Slimane firma un Saint Laurent

La Semana de la Moda Masculina de París cerró con los “confetti” que llovieron sobre la pasarela de Saint Laurent, en la que el modisto Hedi Slimane rindió su particular homenaje a la ciudad en que vive, Los Ángeles.
Un modelo luce la creación de Hedi Slimane.

“Era una fiesta en Los Ángeles, está claro”, exclamó la actriz y productora mexicana Salma Hayek, tras conocer una colección primavera-verano que surgió entre las palmeras impresas en los asientos del público.


Para que realmente fuera “muy L.A. (Los Ángeles)”, como la calificó Hayek, era necesario que hubiera una buena representación de la industria del espectáculo. Y Slimane también pensó en eso.


Las estrellas hollywoodienses Pierce Brosnan y Gary Oldman compartieron la primera fila del desfile con los cantantes Lenny Kravitz y Johnny Hallyday, así como con el matrimonio formado por Salma Hayek y François-Henri Pinault, presidente del grupo Kering al que pertenece Saint Laurent.


“Estamos esperando a ver a nuestro hijo, Dylan Thomas”, explicó Brosnan antes de que se encendieran las luces de una pasarela por la que desfiló el joven que, junto al hijo del actor Val Kilmer, ha sido imagen de una campaña de Slimane para Saint Laurent.


La habitual puesta en escena de luz y música con la que abre la firma francesa regaló uno de los mejores momentos al apostar por módulos alargados que iban cambiando de color y posición dibujando un horizonte de noche de diversión.


Esta era sólo la antesala de unos brillos que encontraron una buena representación en las cazadoras “teddy” bordadas de pedrería, que se presentaron como la gran apuesta de la temporada.


Las camisas de leñador deshilachadas en el bajo, y que en algunos casos llegaron a degradarse hacia otro color en la parte inferior, fueron la prenda perfecta para acompañar las declinaciones de la chupa de cuero, de la cazadora vaquera y del cárdigan. (E)

París, EFE.

Slimane firma un Saint Laurent

Un modelo luce la creación de Hedi Slimane.

“Era una fiesta en Los Ángeles, está claro”, exclamó la actriz y productora mexicana Salma Hayek, tras conocer una colección primavera-verano que surgió entre las palmeras impresas en los asientos del público.


Para que realmente fuera “muy L.A. (Los Ángeles)”, como la calificó Hayek, era necesario que hubiera una buena representación de la industria del espectáculo. Y Slimane también pensó en eso.


Las estrellas hollywoodienses Pierce Brosnan y Gary Oldman compartieron la primera fila del desfile con los cantantes Lenny Kravitz y Johnny Hallyday, así como con el matrimonio formado por Salma Hayek y François-Henri Pinault, presidente del grupo Kering al que pertenece Saint Laurent.


“Estamos esperando a ver a nuestro hijo, Dylan Thomas”, explicó Brosnan antes de que se encendieran las luces de una pasarela por la que desfiló el joven que, junto al hijo del actor Val Kilmer, ha sido imagen de una campaña de Slimane para Saint Laurent.


La habitual puesta en escena de luz y música con la que abre la firma francesa regaló uno de los mejores momentos al apostar por módulos alargados que iban cambiando de color y posición dibujando un horizonte de noche de diversión.


Esta era sólo la antesala de unos brillos que encontraron una buena representación en las cazadoras “teddy” bordadas de pedrería, que se presentaron como la gran apuesta de la temporada.


Las camisas de leñador deshilachadas en el bajo, y que en algunos casos llegaron a degradarse hacia otro color en la parte inferior, fueron la prenda perfecta para acompañar las declinaciones de la chupa de cuero, de la cazadora vaquera y del cárdigan. (E)

París, EFE.

Boletín Que gara
Qué gara

Ahora puedes suscribirte a nuestro Nuevo boletín semanal

Suscríbete