Cristina se perfila para captar el Senado y hace frente a la oposición

La expresidenta de Argentina oficializó su candidatura, esta vez por la alianza Unidad Ciudadana, mientras surge una nueva división en el partido Judicialista.
De llegar al Senado, la kirchnerista obtendría fuero y así evitaría ser juzgada por presunta corrupción, lavado de activos y otras causas. Foto: Archivo

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner volvió al centro de la escena política argentina, al oficializar su candidatura a senadora nacional por la flamante coalición Unidad Ciudadana para las cruciales elecciones legislativas de octubre, aunque no pudo evitar una nueva escisión en el partido Justicialista (peronista).

Una eventual victoria en estos comicios la dejaría en punta para intentar volver al poder en 2019 y le otorgaría fueros para evitar ser juzgada en varias causas de corrupción, lavado de activos y “administración infiel”.

Cristina, como la llaman todos en el país austral, será la abanderada de la oposición dura a las políticas de ajuste del presidente Mauricio Macri con una lista que relegó a sus históricos dirigentes más cercanos para darle paso a nuevos rostros de la política mezclados con nombres tradicionales como el excandidato presidencial del “kirchnerismo”, Daniel Scioli.

Pero la pelea no será fácil. La exjefa de Estado competirá por una banca en el Senado en la estratégica provincia de Buenos Aires, donde vota un tercio del padrón electoral y catapulta a su ganador como el gran vencedor de las elecciones a nivel nacional. En ese distrito Cristina deberá competir con pesos pesados de la política. Hoy los distintos sondeos le atribuyen entre un 30 y un 35 por ciento de los votos.

Por el lado del oficialismo los 2 candidatos a senadores de la alianza conservadora Cambiemos serán el actual ministro de Educación, Esteban Bullrich y la dirigente “macrista” Gladys González.

Bullrich es uno de los miembros del gabinete con más protagonismo ya que es la cara visible del Gobierno en el aun abierto conflicto docente que ha dejado ya sin clases durante casi 2 semanas a millones de estudiantes en todo el país por reclamos salariales. Las encuestas sitúan al oficialismo en segundo lugar con alrededor del 30 por ciento de los votos. Una eventual victoria oficialista abriría las puertas a un mayor ajuste de la economía en medio de una situación social cada vez más difícil jaqueada por el aumento de la pobreza y el desempleo.

El discurso de la alianza Cambiemos apunta hoy mayoritariamente a evitar “una vuelta al pasado” remarcando errores y resonantes casos de corrupción que involucraron al “kirchnerismo”.

Varios frentes

En tanto, el tercer gran frente será el llamado ‘1País’, nacido de la alianza entre el Frente Renovador peronista y el partido Generación para un Encuentro Nacional. Sus candidatos a senadores bonaerenses serán los líderes de ambos espacios, el expostulante presidencial Sergio Massa y la dirigente Margarita Stolbizer. Esta coalición reúne cerca del 20 por ciento de las intenciones de voto en distintos estudios.

Sin embargo, Cristina tendrá otro competidor al que intentó sumar a su alianza hasta el cierre de listas el sábado a la medianoche: su exministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo. El exmiembro del gabinete “kirchnerista” quiso competir con Cristina en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de agosto próximo, pero la exmandataria le propuso sumarse a su lista de unidad.

De hecho, le ofreció ser el primer candidato a diputado bonaerense, pero el exministro rechazó la propuesta y se quedó con los símbolos del partido peronista ya que Cristina selló una alianza con otras agrupaciones “kirchneristas” por fuera del ámbito partidario y con eje en el Frente para la Victoria (FpV), su sello interno en el peronismo.

La pelea entre Cristina y Randazzo no es nueva. El exministro se distanció de la exjefa de Estado cuando quiso ir por la Casa Rosada en 2015, pero la entonces presidenta eligió a Daniel Scioli como su candidato y le ofreció a Randazzo ir por la gobernación bonaerense, lo que este rechazó. El resultado es conocido: Macri venció las elecciones.

Randazzo, de buena imagen pública, competirá entonces por el Frente Justicialista. “Hoy tiene una intención de voto de entre 7 y 8 por ciento, por lo que le quitará respaldo a Cristina” en las elecciones, dijo el analista Federico Aurelio.

El exministro, respaldado por una decena de alcaldes peronistas bonaerenses, se convirtió así en una piedra en el zapato de Cristina. Esos puntos que este le quita en los sondeos a Unidad Ciudadana pueden ser vitales para inclinar la balanza en favor de la expresidenta o el oficialismo. En la provincia de Buenos Aires el ganador de las elecciones pondrá a 2 senadores y el segundo a un tercero por la minoría.

El tablero

Cristina será acompañada en la lista por su excanciller Jorge Taiana, referente del Movimiento Evita, curiosamente un puntal del “randazzismo” que quedó claramente debilitado por esta jugada política.

Pero no solo en el Senado se jugará esta pulseada. También se elegirán diputados en todo el país, tanto nacionales como provinciales. Y la provincia de Buenos Aires será también el campo de batalla más importante. Allí el “cristinismo” renovó su rostro con figuras nuevas y dejando de lado a dirigentes históricos como Juliana Di Tullio, extitular del bloque “kirchnerista” en la Cámara de Diputados y hasta líderes de la cuestionada agrupación juvenil La Cámpora, que recién aparece en el noveno lugar de la lista con Laura Alonso. (I)

DATOS
La boleta de la Unidad Ciudadana en la provincia de Buenos Aires estará encabezada por Fernanda Vallejos, exfuncionaria del Ministerio de Economía.

Otro de los candidatos es el científico Roberto Salvarezza y el titular del partido peronista bonaerense, Fernando Espinoza. Luego estarán dirigentes gremiales que intentarán llegar al Congreso.

Cristina sí logró la unidad de todo el peronismo en la ciudad de Buenos Aires –un distrito dominado por Cambiemos- con una lista encabezada por el exministro de Educación, Daniel Filmus.

Cambiemos buscará reeditar sus triunfos en la provincia de Buenos Aires, en la capital y en las provincias de Córdoba y varias del noroeste. La madre de todas las batallas se dará en territorio bonaerense. Allí Cristina se juega su futuro a todo o nada.

Marcelo Izquierdo, corresponsal en Buenos Aires

Cristina se perfila para captar el Senado y hace frente a la oposición

De llegar al Senado, la kirchnerista obtendría fuero y así evitaría ser juzgada por presunta corrupción, lavado de activos y otras causas. Foto: Archivo

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner volvió al centro de la escena política argentina, al oficializar su candidatura a senadora nacional por la flamante coalición Unidad Ciudadana para las cruciales elecciones legislativas de octubre, aunque no pudo evitar una nueva escisión en el partido Justicialista (peronista).

Una eventual victoria en estos comicios la dejaría en punta para intentar volver al poder en 2019 y le otorgaría fueros para evitar ser juzgada en varias causas de corrupción, lavado de activos y “administración infiel”.

Cristina, como la llaman todos en el país austral, será la abanderada de la oposición dura a las políticas de ajuste del presidente Mauricio Macri con una lista que relegó a sus históricos dirigentes más cercanos para darle paso a nuevos rostros de la política mezclados con nombres tradicionales como el excandidato presidencial del “kirchnerismo”, Daniel Scioli.

Pero la pelea no será fácil. La exjefa de Estado competirá por una banca en el Senado en la estratégica provincia de Buenos Aires, donde vota un tercio del padrón electoral y catapulta a su ganador como el gran vencedor de las elecciones a nivel nacional. En ese distrito Cristina deberá competir con pesos pesados de la política. Hoy los distintos sondeos le atribuyen entre un 30 y un 35 por ciento de los votos.

Por el lado del oficialismo los 2 candidatos a senadores de la alianza conservadora Cambiemos serán el actual ministro de Educación, Esteban Bullrich y la dirigente “macrista” Gladys González.

Bullrich es uno de los miembros del gabinete con más protagonismo ya que es la cara visible del Gobierno en el aun abierto conflicto docente que ha dejado ya sin clases durante casi 2 semanas a millones de estudiantes en todo el país por reclamos salariales. Las encuestas sitúan al oficialismo en segundo lugar con alrededor del 30 por ciento de los votos. Una eventual victoria oficialista abriría las puertas a un mayor ajuste de la economía en medio de una situación social cada vez más difícil jaqueada por el aumento de la pobreza y el desempleo.

El discurso de la alianza Cambiemos apunta hoy mayoritariamente a evitar “una vuelta al pasado” remarcando errores y resonantes casos de corrupción que involucraron al “kirchnerismo”.

Varios frentes

En tanto, el tercer gran frente será el llamado ‘1País’, nacido de la alianza entre el Frente Renovador peronista y el partido Generación para un Encuentro Nacional. Sus candidatos a senadores bonaerenses serán los líderes de ambos espacios, el expostulante presidencial Sergio Massa y la dirigente Margarita Stolbizer. Esta coalición reúne cerca del 20 por ciento de las intenciones de voto en distintos estudios.

Sin embargo, Cristina tendrá otro competidor al que intentó sumar a su alianza hasta el cierre de listas el sábado a la medianoche: su exministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo. El exmiembro del gabinete “kirchnerista” quiso competir con Cristina en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de agosto próximo, pero la exmandataria le propuso sumarse a su lista de unidad.

De hecho, le ofreció ser el primer candidato a diputado bonaerense, pero el exministro rechazó la propuesta y se quedó con los símbolos del partido peronista ya que Cristina selló una alianza con otras agrupaciones “kirchneristas” por fuera del ámbito partidario y con eje en el Frente para la Victoria (FpV), su sello interno en el peronismo.

La pelea entre Cristina y Randazzo no es nueva. El exministro se distanció de la exjefa de Estado cuando quiso ir por la Casa Rosada en 2015, pero la entonces presidenta eligió a Daniel Scioli como su candidato y le ofreció a Randazzo ir por la gobernación bonaerense, lo que este rechazó. El resultado es conocido: Macri venció las elecciones.

Randazzo, de buena imagen pública, competirá entonces por el Frente Justicialista. “Hoy tiene una intención de voto de entre 7 y 8 por ciento, por lo que le quitará respaldo a Cristina” en las elecciones, dijo el analista Federico Aurelio.

El exministro, respaldado por una decena de alcaldes peronistas bonaerenses, se convirtió así en una piedra en el zapato de Cristina. Esos puntos que este le quita en los sondeos a Unidad Ciudadana pueden ser vitales para inclinar la balanza en favor de la expresidenta o el oficialismo. En la provincia de Buenos Aires el ganador de las elecciones pondrá a 2 senadores y el segundo a un tercero por la minoría.

El tablero

Cristina será acompañada en la lista por su excanciller Jorge Taiana, referente del Movimiento Evita, curiosamente un puntal del “randazzismo” que quedó claramente debilitado por esta jugada política.

Pero no solo en el Senado se jugará esta pulseada. También se elegirán diputados en todo el país, tanto nacionales como provinciales. Y la provincia de Buenos Aires será también el campo de batalla más importante. Allí el “cristinismo” renovó su rostro con figuras nuevas y dejando de lado a dirigentes históricos como Juliana Di Tullio, extitular del bloque “kirchnerista” en la Cámara de Diputados y hasta líderes de la cuestionada agrupación juvenil La Cámpora, que recién aparece en el noveno lugar de la lista con Laura Alonso. (I)

DATOS
La boleta de la Unidad Ciudadana en la provincia de Buenos Aires estará encabezada por Fernanda Vallejos, exfuncionaria del Ministerio de Economía.

Otro de los candidatos es el científico Roberto Salvarezza y el titular del partido peronista bonaerense, Fernando Espinoza. Luego estarán dirigentes gremiales que intentarán llegar al Congreso.

Cristina sí logró la unidad de todo el peronismo en la ciudad de Buenos Aires –un distrito dominado por Cambiemos- con una lista encabezada por el exministro de Educación, Daniel Filmus.

Cambiemos buscará reeditar sus triunfos en la provincia de Buenos Aires, en la capital y en las provincias de Córdoba y varias del noroeste. La madre de todas las batallas se dará en territorio bonaerense. Allí Cristina se juega su futuro a todo o nada.

Marcelo Izquierdo, corresponsal en Buenos Aires