Elecciones venezolanas enfrentan gran rechazo

El resultado de las elecciones  venezolanas del domingo tendrá que enfrentarse a la mirada vigilante de buena parte del mundo y al hecho de que muchos países no reconocerán el resultado, al considerar que fueron convocadas ilegalmente.
Frente a la decisión del Parlamento Europeo, EE.UU. y varios países latinoamericanos, el nuevo Presidente -que según las encuestas será Nicolás Maduro-, tendrá el apoyo de Rusia y de la Alianza Bolivariana para los pueblos de América, ALBA.


A días de las elecciones, el Grupo de Lima lanzó un ultimátum al Gobierno para que suspenda los comicios.
Los presidentes de Argentina, Mauricio Macri, y de Colombia, Juan Manuel Santos, han declarado que no reconocerán al vencedor.


EE.UU. ha aprobado sanciones económicas contra Venezuela y la Unión Europea dice que reconocerá unas elecciones “acordadas en diálogo nacional”.
El Gobierno venezolano señala que las elecciones se acordaron con sectores de oposición que inscribieron a su candidato, Henri Falcón (disidente del chavismo) quien a su vez es acusado por la opositora Mesa de la Unidad Democrática, MUD, de desobedecer la orden de no participar en los comicios por considerarlos “fraudulentos”.


Frente a este panorama, el nuevo Presidente venezolano ya ha recibido el respaldo del ALBA y de Rusia.
 Moscú rechazó los “llamados a boicotear” las elecciones y acusó a EE.UU. de “aislar” a Venezuela para generar protestas.
El ALBA reconoce “el derecho inalienable del pueblo venezolano a participar en los comicios conforme a sus normas”. (I)

Elecciones venezolanas enfrentan gran rechazo

El resultado de las elecciones  venezolanas del domingo tendrá que enfrentarse a la mirada vigilante de buena parte del mundo y al hecho de que muchos países no reconocerán el resultado, al considerar que fueron convocadas ilegalmente.
Frente a la decisión del Parlamento Europeo, EE.UU. y varios países latinoamericanos, el nuevo Presidente -que según las encuestas será Nicolás Maduro-, tendrá el apoyo de Rusia y de la Alianza Bolivariana para los pueblos de América, ALBA.


A días de las elecciones, el Grupo de Lima lanzó un ultimátum al Gobierno para que suspenda los comicios.
Los presidentes de Argentina, Mauricio Macri, y de Colombia, Juan Manuel Santos, han declarado que no reconocerán al vencedor.


EE.UU. ha aprobado sanciones económicas contra Venezuela y la Unión Europea dice que reconocerá unas elecciones “acordadas en diálogo nacional”.
El Gobierno venezolano señala que las elecciones se acordaron con sectores de oposición que inscribieron a su candidato, Henri Falcón (disidente del chavismo) quien a su vez es acusado por la opositora Mesa de la Unidad Democrática, MUD, de desobedecer la orden de no participar en los comicios por considerarlos “fraudulentos”.


Frente a este panorama, el nuevo Presidente venezolano ya ha recibido el respaldo del ALBA y de Rusia.
 Moscú rechazó los “llamados a boicotear” las elecciones y acusó a EE.UU. de “aislar” a Venezuela para generar protestas.
El ALBA reconoce “el derecho inalienable del pueblo venezolano a participar en los comicios conforme a sus normas”. (I)