La ONU verifica alto el fuego en Colombia

La Organización de las Naciones Unidas, ONU, comenzó ayer la verificación del alto el fuego pactado entre el Gobierno de Colombia y las FARC luego del acuerdo de paz firmado el pasado 26 de septiembre en Cartagena, mientras los negociadores se reúnen en La Habana en la búsqueda de un nuevo pacto.
Integrantes de la misión de la ONU de verificación del alto el fuego. Cortesía

La misión tripartita, compuesta además por integrantes de esa guerrilla y del Gobierno, realizará visitas a las 26 zonas de preagrupamiento donde se han ido concentrando las FARC, mientras las partes negocian un nuevo pacto tras el sorpresivo rechazo en un plebiscito a lo convenido durante casi cuatro años en La Habana.
Inicialmente, 63 delegados de la ONU realizarán la labor en las sedes establecidas en las ciudades de Medellín, Bucaramanga, Florencia, Popayán, Quibdó, San José del Guaviare, Valledupar y Villavicencio.
La misión cuenta en este momento con 152 observadores internacionales en Bogotá y en ocho sedes regionales, de los 400 solicitados al Consejo de Seguridad que se espera estén desplegados por completo en enero, aseguró Javier Pérez Aquino, jefe de observadores internacionales de la misión de las Naciones Unidas en Colombia.
El objetivo es que sean visitados los sitios en los cuales estarán temporalmente ubicados los miembros de las FARC, hasta tanto entren en vigor las zonas de transición, allí deberán abandonar las armas y prepararse para la reincorporación a la vida civil.
El 26 de septiembre, el presidente Juan Manuel Santos y el líder de las FARC, Timoleón Jiménez, suscribieron en Cartagena de Indias el Acuerdo Final con el que se comprometieron a terminar un largo conflicto bélico.
Pero con el triunfo del No en el plebiscito del 2 de octubre, se abrió un debate con simpatizantes del voto negativo y otros sectores con vistas a un eventual ajuste del convenio, proceso ya en marcha en la capital cubana.
En este marco, los delegados del Gobierno de Colombia y de las FARC, revisaron la víspera temas de la reforma rural y justicia transicional para alcanzar un nuevo acuerdo que permita superar el conflicto armado de medio siglo.
“Hemos revisado el punto uno de la reforma rural integral, con una serie de precisiones, de ajustes, en la línea de lo que nos ha llegado de la sociedad colombiana”, indicó el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, desde La Habana en un video divulgado en Bogotá.
“Abordamos algunos aspectos de la jurisdicción especial para la paz, que es un tema trascendental y creo que hemos hecho un buen trabajo. Hemos logrado algunas aproximaciones importantes”, agregó. (I)

Bogotá, EFE. 

La ONU verifica alto el fuego en Colombia

Integrantes de la misión de la ONU de verificación del alto el fuego. Cortesía

La misión tripartita, compuesta además por integrantes de esa guerrilla y del Gobierno, realizará visitas a las 26 zonas de preagrupamiento donde se han ido concentrando las FARC, mientras las partes negocian un nuevo pacto tras el sorpresivo rechazo en un plebiscito a lo convenido durante casi cuatro años en La Habana.
Inicialmente, 63 delegados de la ONU realizarán la labor en las sedes establecidas en las ciudades de Medellín, Bucaramanga, Florencia, Popayán, Quibdó, San José del Guaviare, Valledupar y Villavicencio.
La misión cuenta en este momento con 152 observadores internacionales en Bogotá y en ocho sedes regionales, de los 400 solicitados al Consejo de Seguridad que se espera estén desplegados por completo en enero, aseguró Javier Pérez Aquino, jefe de observadores internacionales de la misión de las Naciones Unidas en Colombia.
El objetivo es que sean visitados los sitios en los cuales estarán temporalmente ubicados los miembros de las FARC, hasta tanto entren en vigor las zonas de transición, allí deberán abandonar las armas y prepararse para la reincorporación a la vida civil.
El 26 de septiembre, el presidente Juan Manuel Santos y el líder de las FARC, Timoleón Jiménez, suscribieron en Cartagena de Indias el Acuerdo Final con el que se comprometieron a terminar un largo conflicto bélico.
Pero con el triunfo del No en el plebiscito del 2 de octubre, se abrió un debate con simpatizantes del voto negativo y otros sectores con vistas a un eventual ajuste del convenio, proceso ya en marcha en la capital cubana.
En este marco, los delegados del Gobierno de Colombia y de las FARC, revisaron la víspera temas de la reforma rural y justicia transicional para alcanzar un nuevo acuerdo que permita superar el conflicto armado de medio siglo.
“Hemos revisado el punto uno de la reforma rural integral, con una serie de precisiones, de ajustes, en la línea de lo que nos ha llegado de la sociedad colombiana”, indicó el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, desde La Habana en un video divulgado en Bogotá.
“Abordamos algunos aspectos de la jurisdicción especial para la paz, que es un tema trascendental y creo que hemos hecho un buen trabajo. Hemos logrado algunas aproximaciones importantes”, agregó. (I)

Bogotá, EFE.