Joyería cabil de Beni Yenni es patrimonio

La leyenda dice que antes los artesanos joyeros de la ciudad argelina de Beni Yenni, rechazaban casar a sus hijas con gente de otra región por temor a divulgar el secreto de la profesión más reputada de la ciudad, el de la fabricación de joyas.
Alguna de las joyas exhibidas en La joya de Beni Yenni.

En Beni Yenni el arte de la plata es un patrimonio ancestral transmitido de padres a hijos, celosamente guardado y protegido por los oriundos.
“Somos cuatro hermanos que fabricamos joyas en plata. Es una pasión en nuestra familia que hemos heredado de nuestro bisabuelo”, dijo Halimi Hamu, un artesano que participa en la doceava edición de la fiesta de joyas cabiles.


Muchos como Hamu, hacen con gran ardor la profesión más destacada en Beni Yenni, como es el caso de Yahia Addad.


“Practico esa artesanía desde hace 19 años, para mí es una pasión porque he crecido aquí donde hay mucha concentración de joyerías”, dijo con amplia sonrisa Addad, ganador del segundo premio nacional de la artesanía artística del año pasado.


Además, la joya en plata es considerada como una tradición “indispensable” para la mujer cabil y eso desde la antigüedad.


“Para nosotros las joyas son una tradición y una costumbre que perdura hasta el momento con el fin de salvaguardarla. Cada mujer cuando se casa tiene que llevar en su ajuar joyas cabiles”, dijo Hamu.


Según él, la plata tenía un valor substancial, era vista como una “seguridad o garantía” para la gente que podía venderla en momentos difíciles.
Encaramado en las alturas de las montañas de la Cabilia, el pueblo de Beni Yenni ya está ornado con banderas a su entrada por el inicio de la exposición anual titulada este año La joya de Beni Yenni, un arte y una economía que podrán disfrutar los visitantes. (E)

Beni Yenni, EFE.

Joyería cabil de Beni Yenni es patrimonio

Alguna de las joyas exhibidas en La joya de Beni Yenni.

En Beni Yenni el arte de la plata es un patrimonio ancestral transmitido de padres a hijos, celosamente guardado y protegido por los oriundos.
“Somos cuatro hermanos que fabricamos joyas en plata. Es una pasión en nuestra familia que hemos heredado de nuestro bisabuelo”, dijo Halimi Hamu, un artesano que participa en la doceava edición de la fiesta de joyas cabiles.


Muchos como Hamu, hacen con gran ardor la profesión más destacada en Beni Yenni, como es el caso de Yahia Addad.


“Practico esa artesanía desde hace 19 años, para mí es una pasión porque he crecido aquí donde hay mucha concentración de joyerías”, dijo con amplia sonrisa Addad, ganador del segundo premio nacional de la artesanía artística del año pasado.


Además, la joya en plata es considerada como una tradición “indispensable” para la mujer cabil y eso desde la antigüedad.


“Para nosotros las joyas son una tradición y una costumbre que perdura hasta el momento con el fin de salvaguardarla. Cada mujer cuando se casa tiene que llevar en su ajuar joyas cabiles”, dijo Hamu.


Según él, la plata tenía un valor substancial, era vista como una “seguridad o garantía” para la gente que podía venderla en momentos difíciles.
Encaramado en las alturas de las montañas de la Cabilia, el pueblo de Beni Yenni ya está ornado con banderas a su entrada por el inicio de la exposición anual titulada este año La joya de Beni Yenni, un arte y una economía que podrán disfrutar los visitantes. (E)

Beni Yenni, EFE.