Mickey Mouse será de dominio público en 2024

Después de 20 años se admitió, finalmente, la liberación de derechos de varias obras de arte, teatrales, literarias, para su distribución y nuevas adaptaciones. En 1999 el Congreso de Estados Unidos aprobó una ley con la que extendió 20 años el plazo para liberar los derechos de autor de cientos de obras de arte literarias, musicales y visuales.

A pesar de que muchos fanáticos presentían la posibilidad de que este plazo se vuelva a discutir y se prolongara en el tiempo, esto no pasó.

Desde la medianoche del 1 de enero obras como Stopping by Woods on a Snowy Evenin, de Robert Frost, o la canción Yes! We have no bananas, de Billy Jones, son de dominio público y pueden ser readaptadas y distribuidas de manera gratuita. Con esto se presume la liberación de otros tantos trabajos para los próximos años.

En enero de 2020, Rhapsody in Blue, la ópera de George Gershwin, entrará en el dominio público. Le seguirá The Great Gatsby, de F. Scott Fitzgerald, en enero de 2021, y The Sun Also Rises, de Ernest Hemingway, desde enero de 2022. La gran expectativa gira en torno a la expiración de los derechos de autor de Steamboat Willie -el corto animado que lanzó a la fama a Mickey Mouse- y con ello el reclamo de Disney a la estrella de la película, Mickey Mouse.


Los derechos de autor de los personajes de Superman, Batman, Blancanieves de Disney y los primeros Looney Tunes entrarán en el dominio público entre 2031 y 2035. James Grimmelmann, experto en derechos de autor en la Escuela de Derecho de Cornell, sostiene en una entrevista que esta es un área de derecho inexplorada.

“Las prácticas de concesión de licencias para los personajes modernos son más intensivas y más completas ahora que en las décadas de 1920 y 1930”, refiere Grimmelmann.

“Nunca tuvimos megacharacters de la misma manera antes de la década de 1920”, dice. Disney –que tiene varios sistemas de protección legal para un personaje tan importante para su mercado como Mickey Mouse– posee los derechos de autor del personaje original. Además, tiene los derechos de autor de versiones posteriores del personaje, que tienden a ser más conocidas por el público moderno como el ratón con guantes. Y también posee derechos de marca.

La mayoría de los libros de la serie de Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes, que se publicó entre 1887 y 1927, es de dominio público, aunque los últimos volúmenes todavía están bajo copyright. Hace unos años el patrimonio de Arthur Conan Doyle intentó detener la publicación de un libro basado en el personaje de Sherlock Holmes, argumentando que la complejidad total del personaje de Holmes no se reveló sino de manera posterior, en la serie.

 Una corte de apelaciones rechazó este argumento y sostuvo que las personas eran libres de crear nuevos libros de Sherlock Holmes siempre y cuando no usaran elementos del canon de Holmes que se introdujeron en libros que todavía estaban bajo copyright.

Mickey Mouse será de dominio público en 2024

Después de 20 años se admitió, finalmente, la liberación de derechos de varias obras de arte, teatrales, literarias, para su distribución y nuevas adaptaciones. En 1999 el Congreso de Estados Unidos aprobó una ley con la que extendió 20 años el plazo para liberar los derechos de autor de cientos de obras de arte literarias, musicales y visuales.

A pesar de que muchos fanáticos presentían la posibilidad de que este plazo se vuelva a discutir y se prolongara en el tiempo, esto no pasó.

Desde la medianoche del 1 de enero obras como Stopping by Woods on a Snowy Evenin, de Robert Frost, o la canción Yes! We have no bananas, de Billy Jones, son de dominio público y pueden ser readaptadas y distribuidas de manera gratuita. Con esto se presume la liberación de otros tantos trabajos para los próximos años.

En enero de 2020, Rhapsody in Blue, la ópera de George Gershwin, entrará en el dominio público. Le seguirá The Great Gatsby, de F. Scott Fitzgerald, en enero de 2021, y The Sun Also Rises, de Ernest Hemingway, desde enero de 2022. La gran expectativa gira en torno a la expiración de los derechos de autor de Steamboat Willie -el corto animado que lanzó a la fama a Mickey Mouse- y con ello el reclamo de Disney a la estrella de la película, Mickey Mouse.


Los derechos de autor de los personajes de Superman, Batman, Blancanieves de Disney y los primeros Looney Tunes entrarán en el dominio público entre 2031 y 2035. James Grimmelmann, experto en derechos de autor en la Escuela de Derecho de Cornell, sostiene en una entrevista que esta es un área de derecho inexplorada.

“Las prácticas de concesión de licencias para los personajes modernos son más intensivas y más completas ahora que en las décadas de 1920 y 1930”, refiere Grimmelmann.

“Nunca tuvimos megacharacters de la misma manera antes de la década de 1920”, dice. Disney –que tiene varios sistemas de protección legal para un personaje tan importante para su mercado como Mickey Mouse– posee los derechos de autor del personaje original. Además, tiene los derechos de autor de versiones posteriores del personaje, que tienden a ser más conocidas por el público moderno como el ratón con guantes. Y también posee derechos de marca.

La mayoría de los libros de la serie de Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes, que se publicó entre 1887 y 1927, es de dominio público, aunque los últimos volúmenes todavía están bajo copyright. Hace unos años el patrimonio de Arthur Conan Doyle intentó detener la publicación de un libro basado en el personaje de Sherlock Holmes, argumentando que la complejidad total del personaje de Holmes no se reveló sino de manera posterior, en la serie.

 Una corte de apelaciones rechazó este argumento y sostuvo que las personas eran libres de crear nuevos libros de Sherlock Holmes siempre y cuando no usaran elementos del canon de Holmes que se introdujeron en libros que todavía estaban bajo copyright.