Los Ilegales hicieron su 'Rebelión' en Ecuador

Quito se convirtió la noche del sábado en la segunda parada del grupo español Ilegales en Ecuador, país en el que hizo una escala en el marco de su gira "Rebelión".

El grupo integrado por cuatro artistas se presentó el viernes 8 de marzo el coliseo Jefferson Pérez, en Cuenca.

"Horas antes de descargar en Cuenca, Ecuador, pienso que mi guitarra es un campo de batalla entre el bien y el mal", escribió en su perfil de Twitter, Jorge Martínez, el vocalista de los Ilegales.

Además de su música, en esa urbe los artistas firmaron autógrafos y agradecieron la acogida del público.

"Siempre nos acoge bien ECUADOR. Da mucho gusto venir", escribieron en su cuenta de Instagram antes de ofrecer su espectáculo en la ciudad conocida como "la Atenas del Ecuador".

En su parada en la ciudad ecuatoriana, el grupo desplegó energía en el ágora de la Casa de la Cultura, situada en la zona de ingreso al centro histórico de Quito.

El espectáculo comenzó con la presentación del grupo español Los Toreros Muertos.

"A pesar de que los tiempos cambian, Los Toreros Muertos continúan tocando para recordar aquella época en donde la guitarra eléctrica era la reina", señalaron los organizadores del concierto.

Formada en 1985, "esta agrupación de irreverente originalidad y salvaje sentido del humor, aportó un aire nuevo y descarado a la música de los ochenta", añadieron.

Entre sus canciones más recordadas figuran: "Mi agüita amarilla", "Yo no me llamo Javier", "Soy un Animal", "Pilar", "On the Desk".

La intervención de los Ilegales -vestidos todos de negro, con el vocalista luciendo una camisa a rayas negra con blanco sobre un escenario bañado en luces rojas-, inició con su tema "Stick de Hochey", en un repertorio que incluyó cerca de veinte canciones.

Con 36 años de trayectoria, trece álbumes de estudio, varios sencillos y muchos recopilatorios, el grupo español -que llegó a Ecuador el 7 de marzo- desató la euforia de cientos de asistentes al concierto con temas tradicionales y piezas de su nuevo álbum.

La lista de canciones del concierto incluyó temas como "Si la muerte me mira de frente", "Hace mucho ruido", "Todo lo que digáis que somos", "Mi amigo Omar" y "El bosque fragante y sombrío", entre otras que suenan con fuerza en su gira "Rebelión".

"Hoy ya empieza a ser ayer, es hora de cantar la despedida. Hagamos gigantescos los segundos, esta hora tan fugaz con energía. No hay más defensa que la propia vida", sonó con fuerza al inicio de "El bosque fragante y sombrío".

El último álbum, que lleva el nombre de la gira, incluye diez canciones y se lanzó el pasado 28 de septiembre.

Tras su presentación en Ecuador, los Ilegales se preparan para ofrecer un concierto el 17 de marzo en México Distrito Federal, y luego de espectáculos en otros países, volverán a la nación andina en mayo próximo.

Los españoles se presentarán el 16 de mayo en la ciudad costera de Guayaquil (suroeste), y dos días después en la andina de Atuntaqui (norte). (E)

Lea también: “Hoy, una rebelión no solo es necesaria es imprescindible”

Los Ilegales hicieron su 'Rebelión' en Ecuador

Quito se convirtió la noche del sábado en la segunda parada del grupo español Ilegales en Ecuador, país en el que hizo una escala en el marco de su gira "Rebelión".

El grupo integrado por cuatro artistas se presentó el viernes 8 de marzo el coliseo Jefferson Pérez, en Cuenca.

"Horas antes de descargar en Cuenca, Ecuador, pienso que mi guitarra es un campo de batalla entre el bien y el mal", escribió en su perfil de Twitter, Jorge Martínez, el vocalista de los Ilegales.

Además de su música, en esa urbe los artistas firmaron autógrafos y agradecieron la acogida del público.

"Siempre nos acoge bien ECUADOR. Da mucho gusto venir", escribieron en su cuenta de Instagram antes de ofrecer su espectáculo en la ciudad conocida como "la Atenas del Ecuador".

En su parada en la ciudad ecuatoriana, el grupo desplegó energía en el ágora de la Casa de la Cultura, situada en la zona de ingreso al centro histórico de Quito.

El espectáculo comenzó con la presentación del grupo español Los Toreros Muertos.

"A pesar de que los tiempos cambian, Los Toreros Muertos continúan tocando para recordar aquella época en donde la guitarra eléctrica era la reina", señalaron los organizadores del concierto.

Formada en 1985, "esta agrupación de irreverente originalidad y salvaje sentido del humor, aportó un aire nuevo y descarado a la música de los ochenta", añadieron.

Entre sus canciones más recordadas figuran: "Mi agüita amarilla", "Yo no me llamo Javier", "Soy un Animal", "Pilar", "On the Desk".

La intervención de los Ilegales -vestidos todos de negro, con el vocalista luciendo una camisa a rayas negra con blanco sobre un escenario bañado en luces rojas-, inició con su tema "Stick de Hochey", en un repertorio que incluyó cerca de veinte canciones.

Con 36 años de trayectoria, trece álbumes de estudio, varios sencillos y muchos recopilatorios, el grupo español -que llegó a Ecuador el 7 de marzo- desató la euforia de cientos de asistentes al concierto con temas tradicionales y piezas de su nuevo álbum.

La lista de canciones del concierto incluyó temas como "Si la muerte me mira de frente", "Hace mucho ruido", "Todo lo que digáis que somos", "Mi amigo Omar" y "El bosque fragante y sombrío", entre otras que suenan con fuerza en su gira "Rebelión".

"Hoy ya empieza a ser ayer, es hora de cantar la despedida. Hagamos gigantescos los segundos, esta hora tan fugaz con energía. No hay más defensa que la propia vida", sonó con fuerza al inicio de "El bosque fragante y sombrío".

El último álbum, que lleva el nombre de la gira, incluye diez canciones y se lanzó el pasado 28 de septiembre.

Tras su presentación en Ecuador, los Ilegales se preparan para ofrecer un concierto el 17 de marzo en México Distrito Federal, y luego de espectáculos en otros países, volverán a la nación andina en mayo próximo.

Los españoles se presentarán el 16 de mayo en la ciudad costera de Guayaquil (suroeste), y dos días después en la andina de Atuntaqui (norte). (E)

Lea también: “Hoy, una rebelión no solo es necesaria es imprescindible”