Estudiantes difundirán expresiones culturales

Estudiantes de las carreras de Educación Básica y Educación Inicial, de la Universidad Politécnica Salesiana, UPS, recogen información sobre la diversidad cultural y social que existe dentro de la parroquia Jima, específicamente, en la comunidad Zhipta.
Sobre la pachamanca se elabora una chakana con diversos elementos Cortesía

La investigación busca generar un diagnóstico de la realidad ecuatoriana en su aspecto intercultural. Blas Garzón, director de este proyecto, explicó que se escogió dicha comunidad debido a que aún existen manifestaciones ancestrales entre sus pobladores.

Es así que el pasado viernes, un grupo de 53 estudiantes fueron parte de la conmemoración del ritual “Pachamanka”, un vocablo proveniente del kichwa pacha: tierra, y manka: olla, que se lo puede traducir como “olla de tierra”, en la que se cocinan los alimentos que la madre tierra brindó durante la cosecha.

Detalles
Garzón explicó que la cocción, según la Mama que guió el ritual, es uno de los rituales que se desarrollan como parte del agradecimiento por la cosecha.
“En la tierra se cava un hoyo de aproximadamente 1.20 metros de profundidad por 1.50 metros de diámetro. Se utilizaron piedras volcánicas, traídas del Tungurahua, para cocinar los diferentes granos, frutas y carnes”, detalló el docente.
Una característica fundamental es que la mayoría de alimentos que se cocinaron son de origen andino como el maíz, las habas, las papas, los mellocos, entre otros. Además de las carnes de cerdos, pollo, res y cuy; se cuenta con frutas como la piña y los plátanos maduros.


“Es importante explicar que se colocaban dentro de la tierra los productos, divididos con las piedras volcánicas, paja y yute, de tal forma que los que necesitan de mayor tiempo para su cocción se introducen primero, hasta llegar al borde del hoyo con fruta como la piña y los plátanos”, puntualizó Garzón.
Esta olla dentro de la tierra se cubre con flores, maíz, frutas y otros alimentos colocados en forma de una chakana. “La cocción toma cerca de dos horas y en ese tiempo todos los asistentes son parte de un ritual dirigido por la Mama de la comunidad”, relató el docente.


Los rituales que acompañan la espera incluyen música andina y danzas tradicionales de la comunidad de Zhipta.
Otras expresiones culturales que, tanto estudiantes como docentes lograron identificar durante el ritual de la “pachamanka” fueron la minga y la pampamesa, este último representa el cierre de la jornada con el compartir de los alimentos.

Objetivo
Garzón explicó que el objetivo de esta investigación es que los estudiantes tengan un conocimiento de primera mano y desarrollen sensibilidad ante la diversidad que existe en el país.
“El resultado que esperamos es que los futuros docentes puedan decodificar estos rituales y los traduzcan en materiales didácticos para compartirlos con sus estudiantes, cuando ya sean profesionales”, proyectó el director de la investigación.


El proceso consistirá en la recolección de los datos, que ya fue realizada el pasado fin de semana; la decodificación y preparación de ensayos y trabajos para ser expuestos dentro del aula de clases; y la elaboración del material. “Los resultados finales se esperan para el mes de agosto, cuando los estudiantes culminen su semestre de clases”, indicó Garzón.

Otras actividades
La UPS trabajará en un nuevo proyecto que buscará mapear todas las expresiones culturales que se practican en esta comunidad. Garzón explicó que se firmará un convenio donde se trabajará en conjunto con el Ministerio de Cultura y Patrimonio. (CLP) (I)

Cuenca. 

Estudiantes difundirán expresiones culturales

Sobre la pachamanca se elabora una chakana con diversos elementos Cortesía

La investigación busca generar un diagnóstico de la realidad ecuatoriana en su aspecto intercultural. Blas Garzón, director de este proyecto, explicó que se escogió dicha comunidad debido a que aún existen manifestaciones ancestrales entre sus pobladores.

Es así que el pasado viernes, un grupo de 53 estudiantes fueron parte de la conmemoración del ritual “Pachamanka”, un vocablo proveniente del kichwa pacha: tierra, y manka: olla, que se lo puede traducir como “olla de tierra”, en la que se cocinan los alimentos que la madre tierra brindó durante la cosecha.

Detalles
Garzón explicó que la cocción, según la Mama que guió el ritual, es uno de los rituales que se desarrollan como parte del agradecimiento por la cosecha.
“En la tierra se cava un hoyo de aproximadamente 1.20 metros de profundidad por 1.50 metros de diámetro. Se utilizaron piedras volcánicas, traídas del Tungurahua, para cocinar los diferentes granos, frutas y carnes”, detalló el docente.
Una característica fundamental es que la mayoría de alimentos que se cocinaron son de origen andino como el maíz, las habas, las papas, los mellocos, entre otros. Además de las carnes de cerdos, pollo, res y cuy; se cuenta con frutas como la piña y los plátanos maduros.


“Es importante explicar que se colocaban dentro de la tierra los productos, divididos con las piedras volcánicas, paja y yute, de tal forma que los que necesitan de mayor tiempo para su cocción se introducen primero, hasta llegar al borde del hoyo con fruta como la piña y los plátanos”, puntualizó Garzón.
Esta olla dentro de la tierra se cubre con flores, maíz, frutas y otros alimentos colocados en forma de una chakana. “La cocción toma cerca de dos horas y en ese tiempo todos los asistentes son parte de un ritual dirigido por la Mama de la comunidad”, relató el docente.


Los rituales que acompañan la espera incluyen música andina y danzas tradicionales de la comunidad de Zhipta.
Otras expresiones culturales que, tanto estudiantes como docentes lograron identificar durante el ritual de la “pachamanka” fueron la minga y la pampamesa, este último representa el cierre de la jornada con el compartir de los alimentos.

Objetivo
Garzón explicó que el objetivo de esta investigación es que los estudiantes tengan un conocimiento de primera mano y desarrollen sensibilidad ante la diversidad que existe en el país.
“El resultado que esperamos es que los futuros docentes puedan decodificar estos rituales y los traduzcan en materiales didácticos para compartirlos con sus estudiantes, cuando ya sean profesionales”, proyectó el director de la investigación.


El proceso consistirá en la recolección de los datos, que ya fue realizada el pasado fin de semana; la decodificación y preparación de ensayos y trabajos para ser expuestos dentro del aula de clases; y la elaboración del material. “Los resultados finales se esperan para el mes de agosto, cuando los estudiantes culminen su semestre de clases”, indicó Garzón.

Otras actividades
La UPS trabajará en un nuevo proyecto que buscará mapear todas las expresiones culturales que se practican en esta comunidad. Garzón explicó que se firmará un convenio donde se trabajará en conjunto con el Ministerio de Cultura y Patrimonio. (CLP) (I)

Cuenca.