El vestido primaveral se impone con vuelos y lunares

El vuelo da vida a cualquier prenda porque se mueve a su ritmo, sus pasos perduran mientras camina y simula una coreografía elegante. Sumado a impresiones de lunares que siempre están en boga, el resultado es una prenda idónea para el inicio de la primavera.

Observar esta prenda trae a la memoria a una Julia Roberts en la película “Pretty Women”, quien lucía radiante en un vestido café con “polka dots” en blanco y un sombrero que complementaba el look.

Hoy, una vez más llega esta vestimenta para sintetizar aquella frase: “Los puntos o “topos”, en todas sus versiones o tamaños, imprimen sofisticación, sensualidad y diversión”. Predominan los tonos como el turquesa, rojo, blanco, negro, amarillo, rosado, con suaves tejidos (lino, algodón, chambray), formas asimétricas y en diferentes alturas (largos, medianos y cortos).

Esta inclinación tiene una fuerte tradición española, que llega desde el sur del país ibérico, por la reminiscencia con los vestidos flamencos originarios de la región andaluza. A pesar de su origen castizo, los lunares cada vez se reinventan y es posible verlos en camisas, pantalones, trajes de baño, faldas, entre otras piezas.

Una serie de marcas de lujo decidieron cubrir sus diseños con las famosas bolas con una gran variedad de dimensiones y colores, un ejemplo de esto es el estilo transformado de los trajes de Carolina Herrera, los pantalones, chaqueta y falda arriesgadas del diseñador francés Joseph Altuzarra, o las blusas de la marca española Zara.

Por otra parte, y no es para menos, las “influencers” han caído rendidas a esta tendencia y algunas han aprovechado su tiempo de “relax”, vacaciones o eventos especiales para estrenar combinaciones en que los “topos” son los protagonistas, ya sea con toques más clásicos o juveniles.

Lo cierto es que en su clóset también es importante que repose una prenda tan singular como esta. Sin embargo, ¿quiere saber cómo llevarla, sin perder la elegancia? Tome nota de los siguientes consejos.

No lleve comas sino puntos al trabajo

Opte por un vestido negro con lunares blancos a la altura de la rodilla, un poco ajustado a la cintura y con vuelos en la parte baja para equilibrar las proporciones, recuerde que la mujer ecuatoriana es curvilínea y está bien resaltar la figura, pero con sutileza.

Mezcle con zapatos de tacón en paleta vibrante (fucsia, rojo, naranja, verde); si es más clásica unos “stilettos” negros están bien, agréguele un bolso mediano en tono neutro y el cabello suelto con una peineta.

Para el “after office”

Nunca faltan los compromisos sociales después del horario de labores. Un atuendo ideal y con el que usted se va a sentir cómoda, es con un “polka dots” en tonalidad roja a media pierna que puede combinar con sandalias rosadas de satén, un collar de varias vueltas en conjunto con aretes discretos y una cartera sobre. Opte por un cabello recogido que eleve su sensualidad y buen gusto.

Libre y relajada

¿Sabía que su vestimenta también refleja su esencia? Una excelente propuesta para un sábado por la tarde o un café con sus amigos es un vestido de corte largo, preferible en colores vivos (azul, morado, mamey), súmele unos aretes largos, alpargatas o sandalias bajas, un bolso de mimbre y cabello suelto, si desea con pañuelo. Ahora, si le gusta aventurarse por algo más deportivo apueste por unos tenis.

Este estampado folclórico, retro y divertido, llegó con más fuerza, ¡para quedarse! Escoja el que más vaya acorde con su figura y se sienta despreocupada. Recuerde que usted marca la diferencia en cada uno de sus atuendos y la presencia de este “print” siempre será un éxito en su “total look”. (I)

El vestido primaveral se impone con vuelos y lunares

Observar esta prenda trae a la memoria a una Julia Roberts en la película “Pretty Women”, quien lucía radiante en un vestido café con “polka dots” en blanco y un sombrero que complementaba el look.

Hoy, una vez más llega esta vestimenta para sintetizar aquella frase: “Los puntos o “topos”, en todas sus versiones o tamaños, imprimen sofisticación, sensualidad y diversión”. Predominan los tonos como el turquesa, rojo, blanco, negro, amarillo, rosado, con suaves tejidos (lino, algodón, chambray), formas asimétricas y en diferentes alturas (largos, medianos y cortos).

Esta inclinación tiene una fuerte tradición española, que llega desde el sur del país ibérico, por la reminiscencia con los vestidos flamencos originarios de la región andaluza. A pesar de su origen castizo, los lunares cada vez se reinventan y es posible verlos en camisas, pantalones, trajes de baño, faldas, entre otras piezas.

Una serie de marcas de lujo decidieron cubrir sus diseños con las famosas bolas con una gran variedad de dimensiones y colores, un ejemplo de esto es el estilo transformado de los trajes de Carolina Herrera, los pantalones, chaqueta y falda arriesgadas del diseñador francés Joseph Altuzarra, o las blusas de la marca española Zara.

Por otra parte, y no es para menos, las “influencers” han caído rendidas a esta tendencia y algunas han aprovechado su tiempo de “relax”, vacaciones o eventos especiales para estrenar combinaciones en que los “topos” son los protagonistas, ya sea con toques más clásicos o juveniles.

Lo cierto es que en su clóset también es importante que repose una prenda tan singular como esta. Sin embargo, ¿quiere saber cómo llevarla, sin perder la elegancia? Tome nota de los siguientes consejos.

No lleve comas sino puntos al trabajo

Opte por un vestido negro con lunares blancos a la altura de la rodilla, un poco ajustado a la cintura y con vuelos en la parte baja para equilibrar las proporciones, recuerde que la mujer ecuatoriana es curvilínea y está bien resaltar la figura, pero con sutileza.

Mezcle con zapatos de tacón en paleta vibrante (fucsia, rojo, naranja, verde); si es más clásica unos “stilettos” negros están bien, agréguele un bolso mediano en tono neutro y el cabello suelto con una peineta.

Para el “after office”

Nunca faltan los compromisos sociales después del horario de labores. Un atuendo ideal y con el que usted se va a sentir cómoda, es con un “polka dots” en tonalidad roja a media pierna que puede combinar con sandalias rosadas de satén, un collar de varias vueltas en conjunto con aretes discretos y una cartera sobre. Opte por un cabello recogido que eleve su sensualidad y buen gusto.

Libre y relajada

¿Sabía que su vestimenta también refleja su esencia? Una excelente propuesta para un sábado por la tarde o un café con sus amigos es un vestido de corte largo, preferible en colores vivos (azul, morado, mamey), súmele unos aretes largos, alpargatas o sandalias bajas, un bolso de mimbre y cabello suelto, si desea con pañuelo. Ahora, si le gusta aventurarse por algo más deportivo apueste por unos tenis.

Este estampado folclórico, retro y divertido, llegó con más fuerza, ¡para quedarse! Escoja el que más vaya acorde con su figura y se sienta despreocupada. Recuerde que usted marca la diferencia en cada uno de sus atuendos y la presencia de este “print” siempre será un éxito en su “total look”. (I)