Serie cuencana quiere conquistar Netflix

Xavier Cuenca durante su jornada de trabajo en BlackBird Studios.

Xavier Cuenca, graduado de la Universidad del Azuay, trabaja en el mundo del diseño enfocado en la preproducción y posproducción audiovisual de varias producciones que han levantado el interés nacional e internacional.


Desde niño, su pasión por el diseño era innato. Cuenta que en la escuela y colegio sus cuadernos y libros eran diferentes a los de sus compañeros.“Cuando era pequeño tenía deseo de experimentar, descubrir, crear. Recuerdo que en el colegio, en las tareas, mis compañeros dibujaban vectores muy lineales mientras que yo les daba vida, arreglos, diseños, entornos. Como que ya tenía esa necesidad de crear”, dice Cuenca.

El cuencano, de 32 años, está enfocado hoy en el  “concept art” y “storyboard” en “BlackBird Studio”, donde ha trabajado varios proyectos que han sido aclamados tanto en el ámbito nacional como internacional.

“Creo que el talento humano es lo más importante en Blackbird. El trabajo en equipo conformado por directores, animadores 2D y 3D, escritores, guionistas es lo principal. Como toda carrera, es bastante complicado al inicio, pero es un proceso de constancia y pasión a lo que se hace".

BlackBird es un empresa conformada por seis personas que realizan proyectos enmarcados siempre con la identidad cuencana y ecuatoriana. Han trabajado con marcas como Marathon, Honda, Toni, desarrollos de videojuegos y muy pronto en una serie para Netflix.

El primer videojuego cuencano

El “Gran Viaje” es un juego creado en el 2017 por la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca, con el apoyo del Ministerio de Cultura y Patrimonio. Cuenca y su compañeros presentaron un demo del videojuego con el que tuvieron un impacto nacional e internacional.

Es la historia de Nina Samay, una joven cañari que debe afrontar la invasión de los Incas a su pueblo, suceso que se produjo en el Ecuador en el año 1500 después de Cristo.

“Fueron dos años de largo trabajo con gran acogida; lastimosamente, no se pudo monetizar o vender este proyecto por ser un producto académico. Varias empresas de Estados Unidos e Inglaterra estaban interesados en comprar el juego. Allí “se nos prendió el foco” de generar contenido audiovisual de autoría propia.

Cuenca afirma que el mercado industrial en la ciudad está creciendo de a poco, en comparación como Quito y Guayaquil; pero, su mercado está enfocado en lo internacional con industrias de varios países  donde consumen productos audiovisuales, tales como Amazon, Apple y Netflix que está más cercana de la mira.

Conversaciones para una serie Netflix

Cuenca señala que BlackBird Studio está muy cerca de cerrar negociaciones con la empresa audiovisual norteamericana más importante del mundo, Netflix.

“Es una serie de 'live action'. La dirección me cuenta cómo están los guiones, personajes, etc. Yo tengo que hacer una investigación de cada detalle, ambiente, personaje y plasmar en gráficos realistas”, dice.

Cuenca no dio muchos detalles de lo que será esta serie, ya que se encuentra en proceso de producción; pero, afirma que es un trabajo que ha llevado más de un año trabajando. Espera para el 2020 presentarlo a los directivos de Netflix y ser proyectado a nivel mundial.

El joven está orgulloso de ser cuencano y consciente e inconscientemente ve plasmado su esencia en sus trabajos. “A largo plazo busco generar gráfica de autor, cómics, libros ilustrados y  seguir trabajando en la industria del entretenimiento, videojuegos y películas", concluye en una entrevista para Diario El Tiempo.

eltiempo.com.ec




Serie cuencana quiere conquistar Netflix

Xavier Cuenca durante su jornada de trabajo en BlackBird Studios.

Xavier Cuenca, graduado de la Universidad del Azuay, trabaja en el mundo del diseño enfocado en la preproducción y posproducción audiovisual de varias producciones que han levantado el interés nacional e internacional.


Desde niño, su pasión por el diseño era innato. Cuenta que en la escuela y colegio sus cuadernos y libros eran diferentes a los de sus compañeros.“Cuando era pequeño tenía deseo de experimentar, descubrir, crear. Recuerdo que en el colegio, en las tareas, mis compañeros dibujaban vectores muy lineales mientras que yo les daba vida, arreglos, diseños, entornos. Como que ya tenía esa necesidad de crear”, dice Cuenca.

El cuencano, de 32 años, está enfocado hoy en el  “concept art” y “storyboard” en “BlackBird Studio”, donde ha trabajado varios proyectos que han sido aclamados tanto en el ámbito nacional como internacional.

“Creo que el talento humano es lo más importante en Blackbird. El trabajo en equipo conformado por directores, animadores 2D y 3D, escritores, guionistas es lo principal. Como toda carrera, es bastante complicado al inicio, pero es un proceso de constancia y pasión a lo que se hace".

BlackBird es un empresa conformada por seis personas que realizan proyectos enmarcados siempre con la identidad cuencana y ecuatoriana. Han trabajado con marcas como Marathon, Honda, Toni, desarrollos de videojuegos y muy pronto en una serie para Netflix.

El primer videojuego cuencano

El “Gran Viaje” es un juego creado en el 2017 por la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca, con el apoyo del Ministerio de Cultura y Patrimonio. Cuenca y su compañeros presentaron un demo del videojuego con el que tuvieron un impacto nacional e internacional.

Es la historia de Nina Samay, una joven cañari que debe afrontar la invasión de los Incas a su pueblo, suceso que se produjo en el Ecuador en el año 1500 después de Cristo.

“Fueron dos años de largo trabajo con gran acogida; lastimosamente, no se pudo monetizar o vender este proyecto por ser un producto académico. Varias empresas de Estados Unidos e Inglaterra estaban interesados en comprar el juego. Allí “se nos prendió el foco” de generar contenido audiovisual de autoría propia.

Cuenca afirma que el mercado industrial en la ciudad está creciendo de a poco, en comparación como Quito y Guayaquil; pero, su mercado está enfocado en lo internacional con industrias de varios países  donde consumen productos audiovisuales, tales como Amazon, Apple y Netflix que está más cercana de la mira.

Conversaciones para una serie Netflix

Cuenca señala que BlackBird Studio está muy cerca de cerrar negociaciones con la empresa audiovisual norteamericana más importante del mundo, Netflix.

“Es una serie de 'live action'. La dirección me cuenta cómo están los guiones, personajes, etc. Yo tengo que hacer una investigación de cada detalle, ambiente, personaje y plasmar en gráficos realistas”, dice.

Cuenca no dio muchos detalles de lo que será esta serie, ya que se encuentra en proceso de producción; pero, afirma que es un trabajo que ha llevado más de un año trabajando. Espera para el 2020 presentarlo a los directivos de Netflix y ser proyectado a nivel mundial.

El joven está orgulloso de ser cuencano y consciente e inconscientemente ve plasmado su esencia en sus trabajos. “A largo plazo busco generar gráfica de autor, cómics, libros ilustrados y  seguir trabajando en la industria del entretenimiento, videojuegos y películas", concluye en una entrevista para Diario El Tiempo.

eltiempo.com.ec