha hecho", dice César, de 23 años, uno de varios jóvenes que que han hecho vigilia en la plaza principal de esta ciudad mientras autoridades y dirigentes cívicos mantienen una huelga de hambre.

Bajo la lluvia intensa que cae sobre Santa Cruz, él y otra veintena de jóvenes descansan en la plaza principal tras una noche de vigilancia: son miembros de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), grupo de choque que se considera llamado a "defender a su pueblo" para que no sea avasallado por el gobierno central, según alegan.

Aunque afirman a coro no tener nada que ver con los partidos, estos jóvenes que aún no han abandonado por completo la adolescencia reconocen que ellos son los primeros en estar disponibles cuando, por ejemplo, hay que evitar que el presidente Evo Morales ponga un pie sobre su tierra.

"Estamos acá para apoyar y estaremos hasta lo que demos", asegura ante la AFP Julio, un joven alto y esmirriado de 17 años, que con orgullo luce un pañuelo verde al cuello en el que está impreso el logotipo de la Unión.

Aseguran también que conocen y apoyan el proyecto de autonomía que lleva adelante la región, pero no explican por qué. "Tal vez habrá más progreso", reflexiona Julio.

Entre todos comentan que estuvieron el miércoles en la protesta que impidió al presidente acceder a Santa Cruz, en un episodio más de rechazo al mandatario aymara en esta región, la más rica de Bolivia.

"Hemos estado ahí y vamos a seguir estando", anuncia desafiante uno de los jóvenes, pero ninguno de ellos adelanta qué participación tendrán el domingo, cuando se vote en Bolivia un referendo revocatorio de la autoridad del presidente, de su vice, y de ocho prefectos.

Existe preocupación porque jóvenes partidarios del presidente están empezando también a crear su grupo de choque, lo que generará violencia tarde o temprano.

Según el analista Alfonzo Román, "hay posibilidad de que el domingo haya enfrentamientos, porque cada grupo estará cuidando sus ánforas (urnas) y sus votos".

Aseguran que son todos amigos, que se conocen del barrio y que entre ellos mismos se motivan para engrosar las filas de la Unión que, entre otras actividades, también organiza campeonatos de fútbol.

Todos provienen de la zona del 'sexto anillo', un área popular de la ciudad de Santa Cruz y, medio en broma, afirman que son todos pobres y "mezcladitos", descendientes de cruceños y andinos que han emigrado a esta zona en busca de mejores oportunidades.

La Unión Juvenil: un grupo de choque contra Evo Morales

Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. AFP. "Evo no es una persona grata acá por todo el daño que nos ha hecho", dice César, de 23 años, uno de varios jóvenes que que han hecho vigilia en la plaza principal de esta ciudad mientras autoridades y dirigentes cívicos mantienen una huelga de hambre.

Bajo la lluvia intensa que cae sobre Santa Cruz, él y otra veintena de jóvenes descansan en la plaza principal tras una noche de vigilancia: son miembros de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), grupo de choque que se considera llamado a "defender a su pueblo" para que no sea avasallado por el gobierno central, según alegan.

Aunque afirman a coro no tener nada que ver con los partidos, estos jóvenes que aún no han abandonado por completo la adolescencia reconocen que ellos son los primeros en estar disponibles cuando, por ejemplo, hay que evitar que el presidente Evo Morales ponga un pie sobre su tierra.

"Estamos acá para apoyar y estaremos hasta lo que demos", asegura ante la AFP Julio, un joven alto y esmirriado de 17 años, que con orgullo luce un pañuelo verde al cuello en el que está impreso el logotipo de la Unión.

Aseguran también que conocen y apoyan el proyecto de autonomía que lleva adelante la región, pero no explican por qué. "Tal vez habrá más progreso", reflexiona Julio.

Entre todos comentan que estuvieron el miércoles en la protesta que impidió al presidente acceder a Santa Cruz, en un episodio más de rechazo al mandatario aymara en esta región, la más rica de Bolivia.

"Hemos estado ahí y vamos a seguir estando", anuncia desafiante uno de los jóvenes, pero ninguno de ellos adelanta qué participación tendrán el domingo, cuando se vote en Bolivia un referendo revocatorio de la autoridad del presidente, de su vice, y de ocho prefectos.

Existe preocupación porque jóvenes partidarios del presidente están empezando también a crear su grupo de choque, lo que generará violencia tarde o temprano.

Según el analista Alfonzo Román, "hay posibilidad de que el domingo haya enfrentamientos, porque cada grupo estará cuidando sus ánforas (urnas) y sus votos".

Aseguran que son todos amigos, que se conocen del barrio y que entre ellos mismos se motivan para engrosar las filas de la Unión que, entre otras actividades, también organiza campeonatos de fútbol.

Todos provienen de la zona del 'sexto anillo', un área popular de la ciudad de Santa Cruz y, medio en broma, afirman que son todos pobres y "mezcladitos", descendientes de cruceños y andinos que han emigrado a esta zona en busca de mejores oportunidades.