Luzca perfecta y con estilo para ir a la oficina

Es momento de renovar su look de ‘working girl’ (chica trabajadora) con piezas básicas, llenas de color, estampados y sensualidad que le ayudarán a brindarle un clima diferente a su armario. ¿Lista?

¿Quién dijo que tiene que lucir aburrida para ir a la oficina? Hoy las mujeres no solo usan pantalones de manera casual, sino que también los utilizan para sus labores diarias. Con la constante reconstrucción de la moda, las faldas de vuelo, plisadas, vestidos, jeans, chaquetas, entre otras prendas combinadas con otros elementos, incluso unos tenis, se las ve atractiva para esos días ajetreados.

Es cierto que en otras épocas los conjuntos para ir al trabajo tenían menos licencias al momento de jugar con la ropa, ya que debían ser más formales. En la actualidad conviven todos los estilos, incluso el mix de ellos con opciones básicas e intercambiables que van desde los ‘outfits’ más serios y distinguidos, hasta los informales y urbanos. La clave reside en adaptarlos a su personalidad o a las exigencias que cada trabajo implica. No obstante, las propuestas que se sugieren se acomodan para todos los gustos.

Los famosos ‘power suits’ (traje de sastre femenino), son unas piezas imprescindibles en el clóset de la mujer profesional, ya que aporta el aire formal que todo estilismo requiere para el trabajo. Apostar por la calidad de la sastrería con diseño y hechura contemporánea con detalles le ofrecerá libertad, personalidad, además de carácter. Sin embargo, pruebe nuevos cortes, chaquetas, así como volúmenes; busque mezclar texturas, estampados y colores.

La clásica camisa femenina
Es una de las prendas más versátiles. Con ella puede encontrar hasta cinco maneras diferentes de llevarla a la oficina: clásica, chic, ‘lady’, casual y ‘boho’. Si la combina con un blazer adecuado, un pantalón de rayas, cuadros, ‘polkadots’ o floreado, le ofrecerá un toque diferente a su look, se sentirá cómoda, así como elegante.

Una falda destructurada
Ya sea asimétrica, tipo tubo, con volados (que están ‘in’), rectas, cortes y capas inesperadas, pero sorprendentemente formal y seria para las labores de la oficina. Puede usarla con una blusa de seda estampada o un tono monocromático (blanco o negro) elegante en conjunto con unos zapatos en paleta intensa, logrará destacarse en la sala de reuniones. Complemente esta propuesta, si lo desea, con una chaqueta por debajo de la cintura y un collar o aretes acordes con la combinación.

Todo a un color
Si viste de un solo tono conseguirá alargar ópticamente la figura. Sin embargo, aquí entra en juego la tonalidad que va a elegir, su tez, figura y el buen gusto. Recuerde que los colores fríos ayudan a estilizar, mientras que los cálidos agrandan. Tal vez el amarillo, naranja o fucsia no son lo más apropiados para la oficina, pero el azul marino, morado y verde botella, son los nuevos negros. Tendrán en su look un color, sin restar seriedad a su vestimenta.

Un vestido
Si hay un básico con el que podría vestir de lunes a viernes y sin complicaciones, ¡es esta prenda! Aunque existe vida más allá del tradicional negro, línea recta o corte ‘business’, si usted es fan de esta pieza y quiere invertir en cinco vestidos para toda la semana, ¡hágalo! En diferentes texturas, estampados, paletas o cortes, se sugiere que mejor escoja uno ‘midi’ (hasta la rodilla), ya que es discreto y delicado. Puede mezclarlo con gamusa, ya sea en complementos, accesorios o chaqueta. Y para aquellas mujeres más atrevidas o ‘hipster’, unos zapatos deportivos serán un punto diferenciador en su ‘total look’.

Un blazer o gabardina
Sin duda, ambos, son un básico en cualquier época del año. Es momento de adquirir uno de excelente calidad porque va a convertirse en su prenda fetiche por su versatilidad y lo bien que queda a todas las figuras. Se recomienda escoger colores como: negro, azul, rojo, morado, verde oscuro, en el caso del blazer; y por la gabardina en tono camel.

Además, apueste por unos zapatos clásicos, cómodos y bonitos, ya sean planos, botines, taco medio (los cuadros siguen en tendencia), o ‘peep toes’ que alarguen su estatura y luzca muy bien. (I)

Cessia Murillo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Luzca perfecta y con estilo para ir a la oficina

¿Quién dijo que tiene que lucir aburrida para ir a la oficina? Hoy las mujeres no solo usan pantalones de manera casual, sino que también los utilizan para sus labores diarias. Con la constante reconstrucción de la moda, las faldas de vuelo, plisadas, vestidos, jeans, chaquetas, entre otras prendas combinadas con otros elementos, incluso unos tenis, se las ve atractiva para esos días ajetreados.

Es cierto que en otras épocas los conjuntos para ir al trabajo tenían menos licencias al momento de jugar con la ropa, ya que debían ser más formales. En la actualidad conviven todos los estilos, incluso el mix de ellos con opciones básicas e intercambiables que van desde los ‘outfits’ más serios y distinguidos, hasta los informales y urbanos. La clave reside en adaptarlos a su personalidad o a las exigencias que cada trabajo implica. No obstante, las propuestas que se sugieren se acomodan para todos los gustos.

Los famosos ‘power suits’ (traje de sastre femenino), son unas piezas imprescindibles en el clóset de la mujer profesional, ya que aporta el aire formal que todo estilismo requiere para el trabajo. Apostar por la calidad de la sastrería con diseño y hechura contemporánea con detalles le ofrecerá libertad, personalidad, además de carácter. Sin embargo, pruebe nuevos cortes, chaquetas, así como volúmenes; busque mezclar texturas, estampados y colores.

La clásica camisa femenina
Es una de las prendas más versátiles. Con ella puede encontrar hasta cinco maneras diferentes de llevarla a la oficina: clásica, chic, ‘lady’, casual y ‘boho’. Si la combina con un blazer adecuado, un pantalón de rayas, cuadros, ‘polkadots’ o floreado, le ofrecerá un toque diferente a su look, se sentirá cómoda, así como elegante.

Una falda destructurada
Ya sea asimétrica, tipo tubo, con volados (que están ‘in’), rectas, cortes y capas inesperadas, pero sorprendentemente formal y seria para las labores de la oficina. Puede usarla con una blusa de seda estampada o un tono monocromático (blanco o negro) elegante en conjunto con unos zapatos en paleta intensa, logrará destacarse en la sala de reuniones. Complemente esta propuesta, si lo desea, con una chaqueta por debajo de la cintura y un collar o aretes acordes con la combinación.

Todo a un color
Si viste de un solo tono conseguirá alargar ópticamente la figura. Sin embargo, aquí entra en juego la tonalidad que va a elegir, su tez, figura y el buen gusto. Recuerde que los colores fríos ayudan a estilizar, mientras que los cálidos agrandan. Tal vez el amarillo, naranja o fucsia no son lo más apropiados para la oficina, pero el azul marino, morado y verde botella, son los nuevos negros. Tendrán en su look un color, sin restar seriedad a su vestimenta.

Un vestido
Si hay un básico con el que podría vestir de lunes a viernes y sin complicaciones, ¡es esta prenda! Aunque existe vida más allá del tradicional negro, línea recta o corte ‘business’, si usted es fan de esta pieza y quiere invertir en cinco vestidos para toda la semana, ¡hágalo! En diferentes texturas, estampados, paletas o cortes, se sugiere que mejor escoja uno ‘midi’ (hasta la rodilla), ya que es discreto y delicado. Puede mezclarlo con gamusa, ya sea en complementos, accesorios o chaqueta. Y para aquellas mujeres más atrevidas o ‘hipster’, unos zapatos deportivos serán un punto diferenciador en su ‘total look’.

Un blazer o gabardina
Sin duda, ambos, son un básico en cualquier época del año. Es momento de adquirir uno de excelente calidad porque va a convertirse en su prenda fetiche por su versatilidad y lo bien que queda a todas las figuras. Se recomienda escoger colores como: negro, azul, rojo, morado, verde oscuro, en el caso del blazer; y por la gabardina en tono camel.

Además, apueste por unos zapatos clásicos, cómodos y bonitos, ya sean planos, botines, taco medio (los cuadros siguen en tendencia), o ‘peep toes’ que alarguen su estatura y luzca muy bien. (I)

Cessia Murillo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.