Afrodescendientes latinoamericanas piden tener mayor presencia política

Las mujeres afrodescendientes de América Latina reclaman tener una mayor presencia en la política de sus países, después de estar históricamente de ser tratadas como "inexistentes" en un entorno de racismo y exclusión.

"Tengo la esperanza de que la sociedad latinoamericana y caribeña se va a transformar cuando las mujeres afro tengamos posibilidad de estar en espacios de poder", aseguró a Efe Epsy Campbell, directora de la Asociación para el Desarrollo de la Mujer Negra Costarricense.

Campbell, que se encuentra en Madrid para participar en el Festival VivAmerica, explicó que las mujeres afrodescendientes lo han tenido mucho más difícil que el resto de las latinoamericanas, porque, "además de hacer los peores trabajos, eran tratadas como invisibles, en medio de un racismo que les hacía negar todo".

"Y sin embargo -dijo- siempre hemos el pilar de las sociedades, porque nunca estuvimos sólo en los espacios privados. En el tiempo de la esclavitud la mujer trabajaba igual que el hombre y, además, paría".

Según Campbell, son esas mujeres las que han hecho un mayor aporte al movimiento afro, "porque obligatoriamente han tenido que tener una visión comprensiva, no sólo de sus propias necesidades, sino también de las de sus comunidades".

"Y ahora es cuando estamos en un proceso de debate permanente, para obligar a que se haga visible lo que está pasando, más allá de hacer una lista de los derechos de las mujeres con respecto a los hombres", indicó.

Para la activista costarricense, "si las mujeres indígenas y afroamericanas alcanzan el poder en Latinoamérica y El Caribe, ninguna mujer se quedaría ya fuera, y definitivamente habría una sociedad de igualdad y multicultural".

"Pero ese multiculturalismo -puntualizó- hay que entenderlo como un espacio en el que cada uno aporte algo, desde su cosmovisión y perspectiva de la justicia".

Obtener una mayor presencia en la vida pública y política de sus países es también uno de los principales objetivos a día de hoy para las mujeres indígenas de Latinoamérica.

"La mujer indígena quiere ser visible en todos los espacios", afirmó la activista mexicana Eufrosina Cruz Mendoza, líder del movimiento Quiegolani por la Equidad de Género.

Cruz Mendoza subrayó el papel de la mujer en el liderazgo de sus comunidades, "que debido a la inmigración se están quedando cada vez con más rostros femeninos".

"Y ahí es cuando se hace cada vez más necesaria la educación, para que las nuevas generaciones de niñas no tenga que sufrir los abusos y costumbres a los que estaban destinadas", dijo.

Para la activista mexicana la clave está en "perder el miedo, que es el que nos impide avanzar".

"Hoy hay más conciencia, más ganas y menos miedo", concluyó.

Madrid, EFE.

Afrodescendientes latinoamericanas piden tener mayor presencia política

"Tengo la esperanza de que la sociedad latinoamericana y caribeña se va a transformar cuando las mujeres afro tengamos posibilidad de estar en espacios de poder", aseguró a Efe Epsy Campbell, directora de la Asociación para el Desarrollo de la Mujer Negra Costarricense.

Campbell, que se encuentra en Madrid para participar en el Festival VivAmerica, explicó que las mujeres afrodescendientes lo han tenido mucho más difícil que el resto de las latinoamericanas, porque, "además de hacer los peores trabajos, eran tratadas como invisibles, en medio de un racismo que les hacía negar todo".

"Y sin embargo -dijo- siempre hemos el pilar de las sociedades, porque nunca estuvimos sólo en los espacios privados. En el tiempo de la esclavitud la mujer trabajaba igual que el hombre y, además, paría".

Según Campbell, son esas mujeres las que han hecho un mayor aporte al movimiento afro, "porque obligatoriamente han tenido que tener una visión comprensiva, no sólo de sus propias necesidades, sino también de las de sus comunidades".

"Y ahora es cuando estamos en un proceso de debate permanente, para obligar a que se haga visible lo que está pasando, más allá de hacer una lista de los derechos de las mujeres con respecto a los hombres", indicó.

Para la activista costarricense, "si las mujeres indígenas y afroamericanas alcanzan el poder en Latinoamérica y El Caribe, ninguna mujer se quedaría ya fuera, y definitivamente habría una sociedad de igualdad y multicultural".

"Pero ese multiculturalismo -puntualizó- hay que entenderlo como un espacio en el que cada uno aporte algo, desde su cosmovisión y perspectiva de la justicia".

Obtener una mayor presencia en la vida pública y política de sus países es también uno de los principales objetivos a día de hoy para las mujeres indígenas de Latinoamérica.

"La mujer indígena quiere ser visible en todos los espacios", afirmó la activista mexicana Eufrosina Cruz Mendoza, líder del movimiento Quiegolani por la Equidad de Género.

Cruz Mendoza subrayó el papel de la mujer en el liderazgo de sus comunidades, "que debido a la inmigración se están quedando cada vez con más rostros femeninos".

"Y ahí es cuando se hace cada vez más necesaria la educación, para que las nuevas generaciones de niñas no tenga que sufrir los abusos y costumbres a los que estaban destinadas", dijo.

Para la activista mexicana la clave está en "perder el miedo, que es el que nos impide avanzar".

"Hoy hay más conciencia, más ganas y menos miedo", concluyó.

Madrid, EFE.